Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
The End is Nigh
The End is Nigh
Fecha de lanzamiento: 12 de julio de 2017
 · Plataforma
PCPS4Switch
Análisis The End is Nigh

Análisis de The End is Nigh. Edmund, nos encanta odiarte

Análisis por  /  20 de julio de 2017       
88 comentarios
Recientes

Duro pero justo. Así puede definirse lo que ofrece Edmund McMillen en esta ocasión. La principal mente maestra tras el genial Super Meat Boy y el notable The Binding of Isaac vuelve a la carga con su nueva obra. En este análisis de The End is Nigh te cuento si merece la pena vivir la pesadilla postapocalíptica de plataformas de un Ash que debe superar un auténtico infierno para encontrar (fabricar) un amigo.

Edmund McMillen es un nombre que significa muchas cosas para los aficionados a los videojuegos. Dificultad endiablada, mandos estrellados contra el suelo y unas disparatadas ganas de matar. ¿Por qué pasa eso? Obviamente porque sus videojuegos suelen tener un nivel de reto alucinante, uno que a los más veteranos nos retrotrae a épocas pasadas y que a los jóvenes les permite paladear las mieles de lo que era el verdadero desafío del entretenimiento interactivo ochentero. Aunque también, y esto es más importante, porque sus obras son lanzamientos extraordinarios. Si nos abstraemos de parafilias a nadie le gusta sufrir, sin embargo lo que McMillen y Tyler Glaiel han conseguido otra vez es que haya un motivo sano para hacerlo, y ese es el de que The End is Nigh es divertido y que recompensa todos esos minutos de pasarlas canutas.


Es algo que los trabajos de este creativo han repetido desde que arrancara su andadura a principios de siglo, cuando su torrente incontrolable de imaginación se proyectaba en cascadas de lanzamientos de corte Flash. Después llegaron los muy conocidos Super Meat Boy y The Binding of Isaac; y ahora, con la intención de repetir sus éxitos, encontramos The End is Nigh, que reitera sus puntos fuertes.


¿Qué significa eso? Que si, como a mí te gustó el título del Team Meat, aquí te vas a encontrar con un fenomenal "más de lo mismo", pero bien entendido. Esa frase, de la que se abusa cuando se habla de ciertas sagas acostumbradas a la explotación de sus conceptos, encuentro que tiene mucho valor aquí. Se reinventa el concepto de aquel sin ser, en realidad una continuación del ya legendario trozo de carne. Si hiciera una analogía carnívora podría decir que es como la diferencia entre el lomo y el solomillo de una ternera, ambos salen del mismo sitio y tienen muchos elementos comunes… Pero saben muy diferente.



Bienvenidos al Fin del MundoEl concepto de The End is Nigh es sencillo y, al mismo tiempo, tan bizarro como cabe esperar de una obra de McMillen. Aquí somos Ash, uno de los escasos supervivientes de un apocalipsis que ha dejado el planeta convertido en una auténtica ruina. Ash esta aislado y desmoralizado: no sale de casa, sufre de paranoias constantes y está empezando a perder la razón. En su plan absurdo para luchar contra la soledad que le invade idea un plan digno de un niño de 8 años o del Doctor Frankenstein, fabricarse un amigo recogiendo pequeños trozos de carne flotantes. Para ello se anima por fin a abandonar su refugio y recorrer los distintos mundos que componen el videojuego y que ofrecen dos vertientes a la hora de superarlos. Podemos terminar la campaña sin complicarnos la vida y limitándonos a superar todos los niveles, o podemos cumplir el sueño de Ash de tener un compañero de fatigas y recopilar los tumores (sí, sí… tumores) que salpican los decorados y que nos permitirán componerlo.


The End is Nigh análisisThe End is Nigh está lleno de minijuegos, niveles extra y guiños. Una joya para los coleccionistas.

Esto funciona de una forma muy inteligente a la hora de que sea el propio jugador quien decida la dificultad. ¿Te parece que superar cada capítulo es suficiente reto de por sí? Olvídate de los coleccionables y limítate a llegar del punto A al B haciéndote la vida lo más sencilla posible. En algunos casos ya será suficiente desafío. ¿Quieres un reto a la altura? Intenta coger todos los objetos, puesto que suponen el máximo nivel de exigencia para el usuario. Te recomiendo paciencia, eso sí, porque conseguirlos todos es una tarea titánica.


