Análisis de Rampage Total Destruction

Análisis de Rampage Total Destruction
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Regresa una de las sagas más antiguas del mundo de los videojuegos, y lo hace con una puesta a punto digna de esta generación. Gráficos renovados pero la misma fórmula que ya funcionó antaño.

Rampage: Total Destrucción es una puesta a punto de la saga Rampage para PS2. Si bien esta entrega conserva los elementos que hicieron de Rampage un clásico de entre los clásicos, humor, destrucción y monstruos gigantes, esta nueva versión para PS2 incorpora una treintena de monstruos, nuevos modos de juego, nuevos niveles totalmente destruibles y un motor gráfico digno de Play2, que nos permitirá destruir y sembrar el caos como hacía años que se esperaba.

Muchas compañías de la actualidad apuestan por juegos con grandes motores gráficos, argumentos realmente rebuscados y unos presupuestos dignos de cualquier superproducción de Hollywood, cuando en muchas ocasiones la solución podría ser mucho más sencilla y económica. Por ejemplo este Rampage, cuya máxima complejidad consiste en aporrear botones y destruir todo lo que se pone a nuestro paso, exactamente la misma dinámica de juego que ya lo hizo famoso en su época.

Marketing monstruoso
Todo empieza con una secuencia de introducción cargada de humor, muy típica de la saga. En ella se nos muestra como unos empresarios están visualizando un video donde sale un sujeto que toma su bebida promocional, la “Scum Soda”. Al terminarla, este se transforma en un terrible monstruo. Resulta que la bebida ha dado el mismo resultado en treinta pacientes, y ahora la empresa posee más de un veintena de monstruos, que según ellos, o según creen ellos, están bajo control. Pero nada más lejos de la realidad, de repente aparece una criatura por detrás y empieza a destruir la ciudad, y aquí es donde nos frotamos las manos, pues el juego no ha hecho más que empezar.

Destrucción Total
Existen varias modalidades de juego. Está el modo campaña, el modo principal del juego donde debemos elegir entre un numero determinado de criaturas e ir avanzando y arrasando todo lo que encontremos a nuestro paso. Mientras lo hacemos, iremos desbloqueando nuevas criaturas y nuevas habilidades a nuestro paso.

Junto al modo principal encontramos tres modos más, “El Rey del Mundo”, modo que nos permite jugar contra la máquina o contra otro jugador y en el que debemos destruir más que nuestro adversario. El modo “El Rey de la Ciudad” que es exactamente igual que el primero pero en una sola ciudad, y finalmente el modo “Contrarreloj” en el que debemos destruir la ciudad en un tiempo limitado. Todos estos modos de juego nos permiten jugar contra la máquina o contra otro jugador, hecho que hace el juego mucho más divertido.

Animales a raudales
Para poder destruir, disponemos de una treintena de monstruos, desde los clásicos como George el mono, Ralph lobo o Lizzie el dinosaurio, hasta nuevas especies como un pez-globo, un tiburón, un gato, un pulpo, una rata, un león o hasta un toro, todos con sus ataques especiales y su peculiar forma de aniquilar.

Además de contar con un precio muy asequible, este título incorpora el primer Rampage y su posterior secuela, World Tour, lo que supone una alegría para los fans de la saga y que además nos permite apreciar mucho más la calidad del título de Midway.

Técnicamente mejorable
Rampage: Total Destruction posee unas mejoras realmente impresionantes si lo comparamos con sus hermanos pequeños, pero no dejando de ser algo simplones hoy en día. Si bien disponemos de gran libertad a la hora de destruir edificios y una buena ambientación en general, se echan en falta un mayor número de efectos y quizá mayor variedad.

Las animaciones de los monstruos cumplen su cometido, si bien no se puede decir lo mismo de las animaciones del resto de personajes y de los vehículos.

El apartado sonoro también es bastante flojillo, y aunque encaja bien dentro del juegos, hubiera sido de agradecer una mayor variedad.

Regular

Sin sello

Rampage: Total Destruction

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Rampage: Total Destruction es un juego sencillo y divertido que presenta un precio muy asequible, con la jugabilidad de antaño. Su acabado no es de primera línea y puede acabar convirtiéndose en algo repetitivo, pero los fans de la saga se alegrarán de ver su paso a las 3D.

Jugadores:
Idioma:
Duración:
Comentarios cerrados
VÍDEO ANÁLISIS

266.131 visualizaciones

GOD OF WAR RAGNAROK es un JUEGO QUE ENGAÑA - ANÁLISIS

Cuando un estudio con el talento de Sony Santa Monica pone toda la carne en el asador de forma tan tajante como lo ha hecho con God of War Ragnarok, es muy difícil que no salga un gran videojuego: en este análisis vemos en detalle todas las características, novedades, lo que n...