Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

Por  /  4 de octubre de 2020       
203 comentarios
Recientes

No es ningún secreto que uno de los elementos de las consolas de nueva generación, tanto de la mano de PlayStation como de Microsoft, que más interés han suscitado entre la prensa y los usuarios por igual es el de sus unidades de almacenamiento SSD personalizadas; piezas a las que sus ingenieros y comunicadores ha dedicado mucho tiempo. Hoy somos nosotros los que dedicamos un espacio a una de estas piezas, concretamente a la que encontraremos en Xbox Series.

De todo el hardware de nueva generación que usarán Xbox Series y PlayStation 5 sobre el que hemos dedicado amplios espacios desde las primeras noticias recibidas, el almacenamiento SSD ha sido uno de los puntos de discusión más llamativos, polarizados, e incesantes. Tal vez por la novedad, o por la importancia mediática que le han otorgado las grandes compañías del sector para ensalzar las virtudes de las plataformas de juego que se ponen a la venta el próximo mes de noviembre. Una incisión que se ha realizado tanto desde Sony como desde Microsoft, y que ha servido como combustible para textos interesantes, muchos de ellos basados en futuribles que a estas alturas sabemos si eran fundados o productos del hype que florece en torno al hardware de nueva generación.


Lo que no habíamos hecho hasta ahora ha sido dedicar un texto en exclusiva a estos sistemas de almacenamiento SSD, ya con una buena trayectoria en el PC, algo que hemos querido remediar hablando sobre el almacenamiento de Xbox Series, aprovechando tanto la conversación que ha nacido a raíz del precio de sus sistemas y almacenamiento; como por la abundante información aportada por los de Redmond sobre este aspecto, en gran parte, gracias a sus numerosas entradas en su blog oficial.


De este modo, vamos a hablaros sobre qué es la Xbox Velocity Architecture, sobre la piedra angular de sus soluciones y sobre qué podremos ver y hacer en la consola de los de verde fuera de su paraguas. Os invitamos a acompañarnos una vez más para desentrañar los temas señalados.


Qué es la Xbox Velocity Architecture

El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

La piedra angular sobre la que se sustentan gran parte de las bondades del hardware de las nuevas consolas de Microsoft -con permiso del SoC de ambos modelos- está englobado en lo que los de Redmond han bautizado como la "Xbox Velocity Architecture"; un nombre rimbombante para hacer referencia al conjunto de soluciones que los ingenieros de Microsoft han incluido en el hardware de la consola para la eliminación de los habituales cuellos de botella, incitados hasta ahora por mantener las arcaicas pipelines I/O de las consolas de actual generación.


La Xbox Velocity Architecture no es sólo el SSD, sino las herramientas para aprovecharloEste conjunto de soluciones está articulada a través de cuatro elementos, siendo el principal de ellos, por nacer de él el resto de los integrantes, la ya mencionada unidad de almacenamiento personalizada NVMe que usarán ambas consolas; Xbox Series X en una variante de 1TB, y Xbox Series S en una variante de menor tamaño, de 512GB en total. En ambos modelos estaríamos hablando de una unidad capaz de acceder hasta 2,4 GB/s de información descomprimida por segundo -y hasta 4,8 GB/s en el caso de estar comprimida- de forma mantenida, algo importante de cara a su uso en videojuegos y a la integración que tendrá esta unidad en las mencionadas consolas.


Sin embargo, estas velocidades, por sí solas, no aseguran el aprovechamiento de sí mismas en flujos de trabajo como el de los videojuegos; de hecho, ese es el principal cuello de botella al que se han enfrentado los jugadores de PC de cara al aprovechamiento de esta clase de unidades, que vienen disfrutando desde hace años, pero no han podido disfrutar del aprovechamiento pleno de las mismas de cara a nuestro hobby, ya que las propias consolas habían estado lastrando el salto a métodos de almacenamiento superiores. No será así en las consolas de nueva generación -ni en los títulos compatibles con Windows 10- gracias a la integración de DirectStorage API; una serie de herramientas para desarrolladores para aprovechar las operaciones de I/O que normalmente tiene que hacer el sistema. Los resultados con una buena aplicación ya los hemos visto en algunas de las múltiples presentaciones de las Xbox Series: la eliminación casi completa de los tiempos de carga.



Microsoft también ha trabajado en hardware dedicado a la descompresión e integración de assetsPara enfatizar aún más en esta velocidad, así como para aprovechar los métodos habituales de distribución de los títulos actuales, especialmente en formato digital; Microsoft también ha trabajado en hardware dedicado a la descompresión de assets e integración de estos en estándares generales -como LZ decompressor- y propios -como BCPack- para un mejor aprovechamiento de los recursos de la consola; una maniobra muy similar a lo que Sony presentó con Kraken para PlayStation 5. El resultado tras esta información es que los títulos, con una compresión adecuada, deberían pesar menos en la nueva consola de Microsoft que en su contrapartida actual, aun contando con assets más detallados.


El último de estos cuatro pilares es el llamado Sampler Feedback Streaming (SFS). Se trata de una función centrada en la optimización del muestreo de texturas que resulta especialmente interesante de cara a Xbox Series S cuente con un buen rendimiento en resoluciones altas. El principio tras SFS es el contar con capacidades para, a la hora de que se deba mostrar una textura, la GPU encargue sólo la porción de esta necesaria para lo que se está mostrando en pantalla; una suerte de "corte" preciso para ahorrar memoria del sistema y facilitar la transmisión de información entre cuadro y cuadro mostrado.


