Análisis de Trauma Center

Análisis de Trauma Center
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Bienvenido al Hospital Esperanza, esteriliza la pantalla y el stylus, que hoy toca operar. Este es el nuevo juego de Atlus, que con un uso intensivo de la pantalla táctil nos llevará a salvar multitud de pacientes.

Trauma Center se presenta como un juego rebosante de originalidad para Nintendo DS, que consiste principalmente en mantener a nuestros pacientes vivos, una tarea que como todos supondréis, no será nada fácil.

Historial
La historia es el hilo conductor de este juego. Todo lo que se nos plantea tiene un toque de manga japonés inconfundible, tanto en el aspecto de los personajes, como en la historia que viven.

El juego, traducido al castellano, nos cuenta la historia de Derek Stiles, un cirujano bastante despreocupado y algo irresponsable, pero que a través de las operaciones y lo que va ocurriendo, irá madurando hasta verse obligado a luchar contra un ataque terrorista a gran escala por medio de un virus llamado GUILT.

Trauma Center está dividido en capítulos, y estos a su vez en subcapítulos. Cada uno de estos últimos cuenta con un evento importante y en casi todos ellos habrá también una operación. No es un juego demasiado largo, con 37 operaciones y algunas extras.

En la pantalla superior se nos mostrarán los personajes y en la inferior un mapa con el lugar en el que nos encontramos en este momento. El uso de la pantalla inferior mientras no estemos operando, sólo servirá para pasar diálogo y en un único momento a lo largo del juego, para escoger entre diferentes lugares en los que hay pacientes que necesitan una operación urgente.

El Preoperatorio
Cuando llegue el momento de operar, la pantalla de abajo dejará de mostrar el mapa para enseñarnos una ficha del paciente al que tendremos que intervenir. Ésta se compone de su nombre, altura y peso, así como información de su enfermedad, los pasos a seguir y la zona del cuerpo donde actuaremos.

Trauma Center no es exactamente un simulador de operaciones, tanto los métodos de
curación como las enfermedades, se encuentran a caballo entre la realidad y la ficción. Así que no hay que preocuparse por complejas operaciones, todo se reduce a 8 sencillas acciones que explicaré más adelante.

¡Enfermera, ayúdame!
Dérek no estará sólo en las operaciones, en todo momento sabrás qué hacer y tendrás su apoyo. En el primer capítulo disfrutarás de la experiencia de Mary Fulton, una veterana enfermera, que te explicará paso a paso todo lo que deberás hacer, para así familiarizarte con el juego. Pero Mary será sustituida por Angie Thompson, que aunque no tenga la misma experiencia, también te guiará cuando lo necesites.

Angie al principio es tan inexperta como Derek, pero a lo largo de la historia, desarrollará una fortaleza y sangre fría que la transformará.

Al igual que te van aconsejando que uses tal objeto también te regañarán si lo haces lento, o si cometes un error.

Gráficamente aceptable
Ha llegado el momento de enfrentarse con el paciente. Lo que tenemos en la pantalla táctil es un cuerpo desnudo. Podemos encontrar cristales clavados o heridas profundas que debemos curar antes de usar el bisturí para ver el interior. Una vez estemos viendo un pulmón o el mismo corazón, visualmente el interior del paciente está más trabajado que el exterior (algo soso).

Lo que se nos presenta es bastante realista (dentro de lo que cabe) aunque falto de muchos detalles. Al haberse desprendido de esos detalles, se pierde la parte sangrienta o desagradable que supone realizar una operación en la realidad. No es un juego que destaque visualmente, pero tampoco suspende: cumple su función.

Haz todo lo que puedas por salvarlo
Una vez “te dejen” comenzar la operación lo que podremos ver es más o menos lo siguiente:

En la pantalla de arriba aparece nuestra enfermera (permanentemente preocupada), los puntos que vamos consiguiendo (dependiendo de la velocidad y calidad de la intervención), un límite de errores a cometer, y el tiempo que tenemos para finalizar la operación.

En la pantalla táctil tenemos una interfaz rodeando al paciente compuesta por la información de los signos vitales del paciente y los ocho utensilios que usaremos: Láser quirúrgico (para eliminar tumores), pomada antibiótica, tubo de drenaje, fórceps (pinzas), mano/toque curativo, lupa/ultrasonido, escalpelo, hilo de sutura, jeringa y venda.

No tendremos ningún problema con el uso de los instrumentos ya que constantemente nos recordarán cómo y cuándo utilizarlos.

Los tipos de pacientes que tratarás así como las enfermedades son bastante variadas, aunque los procedimientos coinciden en muchos casos.

Bisturí táctil
El juego usa intensivamente la pantalla táctil, los botones no tienen ningún uso (excepto Start para la pausa). La pantalla táctil servirá tanto para coger un bisturí como para usarlo, lo cual lo hace mucho más rápido.

Nada más nos hayamos hecho con el control básico, las cosas empezarán a complicarse, llevándonos a realizar muchos intentos de una misma operación. La principal causa de la muerte del paciente no será la falta de tiempo, ni siquiera el límite de errores, sino que las constantes vitales llegan a cero con suma facilidad. Y es que, mientras más heridas haya, más rápido se debilitará el paciente, así que debemos elegir entre curar esas heridas apresuradamente o inyectar un estabilizador que aumente esas constantes, resultando que al final lo que hemos hecho han sido ambas cosas en un tiempo mínimo.

Quizá la dificultad sea elevada para alargar la vida del título, pero en algunas ocasiones llega a desesperar estar diez minutos esperando a que las constantes lleguen a cero por no haber podido suturar una brecha del pulmón izquierdo. Al siguiente intento, ya sabiendo previamente lo que va a pasar y estando preparado, todo resulta más fácil, y al ver el ansiado “OPERACIÓN EXITOSA”, la tensión desaparece y nuestro corazón vuelve a la normalidad.

Derek es especial, y no sólo por ser un excelente cirujano, sino porque posee el “Toque Curativo”, que consiste en ralentizar el tiempo para hacer cosas que de otra manera resultarían imposibles. Se realiza dibujando en la pantalla táctil una estrella de cinco puntas, con lo que obtendremos instantáneamente unos segundos de tiempo ralentizado. La inclusión de algo así en Trauma Center viene muy bien, porque aunque es posible resolver las operaciones prescindiendo de él, ayuda mucho, especialmente en situaciones límite.

Sonidos genéricos
Este es quizá uno de los puntos más flojos de Trauma Center. La mayoría de las melodías que componen la banda sonora se repiten con gran frecuencia, llegando a cansar, exceptuando eso sí, una muy adecuada melodía de operación. Los sonidos del instrumental son igualmente correctos, y aunque no destacan en ningún aspecto, si que ayudan a favorecer una mayor inmersión en el juego. Trauma Center carece de doblaje, exceptuando algunas voces en inglés del tipo “Good work doctor”.

Insignificante

Sin sello

Trauma Center: Under the Knife

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Sin duda Trauma Center es toda una experiencia jugable que cuenta con un poder de inmersión total, que nos hará sudar y temblar el pulso ante los constantes momentos de presión. Aunque peca de ser algo corto es intenso. Otro juego más que apuesta por la originalidad, con un resultado más que satisfactorio.

Jugadores:
Idioma:
Duración:
Comentarios cerrados
Vídeo destacado

352 visualizaciones

25 detalles de Cyberpunk 2077 y Edgerunners que nos vuelven locos

Volvemos a Night City en busca de detalles en este nuevo especial en vídeo dedicado a Cyberpunk 2077 y la serie de animación Edgerunners que está causando furor en Netlix.