Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Un planeta que se muere: ¿por qué el universo de Final Fantasy VII está de actualidad?

Un planeta que se muere: ¿por qué el universo de Final Fantasy VII está de actualidad?

Por  /  21 de mayo de 2020       
68 comentarios
Recientes

Final Fantasy VII es querido por las historias de sus personajes, pero también por el universo en que viven. Midgar no es sólo una ciudad, sino ese lugar tan memorable en que hemos librado batallas contra la mega corporación Shinra. Con FFVII Remake ese trasfondo se ha expandido y profundizado… y además hemos descubierto algo muy importante: que es reflejo del mundo actual.

Durante las 40 horas que he estado jugando a Final Fantasy VII Remake, una de las claves que me llevaron siempre hacia adelante fue su universo. Ya lo hizo en 1997 con el lanzamiento original de PlayStation, pero ahora he descubierto esa Midgar amplificada que en su día no fue tan explorada. El propio director Tetsuya Nomura reconoce que le parece increíble que dicho tramo (el que comprende este primer capítulo) no llevara más de 10 horas en el juego original: "Me puse a ver gameplays y comentarios de la gente, y pensé que podíamos hacerlo mejor".


FFVII llamó la atención del productor Yoshinori Kitase por la misma razón: "Me sorprendió lo corta que era la historia en esta sección. Es una de las razones por las que en el remake nos hemos dedicado a profundizar, añadiendo nuevos elementos y detalles". Personalmente, no fui ajeno a estos ingredientes: la contaminación, el monopolio energético, la desigualdad social, una empresa esclavizadora, el movimiento ecologista… Aparte del sistema de batalla, la potenciada exploración y los sentimientos que siempre llevan consigo los juegos de Final Fantasy, creo que disfruté mucho más del juego al empaparme de este, al final, distópico universo.


Por eso quería compartir algunas de sus claves. Considero que no hay FFVII Remake posible sin estos elementos. Las historias de Cloud, Tifa, Barret y compañía no se pueden comprender sin valorar el entorno que los rodea, uno con tremendos problemas que se manifiestan en una sociedad quebrantada, a punto de estallar. Sus temas, además, me han resultado de completa actualidad, como también considera Kazushige Nojima, el guionista principal: "Midgar fue diseñada hace 23 años, pero en muchos aspectos su premisa sigue siendo relevante hoy en día". Es algo sorprendente, y por eso merece ser analizado parte por parte.


Un mundo insostenible

BIGGS, miembro de Avalancha "Mako es la esencia de la vida, de los recuerdos y la esperanza. No es algo que debamos procesar en un reactor para encender las luces, joder"BIGGS, miembro de Avalancha

El universo de FFVII sigue de actualidad porque trata sobre un planeta agonizante a causa de una fuente de energía (mako) que está siendo explotada de forma desproporcionada para atender una "insaciable demanda pública" (comentario de Jessie en el propio juego). ¿Os suena? En nuestro mundo tenemos el petróleo, pero también otros recursos naturales como el carbón, el viento o el agua que igualmente se explotan sin ningún tipo de sostenibilidad.


Precisamente, sobre esto también habla FFVII Remake, al citar a los Ancianos, una raza que vivía en el pasado de forma totalmente sostenible, hasta el punto de llegar a dominar el mako para crear las materias. Más tarde llegaría Shinra, una empresa que sólo veía beneficios económicos (camuflados bajo la promesa del progreso) en la instalación de lo que podría considerarse el equivalente a una de nuestras centrales nucleares. De hecho, el mako (la fuente vital) es nuestro particular uranio, el cual también posee propiedades nocivas si se produce una exposición prolongada.


Monopolio energético

BARRET WALLACE, miembro de Avalancha"Shinra no para de chupar mako y echa a perder la tierra. El aire se contamina y las flores se marchitan"BARRET WALLACE, miembro de Avalancha

Shinra Electric Power Company se nos presenta como una empresa todopoderosa que gobierna con sus oficinas y reactores tanto el núcleo como cada una de las regiones de la ciudad. Toda Midgar depende de una compañía familiar no exenta de la corrupción (y el secretismo) en su forma de operar. Públicamente se muestra como una empresa ecológica, que va a llevar al planeta a la tierra prometida, marcada por el progreso del ser humano, pero sus directivos carecen de cualquier tipo de escrúpulo.


La conexión con nuestra realidad es evidente: unos pocos manejan la energía (y el destino) de toda una civilización. Durante nuestra visita a las oficinas de Shinra en FFVII Remake, hay una escena en que se muestra un spot promocional cuya ejecución recuerda a los anuncios televisivos de las compañías energéticas actuales: todo lo muestran de color de rosa, e incluso se habla de "la tierra prometida" y cumplir "el sueño"... pero la realidad es que el planeta se está muriendo a su costa.