The End is Nigh

En una primera pasada nunca he sentido que estoy haciendo lo mismoLo bueno es que se renuncia al estilo de scroll que tanto abunda en el género de plataformas, y que en Super Meat Boy estaba, aunque muy matizado. En The End is Nigh cada pantalla es un capítulo, y sólo podemos darlo por completado cuando salimos por el otro extremo habiendo sorteado sus obstáculos y recogido (o no) el coleccionable que haya en cada uno de ellos. Los hay que se superan en cinco segundos, y los hay que nos llevarán algo más de tiempo si queremos exprimirlos al máximo. Así el usuario puede crear estrategias, y el juego en general se plantea como un título de plataformas pero también de rompecabezas. ¿Cómo llego al final de cada capítulo? Primera pregunta a hacerse, la segunda es un poco más enrevesada… ¿Cómo consigo ese pequeño tumorcillo que flota por ahí esperando que alguien lo recoja? Con esas dos incógnitas de, en ocasiones difícil resolución, contemplamos el nivel entero en nuestra pantalla y comenzamos a idear un plan que nos permita conseguir un objetivo o, si somos ambiciosos, los dos. Esa parte es una delicia. En los primeros niveles se hace de manera instintiva y sin plantearse prácticamente nada, vamos que en fracciones de segundo la tenemos resuelta. Conforme las cosas se van complicando cada vez se hace más necesaria, y los últimos segmentos de cada zona alcanzan tales grados de complejidad que no sólo requieren de una ejecución milimétrica sino también de una estrategia meditada.


Esto saca nuestro lado más táctico. ¿Qué queremos conseguir y cómo deseamos hacerlo? Recoger todos los desbloqueables es un reto que no va a estar a la altura de todo el mundo, ya te lo adelanto, aunque también te puedo decir que la recompensa lo vale. No voy a entrar en detalles y, de hecho, en el Gameplay Comentado que acompaña al análisis he evitado premeditadamente coger muchos de ellos, tanto de cara a no mostrar cómo se hace en algunas de las situaciones enrevesadas que se presentan, como para no enseñar las recompensas. Sin embargo las hay, y funcionan perfectamente a la hora de prolongar incluso más la vida útil del videojuego. No cuesta mucho más de dos horas terminar todos los escenarios de The End is Nigh si nuestra idea no es la de complicarnos la vida, pero si tenemos intención de obtener todos los ítems y disfrutar de todas las "cosas" que se desbloquean con ellos podemos fácilmente quintuplicar la duración del programa.


The End is Nigh PC

Mundos, Mundos y Más MundosPorque cada zona del modo historia, que a su vez está compuesta por varios capítulos (hasta superar los 600 en total), ofrece una serie de temas. La cosa es que se presentan en las primeras pantallas y poco a poco se van desarrollando ideas, así que me gusta mucho cómo el usuario las caza al vuelo en los primeros compases y después va viendo cómo puede convertir esos conceptos básicos en cosas mucho más complejas. ¿Por ejemplo? En los primeros niveles topamos con edificios que se vienen abajo cuando los tocamos, de modo que al principio sencilamente nos invitan a que no nos vengamos abajo con ellos puesto que caer al vacío es una muerte segura y nos animan a saltar de uno a otro rápidamente. Mientras que los más avanzados incluyen el hecho de que el derrumbar uno antes que otro pueda generar una salida, y juegan con que nosotros mismos "activemos" su caída y así nos abramos paso. Claro que eso suena sencillo con palabras, y es que cuando esto incluye ir y volver por el escenario a distintas alturas tumbando edificios y viviendo al límite para superar algunas de las fases más desafiantes la cosa es otra historia.


The End is Nigh PCThe End is NighLos distintos mundos son lo suficientemente diversos como para que en una primera trazada veamos bastante variedad de situaciones.

Así que por un lado está la vertiente "rompecabezas" y, por otro, la más puramente vinculada con el género de plataformas. Aquí entra en la ecuación nuestra habilidad, y el juego es también muy exigente en este campo. Eso sí, como hemos dicho antes es duro pero es justo, algo que se puede aplicar a las obras más importantes de McMillen. Los controles son precisos, de modo que si morimos sólo podemos echarnos la culpa a nosotros mismos. Sí que es cierto que a veces el propio Edmund, que es quien se ocupa del diseño de los niveles, se pasa un poco de largo y crea algunas trampas que nos engañan premeditadamente con su aspecto (por ejemplo pinchos que provocan nuestra muerte incluso en costados no afilados en los que no deberían causarnos daño); sin embargo con una exploración atenta del escenario y con una memorización de qué es letal y qué no lo es, todo queda en nuestra mano a la hora de salir adelante.


