Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

Por  /  12 de septiembre de 2021       
13 comentarios
Recientes

Crytek es sinónimo de avances gráficos sin parangón. Desde que presentaron la primera entrega de Crysis, hace ya casi quince años, siempre han estado en primera línea en cuanto a materia gráfica. Sin embargo, el proyecto que les dio a conocer no fue este mítico FPS, sino la primera entrega de una de las series más longevas del mercado. El cual, además, nació como algo con un propósito muy, muy diferente.

Aunque quizá no tiene la trascendencia global de otras series de First Person Shooters como la serie Call of Duty o la marca Doom, nadie puede negar el éxito internacional de la saga Far Cry. En el momento de escribir estas líneas, Ubisoft ha publicado ya seis entregas de esta saga, sin contar multitud de spin-offs y experimentos de lo más surrealistas, como demuestran Blood Dragon o Far Cry Primal. La serie siempre ha dado qué hablar. Gracias a títulos como Far Cry 3 descubrimos a actores de la talla de Michael Mando, quien hoy en día triunfa en series y películas, mientras que Far Cry 5 apareció en un momento muy oportuno, cuya temática coincidió con el auge de las ultraderechas en gran parte del mundo. Todas sus entregas han destacado por un tratamiento digno de una superproducción de Hollywood y por una representación muy cruda de la violencia. Sin embargo, seguro que pocos podéis imaginar que, en su génesis, el primer Far Cry solo pretendía ser una suerte de aplicación demostrativa. Una que sirvió como tarjeta de presentación a un nuevo estudio de desarrollo decidido a cambiar las normas del juego.


La historia de Far Cry empieza en Coburgo, una villa al este de Frankfurt a la que emigraron, en algún momento de los años setenta, la familia Yerli, de origen turco. El más pequeño de los siete hermanos, Cevat Yerli, creció obsesionado con los videojuegos, especialmente para plataformas como Commodore 64 y Amiga, en las que aprendió a programar gracias a las revistas especializadas de la época, que en Alemania siempre han tenido mucha tirada. En plena adolescencia, Yerli desarrolló algunos proyectos para Amiga que llamaron la atención, tanto de los medios como de algunas distribuidoras, por su capacidad de exprimir las capacidades gráficas del Commodore Amiga. Por desgracia, un cúmulo de desafortunadas circunstancias impidieron al desarrollador dar el salto profesional que tanto deseaba. Vivir en un pueblo de apenas 50.000 habitantes, perdido en el interior de Alemania, tampoco ayudó.


El nacimiento de Crytek

Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

Yerli constituyó una pequeña camarilla, de unas cincuenta personas, que Yerli bautizó como CrytekLlegada la mayoría de edad, Yerli estuvo a punto de abandonar su sueño de convertirse en desarrollador de videojuegos, matriculandose en su lugar en la universidad de económicas. Por fortuna, aquello coincidió en el tiempo, a finales del siglo pasado, con la popularización de Internet en toda Europa. Yerli encontró allí un puñado de gente, de todo el mundo, con quienes compartir intereses: "De hecho, acababa de encontrar esos grupos de noticias (...) Internet era diferente entonces. Era mucho mas hardcore. Tenias que abrirte camino para encontrar a [la gente con] la información. Y cuando les encontrabas, era un grupo muy hardcore de personas muy apasionadas por ciertas cosas". Así, Yerli constituyó una pequeña camarilla, de unas cincuenta personas, cuyos intereses orbitaban alrededor del desarrollo de videojuegos. Un grupo al principio muy informal, con poco más que una página web en la que mostrar el resultado de sus pesquisas, que Yerli bautizó como Crytek.


Durante dos años, los componentes de Crytek trabajaron incansablemente en desarrollar motores gráficos que explotasen al máximo la tecnología de la época. Su primer gran proyecto fue bautizado como X-Isle: Dinosaur Island, un espectacular mundo abierto en el que el jugador podía pasear libremente por una jungla plagada de dinosaurios, con un estilo que recordaba y mucho al de las películas de Jurassic Park. Lo espectacular de aquella demo, sin embargo, no era ni el detalle de los dinosaurios ni de la vegetación que los rodeaba, sino su distancia de renderizado. En un momento histórico en el que los motores gráficos disimulaban sus carencias distorsionando el horizonte con nieblas u otros recursos similares, el motor de aquella bisoña Crytek era capaz de dibujar el escenario con una profundidad nunca antes vista. Yerli sabía que aquello que tenía entre manos era algo muy grande, que podría revolucionar la industria del videojuego, por lo que convenció a sus hermanos Avni y Faruk a legitimar Crytek como una empresa de pleno derecho. Dispuesto a entrar por la puerta grande en la industria, los tres hermanos Yerli decidieron presentar su obra, por primera vez, en la cita más importante del mercado del videojuego: la E3 de Los Ángeles.


Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

Aquel viaje fue cualquier cosa menos de placer. En una entrevista que Cevat Yerli concedió a Polygon años más tarde, explicó que tuvieron que hacer frente a todas las contrariedades que podamos imaginar. Desde la imposibilidad de encontrar una habitación de hotel a problemas de visado en la frontera. Además, como explicó su hermano Faruk, ser unos completos desconocidos en la industria no les abrió ninguna puerta: "Algunos nos escucharon, algunos solo dijeron ‘¿qué queréis?’ y no nos concedieron ninguna reunión". Harto de que nadie les tomase en serio, Cevat se presentó frente al stand de Nvidia gritando, casi exigiendo, que alguien viera la demo que habían traído expresamente de Alemania. Su arrebato dio sus frutos, pues los encargados del stand los concertaron al final del día, cuando la feria ya no estaría abierta al público. Tan solo les habían concedido quince minutos, pero aquella reunión se alargó mucho más, pues ni los ejecutivos de Nvidia, ni un grupo de periodistas que andaban por ahí, podían creer lo que estaban viendo. Aquella demo no solo brillaba por su distancia de renderizado, sino por sus efectos climáticos, su representación del agua, los reflejos de la luz en ella y también por el detalle de la vegetación y los insectos. Al final, los dinosaurios eran lo de menos. Incluso vista a día de hoy, veinte años más tarde, la demo de X-Isle resulta espectacular.


El éxito de Far Cry consolidó a Crytek en el mercado del videojuegoAquel éxito cimentó a Crytek como desarrolladora de videojuegos de pleno derecho. Para empezar, Nvidia firmó allí mismo un contrato con el estudio para acompañar todas sus nuevas tarjetas gráficas, durante todo un año, de su espectacular demostración técnica a modo de benchmark. Así, formó parte de la campaña de promoción de su nueva gama de tarjetas Geforce. Pero aquel portento gráfico llamó la atención de otras empresas, especialmente distribuidoras, que se comprometieron a distribuir los juegos que desarrollasen en Crytek. La actividad en el estudio se disparó, donde llegaron a estar, a principios de siglo, enfrascados en el desarrollo de hasta cuatro proyectos diferentes, entre los que se encontraban Silent Space, un RTS futurista, y Engalus, un First Person Shooter que sus desarrolladores definieron como un "Half-Life se encuentra con Metal Gear Solid" y que fue dirigido por un conocido modder de la escena de Half-Life. Ninguno de estos proyectos llegó a ver la luz, como tampoco X-Isle, en el que los hermanos Yerli nunca dejaron de trabajar. El proyecto dió muchísimas vueltas, hasta que Ubisoft compró el proyecto, reconvirtiéndolo en un First Person Shooter que, en un primer momento, iba a estar protagonizado por una raza alienígena que había resucitado a los dinosaurios para conquistar la tierra. El objetivo del protagonista, lógicamente, era truncar aquella invasión.


Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

No se saben detalles de por qué, en cierto momento, los dinosaurios desaparecen de la ecuación. El juego continuó durante un tiempo con la trama de los alienígenas, pero también acabaron por desaparecer, dando lugar a un argumento mucho más terrenal, en el que su protagonista, un agente de fuerzas especiales, debe rescatar a una periodista que ha desaparecido en violentas circunstancias. Aunque la historia se complicaba cuando este agente, llamado Jack, descubría que en las islas se estaban llevando a cabo terribles experimentos genéticos con los que crear una nueva raza de superhumanos. Un argumento, sin duda, que os sonará, pues es la trama principal del primer Far Cry, que es en lo que acabó evolucionando X-Isle.


El éxito de Far Cry consolidó a Crytek en el mercado del videojuego. Y lo encumbró como uno de los desarrolladores más punteros de la industria en cuanto a avances gráficos. Su motor, la primera versión del afamado CryEngine, fue utilizado por otros estudios, como por NCSoft en el desarrollo de Aion: The Tower of Eternity, aunque quien más provecho le sacó fue la propia Ubisoft, que se basó en sus especificaciones para desarrollar el Dunia Engine, el mismo con el que se desarrollarían los igualmente espectaculares Far Cry 2 y 3. Y es que, efectivamente, el estudio francés compró la licencia de Far Cry a Crytek, de forma que la desarrolladora no ha vuelto a trabajar en ninguno de estos títulos. En su lugar, Yerli y los suyos se pusieron a trabajar en un nueva versión de su motor y una nueva saga. Una que, de nuevo, volvería a revolucionar el mercado, hasta el punto que no hay quien se pregunte, hoy en día, cuando se presenta una nueva máquina, si "¿puede correr Crysis?".


Far Cry, el mundo abierto de Crytek y Ubisoft que nació con una intención muy diferente

En un bonito homenaje por su parte, Crytek presentó en la GDC Back to Dinosaur IslandLa historia de Far Cry es, por lo tanto, la historia de Crytek. Aunque ya nadie asocie esta saga al afamado estudio alemán, pues la serie ha seguido su camino en manos de otras empresas. Sin embargo, si Ubisoft no hubiera apostado en su día por esta primera entrega, quién sabe qué hubiera sido de los hermanos Yerli. Aunque han tenido altos y bajos, Crytek es hoy un estudio de éxito, que cuenta incluso con filiales en distintos puntos del mapa. Por lo que resulta curioso que todo empezase con una demostración gráfica; una de algo tan trillado entonces como el concepto de una isla infestada de dinosaurios. Años más tarde, en un bonito homenaje por su parte, Crytek presentó en la GDC Back to Dinosaur Island, una demostración para sistemas de realidad virtual en que recuperaban aquella ambientación. Una vez más, como no, con un acabado gráfico que no dejó a nadie indiferente.



Comentarios (13)
Comentarios