Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Destiny 2

El ex compositor de Halo y Destiny cree que Bungie y Activision no tuvieron un matrimonio feliz

A pesar de las buenas palabras que se han dedicado las compañías después de su ruptura, la verdad apunta a otro lado.

Por / 45 comentarios
Destiny 2

El compositor Marty O'Donnell, ex director de audio de Bungie y reconocido amante de la saga The Legend of Zelda, ha dedicado algunas palabras al acuerdo que firmó el estudio con Activision. En una reciente entrevista en el canal HiddenXperia, ha revelado que fue "tan malo como pensamos que iba a ser". El estudio realizó un contrato de publicación de varios años con los californianos en 2010 después de separarse de Microsoft y dejar atrás la IP de Halo.


O'Donnell fue despedido de Bungie en 2014, sin causa aparente, pero ahora ha señalado a la intromisión de Activision como motivo principal, aunque no se quita parte de culpa: "Yo formé parte del consejo de 7 que tomamos la decisión sabiendo que era mala idea desde el principio". Después de unos nueve años y dos juegos, Bungie y Activision anunciaron que la sociedad se disolvería.


Yo tengo parte de la culpaMarty O'DonnellO’Donell ha detallado que la razón principal por la que firmaron con Activision fue porque ningún otro editor estaba de acuerdo con los términos de Bungie. El desarrollador había vendido Halo a Microsoft y no quería renunciar a otra de sus creaciones, por lo que estipuló que retendría las IPs. Ninguno de los otros editores que consideró, incluido Microsoft, estaban interesados.


Imagen de Destiny 2

Si bien el acuerdo significó que, cuando Bungie finalmente se separó de Activision, se llevó a Destiny 2, aparentemente esto no impidió que el editor interfiriera con la serie y los propietarios del juego así lo señalaron: "Hemos disfrutado de una exitosa carrera de ocho años y nos gustaría agradecer a Activision su asociación en Destiny".


Sin embargo, ese no es el recuerdo del ex-directivo: "Ese no fue un matrimonio feliz". Bungie y O'Donnell tampoco se separaron en buenos términos. Después de ser despedido, demandó a la compañía reclamando todos sus derechos, Bungie lo obligó a renunciar a todo el trabajo que había aportado a la empresa cuando lo dejaron ir. Finalmente, en 2015, ganó la batalla legal y retuvo sus acciones.


Más sobre: Activision, Bungie y Destiny 2.