A través de estas características, los títulos ejecutados en la consola de Microsoft -con el debido mimo- deberían aprovechar de forma activa las capacidades de su unidad de almacenamiento en la consola. En PC también veremos parte de estas características aplicadas en menor o mayor medida a los títulos de los estudios de Microsoft, concretamente a partir del uso de la nueva API de DirectStorage, que usarán los títulos con DirectX.


¿Qué tiene de especial el NVMe de Microsoft?

El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

Volviendo con el almacenamiento de la consola, tras la información dada sobre el precio de algunas de estas unidades SSD personalizadas que tanto han copado nuestra atención, muchos usuarios podrían llegar a cuestionarse por qué la unidad NVMe personalizada desarrollada por Microsoft es una de las piezas indispensables para comprender la nueva consola. ¿No hubiera sido más barato optar por una solución de terceros para sus sistemas? Las unidades PCIe 4.0 llevan un tiempo en el mercado, siendo más asequibles que lo que hemos podido ver hasta ahora en las nuevas consolas. La respuesta a esta afirmación es que ni Xbox Series ni PlayStation 5 usan unidades SSD "normales" para los fines propuestos para con sus consolas.


Las unidades están integradas en la consola de un modo mucho más intrusivo que en Xbox OneCómo deja al PC esta integración vertical es algo que ya discutimos, llegando a la conclusión de que no deba ser algo que nos preocupe especialmente. Aún a pesar de las interesantes aplicaciones que estas piezas de hardware puedan traer a las consolas, su carácter propio y su arquitectura cerrada las hace propias de ellas y sólo aprovechables por ellas; en PC se contará con otras herramientas para este tipo de fines, si bien sí que creemos que estas piezas de hardware pueden llegar a influir, en cierto modo, en los requisitos de algunos títulos; un adelanto de lo que ya nos ha dejado Microsoft Flight Simulator.


Pero volviendo al caso de Microsoft, las mencionadas unidades están integradas en la consola de un modo mucho más intrusivo que en Xbox One en ninguna de sus versiones. El objetivo es una vía de transmisión directa entre los datos que residen en el almacenamiento de la consola y el resto de los elementos del hardware que vemos en ella. Una suerte de integración vertical que, según Microsoft, sólo podían conseguir con hardware dedicado pensado para la consola desde cero.


Imagen original: Microsoft; Digital Foundry.Imagen original: Microsoft; Digital Foundry.

El almacenamiento externo es otro de los afectados por estas soluciones personalizadas; pues si se han invertido tantos esfuerzos en eliminar los cuellos de botella generados por el almacenamiento convencional, sería poco funcional mantener dichos problemas a través del almacenamiento externo, así como poco inteligente denegar a los usuarios la capacidad de ampliar dicho espacio. La solución de Microsoft para el problema planteado pasa por las tarjetas de expansión creadas con la ayuda de Seagate, una solución "plug-and-play" que comparte tecnología con el SSD interno de Xbox Series.


El uso de todo este hardware dedicado y personalizado, presuponemos que es el origen del elevado precio que estas unidades tendrán tras su salida; un precio preocupante si atendemos a antecedentes en la industria como el elevado precio de las tarjetas de memoria de consolas como PS Vita. Tal vez por esa razón, conscientes del problema, desde Microsoft han querido ofrecer otras alternativas más allá del SSD de Xbox Series.


¿Qué hay al margen de Xbox Velocity Architecture?

El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

Para sorpresa de muchos, Microsoft publicó hace unos días una entrada en su blog oficial detallando las características del almacenamiento externo de Xbox Series X y Xbox Series S; en dicha entrada se especifica que, además de las unidades SSD externas personalizadas, se podrán usar otras unidades tradicionales vía USB 3.1, entre las que figuran los habituales discos duros externos.


La idea es que, si bien no se podrán ejecutar títulos de nueva generación almacenados en unidades externas ajenas a las propietarias de Microsoft, estos títulos podrán -efectivamente- almacenarse en dichos dispositivos y moverse de forma rápida -según Microsoft- al almacenamiento principal del sistema; ahorrando en el proceso el tedio que supone descargar, desinstalar y reinstalar cada título que vayamos a ejecutar en la consola en un escenario en el que no nos quede más espacio libre en el almacenamiento.


El SSD de Xbox Series al descubierto: características, precio y futuro de Xbox Velocity Architecture

Los títulos de la actual generación y anteriores podrán ejecutarse directamente desde un HDD externoAdemás de esto, se ha confirmado que los títulos de la actual generación y anteriores sí que podrán ejecutarse directamente desde un HDD externo, como ya hacen las actuales consolas Xbox; una medida que, aunque nos privará de ventajas como el Smart Delivery para con dichos títulos, nos parece lógica y de recibo, pues no hay razones por las cuales los títulos desarrollados para una consola con HDD no puedan ser ejecutados en uno de estos dispositivos cuando el sistema tiene plena compatibilidad con ellos.


La principal beneficiada de estas medidas, además de los propios usuarios, es sin ninguna duda Xbox Series S. La menor de las dos consolas cuenta con un almacenamiento interno de 512 GB; la mitad aproximada de lo que Xbox Series X ya ha confirmado que tendrá; mientras que el precio de las ya mencionadas unidades externas era un poderoso arma en contra de la compra de una consola que, a todos rasgos, será comercializada como una versión asequible y comedida de Xbox Series X.


Comentarios (203)
Comentarios