Desigualdad social

JESSIE RASBERRY, miembro de Avalancha
"Mientras los reactores mataban el planeta poco a poco, en este vecindario vivíamos a cuerpo de rey"JESSIE RASBERRY, miembro de Avalancha

Comenta Takayo Miyake, directora de entorno, que FFVII Remake fue diseñado pensando en qué pasaría si Midgar existiese en la vida real: "Hemos añadido un montón de detalles convincentes y realistas, para que los jugadores compartan historias con sus habitantes". Esa es la clave. Mientras caminas por las calles, escuchas conversaciones sobre cuánto le durara a la gente el dinero o la escasez de comida con motivo de la suspensión del servicio ferroviario. Unos hablan sobre la desconsideración de los que no cuidan el planeta, otros sobre el miedo que les dan los "terroristas" de Avalancha.


El mundo de FFVII está partido en dos: los de arriba y los de abajo, algo representado en los dos planos (superior e inferior) que dividen también a Midgar. Están los que trabajan para Shinra y residen en vecindarios acomodados; pero también están los que viven de negocios de entretenimiento en Mercado Muro o de pequeños comercios (y la delincuencia) en las barriadas. Es una sociedad muy piramidal, en que muy pocos viven en el lujo, y muchos en la pobreza. Es duro, pero tan real como el mundo que tenemos. Te dejo que pienses cuántas sociedades existen bajo el mismo esquema.


Estado de vigilancia y represión

HEIDEGGER, jefe de seguridad de Shinra"Hemos de aplastarlos por completo, sin vacilación ni compasión"HEIDEGGER, jefe de seguridad de Shinra

Midgar es una ciudad controlada por cámaras, donde cada paso de sus ciudadanos queda registrado. Al pasar de una región a otra, existen controles de identificación con todo tipo de información, desde la fecha de nacimiento a la categoría como residente o el registro de delitos. Todo está dirigido por el jefe de seguridad, Heidegger, un subordinado del presidente Shinra que dirige con puño de hierro a su ejército.


El resultado es una futurista combinación entre el Ejército Imperial de cualquier película de Star Wars y el estado de ultra vigilancia de 1984, la obra literaria de George Orwell. En conjunto, nos encontramos ante una sociedad reprimida, que estaría más próxima a dictaduras que a democracias consolidadas. La Midgar de Square Enix es una autocracia con elementos de régimen autoritario con la diferencia de que no gobierna un partido político, sino una empresa. Te preguntarás: ¿qué tiene esto de actualidad? Sólo tienes que pensar en el poder de las corporaciones hoy en día.


Opinión pública y medios de comunicación

CLOUD, mercenario y ex miembro de SOLDADO"Shinra controla los noticiarios, les obligan a propagar todo tipo de mentiras"CLOUD, mercenario y ex miembro de SOLDADO

Quien no controla los medios de comunicación, deja tras de sí una brecha por la que pueden irrumpir ideas distintas a las establecidas, y eso es peligroso para los enemigos de la democracia. Es algo que comprenden muy bien las dictaduras, donde las televisiones se ponen al servicio del régimen. En Midgar ocurre lo mismo. Los medios de comunicación están gestionados por Shinra, que controla todo lo que se emite, con el fin de dirigir la opinión pública en una determinada dirección.


Hay al menos dos partes del juego en que esto se ve claramente. Una es en las barriadas, con ciudadanos que, influenciados por los medios, comentan los actos vandálicos de Avalancha. La otra es cuando se emite en directo el intento de Avalancha por acabar con el segundo reactor. Heidegger cuenta a nuestros héroes sus intenciones: "A nuestros ciudadanos, atenazados por el caos y la incertidumbre, les ofreceremos el mayor de los consuelos: pan y circo. No sois más que peones de nuestra estrategia para vender la guerra a nuestro pueblo". Una guerra, claro está, contra aquellos que quieren un mundo mejor, o al menos cambiarlo.


Concienciación ecológica

BARRET WALLACE, miembro de Avalancha"Eso sólo sirve si no miras más allá de tu ombligo, ¿pero qué tal si te preocupas un poco por los menos afortunados que tú?"BARRET WALLACE, miembro de Avalancha

El mensaje de Final Fantasy VII es claro: hay que salvar el planeta. No hay nada de más actualidad que esto en el mundo real, donde cada día que pasa se hace más irreversible la situación medioambiental. Incluso Cloud, que en un principio sólo se muestra interesado por el dinero, acaba comprendiendo las intenciones de la organización Avalancha. A este respecto, sorprende que aunque sus miembros se mueven por distintos sentimientos (libertad, venganza, justicia…) todos al final se resumen en un único término: ecologismo.


Pero toda revolución tiene un líder: ese es el impulsivo Barret, la persona más importante del grupo en perspectiva ideológica, ya que es el que empuja a los personajes a luchar y sacrificarse por el bien común. Por supuesto, surgen dudas sobre la forma de operar del grupo, y se preguntan sobre las consecuencias de sus actos (algo muy bien reflejado en FFVII Remake), pero al final siempre aparece el líder con alguno de sus discursitos para reorientar el objetivo hacia la derrota de Shinra.


Comentarios (68)
Comentarios