Análisis de BoxBoxBoy!. Desafíos al cubo

Análisis de BoxBoxBoy!. Desafíos al cubo
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Dame un puzle y cambiaré el mundo. De acuerdo, puede que no sea así, pero en el caso de BOXBOXBOY! los puzles lo son todo. Esta continuación no supone nada significamente novedoso, pero es lo suficientemente interesante como para seguir confiando en su capacidad para hacernos disfrutar mientras pensamos y ponemos cuadrado a nuestro cerebro. Análisis de BoxBoxBoy!.

En ocasiones, lo que más apetece es sentarse una buena tarde y disfrutar de ese tipo de videojuegos que sabes que no van a consumir mucha parte de tu tiempo, pero que sin embargo suponen un interesante reto. El género de los puzles encaja dentro de esta definición, y BOXBOXBOY! es un representante perfecto dentro del formato portátil.

Nintendo 3DS recibe la continuación de un videojuego que hace algo más de un año ya nos propuso un planteamiento muy original: un plataformas en que formábamos cubos para activar interruptores, salvar obstáculos y llegar a puntos inalcanzables del decorado. Avanzar usando el ingenio, en otras palabras. Y funcionó. La mejor prueba está en que HAL Laboratory ha vuelto a confiar en esta idea, de distribución digital y con un precio que merece la pena mencionar sólo por lo ajustado que es: apenas 5 euros.

Los que probaron BOXBOY! no encontrarán aquí algo tan fresco como entonces: un juego de puzles de diseño minimalista pero con gran encanto, nutrido de unos desafíos realmente ingeniosos y crecientes en dificultad. No hay grandes cambios, pero sí el aliciente de tener más niveles, nuevos retos y por supuesto un resultado tan brillante como el de entonces. Y en caso de que seas nuevo, enhorabuena. Si te gustan este tipo de lanzamientos, es un "must-have" en toda regla.


Puzles para poner cuadrado a tu cerebro

Los niveles de BOXBOXBOY! no duran mucho. De hecho, los puedes superar en un minuto si das con la clave al instante. Pero ya os aseguramos nosotros que no va a ser así. Al menos en la mayor parte de situaciones. Es un juego complicado, que obliga a pensar. Por eso el uso de pistas a cambio de monedas se hace indispensable en algún momento del periplo puzlero, el cual se caracteriza por presentar una curva de dificultad perfecta: suave al principio, picarona al final.

Una de las pocas novedades de esta entrega es que ahora podemos crear hasta dos sets de cubos de forma simultánea.
Una de las pocas novedades de esta entrega es que ahora podemos crear hasta dos sets de cubos de forma simultánea.


Somos un cubo y sólo sabemos hacer cubos, además hasta cierto límite, dependiendo del nivel. Aparte sólo podemos caminar y saltar. Nada más. El resto lo hace un diseño de niveles que incluye plataformas, los clásicos pinchos, interruptores o láseres entre otros elementos. Todos se conjugan con astucia para hacer que nos paremos y pensemos en una solución.

Porque de eso va este juego, de pensar. Todo lo demás es accesorio, incluido el apartado gráfico. Todos los diseños responden a un fino y elegante trazo negro, como el de nuestro cubo, que sólo necesita mínimas pero simpáticas animaciones para los ojos y sus cortas patas. Ya lo defendimos en el análisis de BOXBOY!, y lo volvemos a hacer ahora: no será lo más sorprendente que hayáis visto, pero resulta apropiado para sus intenciones. Y además le da identidad propia. Si ves una captura, dices sin dudar: "esto es BOXBOXBOY!". Sensacional.

Desafíos al cubo


El juego está nutrido de desafíos ingeniosos y crecientes en dificultad

La música acompaña al clima de reflexión, y lo hace bien, que no es poco… Pero lo que más nos interesaba en esta entrega eran las novedades, y lo cierto es que aquí HAL Laboratory nos ha fallado un poco. La incorporación más significativa es que ahora disponemos de dos sets de cubos, algo que aumenta la complejidad. No es un factor decisivo, pero sí lo suficientemente importante como para justificar una secuela más allá de la típica expansión en cuestión de contenidos.

Desafíos al cubo


Tenemos un buen puñado de mundos y otro relevante conjunto de coleccionables (las medallas) que nos ayudan a encontrar determinados secretos. Luego el dinero, que sirve para comprar cómics, melodías o trajes para nuestro héroe con forma de cubo. Y por último un modo desafío que nos ha resultado de lo mejor del programa, con retos que proponen cosas como controlar a un cubo-ninja que tiene más velocidad. Además, si contamos con una partida guardada del anterior juego, podemos recuperar todo lo que habíamos conseguido por aquel entonces.

Pero quedémonos con sensaciones más que con datos. BOXBOXBOY! es ese juego ideal para disfrutar con calma, en partidas muy rápidas y que de paso dan algo de trabajo a nuestros cerebros. Bien diseñado, bien terminado y a un precio más que razonable: hay pocas razones para dejarlo escapar y muchas para realizar estos puzles al cubo en Nintendo 3DS.

Muy Bueno

Sin sello
Desafíos al cubo

BoxBoxBoy!

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

A BOXBOXBOY! no le hace falta proponer nada especial con respecto al anterior videojuego para volver a convertirse en un imprescindible para los amantes de los puzles. Sigue siendo encantador, con buenos desafíos y una relación calidad-precio realmente ajustada. Ideal para aquellos que quieran un momento de relajación y ejercicio mental en un ambiente minimalista.

  • Puzles ingeniosos y con variedad de propuestas
  • Dificultad progresiva, con una curva simplemente perfecta
  • Aspecto visual minimalista pero encantador, con personalidad
  • Buenísima relación calidad-duración-precio
  • Escasas novedades con respecto a la anterior entrega
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español
Duración: 3-4 horas
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...