Lo genial del juego, entre otras muchas cosas, me parece que está vinculado con el hecho de que en una primera pasada nunca he sentido que estoy haciendo lo mismo. Todo gira alrededor de las plataformas, eso está claro, pero cada zona cambia lo suficiente las normas como para que nunca nos hartemos. A eso hay que unir el hecho de que cambia también el estilo estético, con muchas sorpresas y muy agradables. The End is Nigh es un trabajo visualmente económico, claro que esto no quiere decir necesariamente algo malo o negativo, significa que con sus limitados recursos tecnológicos logra unos resultados fantásticos apoyados en una dirección artística sensacional. Lo mismo sucede en términos cambiantes con la música: las partituras son algo repetitivas dentro de cada zona si volvemos una y otra vez si en nuestra cabeza está la meta de completar la obra al 100%, pero son lo suficientemente inocuas como para que no lleguen a molestar.


The End is Nigh PC

De las mejores y más desafiantes experiencias de plataformas a día de hoy
Claro que dar por zanjado todo lo que ofrece la aventura de Ash es un ejercicio no sólo de paciencia sino también de cierto componente de repetición. Querer disfrutar al máximo de la obra de McMillen y Himsl incluye asumir sus reglas, y éstas puede que se le atraganten a alguno. ¿A qué me refiero? Exprimir todo el jugo del título supone también mucho camino hacia delante y hacia atrás. Reproduciendo un cierto componente del factor conocido como metroidvania, y que incluye mucho de lo que en la jerga de los anglicismos se define como "backtracking", a menudo si tenemos la intención de destinar un X número de tumores a liberar un área nueva tenemos que recorrer varias veces un mismo escenario, por poner un único ejemplo. Ir y volver, vamos. Es cierto que el juego tiene atajos y accesos directos a los inicios de los distintos mundos una vez que los vamos terminando, y que éstos tienen una importante diversidad como he aclarado anteriormente, pero también es verdad que a cierto perfil de aficionado puede que se le atragante el volver una y otra vez por los mismos lugares. Me gusta cuando un escenario me obliga a repetir su propuesta muchas veces porque no alcanzo el tumor en cuestión por mi falta de habilidad, o cuando me estrujo el cerebro para dar con él puesto que está en algún lugar al que sólo se puede acceder por una puerta secreta. En todos esos casos el mecanismo de la diversión me parece muy estimulante. Sin embargo cuando tengo que repetir gratuitamente secciones a las que ya había sacado el máximo partido me parece algo un pelín gratuito. Una pega, eso sí, minúscula; especialmente ante el hecho de que somos nosotros mismos quienes decidimos cuánto de repetición queremos que haya en la azarosa, divertidísima y adictiva vida de Ash.


The End is Nigh Análisis
Recomendado
“Magnífico”
The End is Nigh
8,8
Lectores
(2)

Todo lo que hace grande a los trabajos de Edmund McMillen está presente en The End is Nigh. Recogiendo la fórmula de Super Meat Boy, de hace 7 años, y depurándola hasta extremos sorprendentes, el título ofrece una de las mejores y más desafiantes experiencias de plataformas que se pueden disfrutar a día de hoy. Un videojuego memorable, inteligente y adictivo que mezcla con habilidad nuestra destreza a los mandos con la necesidad de "darle al coco" y así superar sus mayores retos. Eso, a día de hoy, es un mérito tremendo.

  • Sencillo de entender y dificilísimo de dominar. ¡Fórmula de éxito!

  • Terriblemente divertido y adictivo. Cuesta soltarlo

  • El concepto "rompecabezas" de sus plataformas es muy inteligente

  • Un diseño de niveles digno de un auténtico maestro

  • Los coleccionables son todo un desafío y una gran recompensa

  • Si queremos terminarlo al 100% volveremos mucho sobre nuestros pasos, y no es tan divertido

  • Algunas trampas en particular son tan canallas que rozan lo injusto

Duración: 2-10 horas

Jugadores: 1

Idioma: Textos en inglés

Requisitos del sistema

Seguir juego
Comentarios (88)
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Comentarios
Valoración y estadísticas
Recomendado
Valoración 3DJuegos
“Magnífico”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,8
Análisis lectores
(2 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:29012 de 36871 juegos
Top10 PC:46 días como número 1
En la comunidad:
Usuarios (74) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (52 votos)
7,2
Tu voto:
12345678910
Media
Videos (2)
The End is Nigh: Gameplay Comentado
17:50
The End is Nigh: Gameplay Comentado20 de julio, 2017
The End is Nigh: Teaser Tráiler
1:45
The End is Nigh: Teaser Tráiler8 de junio, 2017
Imágenes (6)
The End is NighThe End is NighThe End is Nigh
Más videos  |  Más imágenes
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “The End is Nigh” de PC, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.