Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Opinión

La tragedia de Half Life Alyx, un juego sublime al alcance de pocos

"Hay que vivirlo. Y cuando lo hagas entenderás lo trágico que es ver un juego tan sublime relegado al ostracismo".

Por / 246 comentarios
Half-Life: Alyx

Da igual que vayas con las expectativas altas. Poco importa que ya sepas de antemano que vas a disfrutar de un videojuego extraordinario. Es dar tus primeros pasos en la imponente Ciudad 17 de Half Life Alyx y quedar maravillado. Por eso todo aquel que lo juega siente la necesidad de hablar y contar su experiencia a sabiendas de que solo aquellos que lo prueban pueden entender realmente la magnitud y genialidad del juego de Valve. Cuando te pones los cascos de realidad virtual te adentras en otro mundo, vives su acción de una forma con la que hasta ahora solo habías soñado; y es tan real, tan único, que por absurdo que parezca sentirás que tu vida está realmente en peligro. De ahí que tu reacción ante un disparo sea moverte como un poseso en busca de cobertura, o que una explosión te lleve a cubrirte la cara con las manos como si eso cambiara algo en la acción. No lo hace; pero en tu cabeza tiene todo el sentido del mundo porque Alyx eres tú, y tú eres Alyx.


Vives su acción de una forma con la que hasta ahora solo habías soñadoEste ha sido sin duda un año increíble para la industria del videojuego con un montón de títulos alucinantes e, incluso, el estreno de una nueva generación de consolas. Ya véis que los GOTY 2020 en la redacción de 3DJuegos han sido muy variados. Sin embargo, ha sido Half Life Alyx el juego que me ha brindado -de verdad- una auténtica experiencia de nueva generación. Cada vez que recuerdo algunos de sus grandes momentos, me emociono. Cuando debato con mi compañero Alejandro Pascual, que ya os habló largo y tendido de él en su análisis de Half Life Alyx, también me emociono. E incluso ahora, mientras escribo estas palabras, ando exultante rememorando sus tiroteos, los puzles, sus momentos de máxima tensión y ese tramo final que te deja exhausto. Es un viaje tan increíble, tan excepcional, que es lógico que todos los que lo hemos disfrutado sintamos la imperiosa necesidad de recomendar el juego a todo el mundo. Y esta es la gran tragedia de Half Life Alyx.




Valve firma un videojuego maravilloso, una obra maestra que es además, como sus antecesores, un juego revolucionario… que ahora mismo está al alcance de pocos. Y es una auténtica pena que así sea. Es verdad que con el lanzamiento de Oculus Quest 2 la realidad virtual ha vivido un gran avance, y no se puede negar que 2020 ha sido un buen año en cuanto a la calidad de los juegos VR, pero aún así, todavía existe una barrera que pocos están dispuestos a asumir, por mucho que les digas una y otra vez que Alyx muestra un futuro increíble que ningún aficionado al videojuego querría perderse. Al final, la experiencia que propone Valve es tan alucinante que incluso los que tenemos realidad virtual, intuimos que pasará un tiempo antes de que otro juego nos impacte y emocione con tal contundencia. La cuestión es que por mucho que se repita que basta con pagar los algo más de 300 euros / dólares que cuestan unas Oculus Quest 2, ya tienes suficiente para disfrutar de Half Life Alyx, no es así, porque también necesitas un PC potente. Y es una barrera demasiado grande para algunas personas.


Alyx muestra un futuro increíble que ningún aficionado al videojuego querría perderseEn esta tesitura se encuentra mi compañero Carlos Hernández, que tiene las Oculus, pero no un equipo que cumpla con los requisitos mínimos de Alyx. Así que hablamos de un juego que merece todo el reconocimiento del mundo y sin embargo, está ahí, un poco en la sombra, porque no hay mucha gente que haya disfrutado de él. Casi que entraría en la categoría de joyas ocultas si no fuera porque hablamos de un juego basado en una de las series más importantes del ocio electrónico. Obviamente, que a estas alturas no haya millones de jugadores hablando de Alyx es ya de por sí una tragedia, pero esto también ha creado otra tragedia en paralelo, que es la de restarle méritos por la misma razón: como incluso entre la prensa especializada no son muchos los que han disfrutado de él, se le excluye de los grandes premios. De ahí que fuera tan sonada la ausencia de Half Life Alyx en los GOTY de The Game Awards.


Imagen de Half-Life: Alyx

Tanto he disfrutado de esta increíble aventura de acción que ya he hablado con algunos amigos y compañeros para prestarles mis gafas de realidad virtual, y que ellos mismos puedan disfrutar de la experiencia en casa. Hasta ese punto llegan mis ansias por dar a conocer Half Life Alyx. Porque no, no es lo mismo ver un vídeo ni tampoco vivir su acción mediante mods que eliminan la realidad virtual en Alyx. Hacer eso es matar por completo la experiencia, porque ni por asomo vas a sentir la emoción de enzarzarte en un tiroteo contra enemigos que están ahí, que van a por ti, y contra los que a veces no queda otra más que tirarse al suelo -literalmente- tras una cobertura, disparando a ciegas para evitar que un tiro fatal acabe con tu vida. Y esta es una sensación tan fuerte, tan única, que de nada sirve lo que os contemos. Hay que vivirlo. Y cuando lo hagas entenderás lo trágico que es ver un juego tan sublime relegado al ostracismo. Por eso no quiero que se malinterpreten mis palabras. Me parece genial que sea un juego de realidad virtual, es lo que lo hace especial; lo que me da pena es que esta tecnología todavía no haya llamado la atención de más jugadores, ni tan siquiera con una obra maestra del calibre de Half Life Alyx.


Más sobre: Half Life Alyx, Half Life, Valve y Opinión.

  • PC
Género:
Otros, Primera persona (FPS)
:
Valve
:
Foro | Grupos (1)
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.