Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers, mucho más que un tower defense

Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers, mucho más que un tower defense
Facebook Twitter Flipboard E-mail

No otro "tower defense" más… Esto es lo que debieron pensar los desarrolladores al plantear este videojuego. Tiene acción en tercera persona, conducción, algún minijuego y mucha conversación con toques de humor. Os contamos en el análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers cómo es uno de los lanzamientos más interesantes del año para Nintendo 3DS.

Quien crea que este videojuego es otro tower defence, puede que se lleve una sorpresa. No es un juego de estrategia sin más, sino que tiene acción, un toque RPG, elementos de aventura y hasta bastantes partes de conducción. Dillons Dead-Heat Breakers es un remix extraño a la par que original, motivo principal por el que debemos hablar de uno de los títulos más atípicos del año para Nintendo 3DS.

No nos extraña viendo el historial de sus desarrolladores, los nipones de Vanpool. En su haber ostenta obras como Tingles Rosy Rupeeland, y destaca por contar con la batuta de Kensuke Tanabe, el mítico supervisor externo de las producciones no realizadas internamente por Nintendo. Eso sí, hemos de recalcar que el videojuego no sale de la nada. Ya tuvimos dos acercamientos en el pasado: ambos para 3DS, aunque de bastante modesta recepción, tanto por usuarios como crítica.

Sin embargo, Dillon's Dead-Heat Breakers ha ido un paso más allá. Se nota su evolución. Ya no tiene el aspecto de lanzamiento digital exclusivo para eShop (aparece en físico en Europa), sino que se nutre de unos valores de producción más robustos. Este mayor interés en la licencia hace que nos hallemos ante un videojuego interesante y muy duradero, con más de 20 horas de diversión. Datos positivos para una máquina, Nintendo 3DS, que sigue dándonos diversión siete años después de su estreno… que ya es decir.


¡Contra la invasión!
Podría empezar a hablar de Dillon's Dead-Heat Breakers de muchas maneras, pero tal vez lo que más me ha impactado es su humor. Es un videojuego que lo primero que hace es convertir tu Mii en un Amiimal, una versión animalizada de tu apariencia nintendera virtual. Y esto no acaba aquí, porque el resto está plagado de chistes y momentos cómicos que encajan dentro del enfoque desenfadado que se ha querido dar a la aventura. Todo con textos en español.

Destaca la personalidad que contiene el juego, uno de los aspectos más trabajados, tanto por humor, como por diseño artístico y originalidad.
Destaca la personalidad que contiene el juego, uno de los aspectos más trabajados, tanto por humor, como por diseño artístico y originalidad.


El esquema jugable está basado en dos partes muy diferenciadas. Una es la vida en la metrópolis. Hay que conversar, enterarnos un poco de qué va el asunto, reclutar aliados para nuestras misiones y ganar dinero mediante trabajillos como hacer de dependiente de tienda o disputar carreras. Curioso, porque estas partes funcionan a modo de "quests" o minijuegos, no muy elaborados (la verdad), pero resultan interesantes para ganarse el jornal e incrementar la barra de fama.

Todo lo que hagamos en esta parte servirá para estar mejor preparados y afrontar con éxito los combates. En este sentido, la sensación de progresión es uno de los aspectos más positivos del juego. El dinero nos sirve para mejorar nuestro equipo. Los materiales contribuyen a fortificar instalaciones. Todo en un sistema día-noche donde cada jornada da cabida a una nueva misión, y ya os aseguramos que no serán cuatro días. El videojuego es bastante duradero, aunque también hay que decir que acusa de cierta repetición en el planteamiento.

Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers, mucho más que un tower defense


La sensación de progresión es uno de los aspectos más positivos del juego

La segunda vertiente del juego se basa en defender fortalezas de las invasiones de una especie de monstruos con forma de roca que abducen pseudocerdos (no es una broma). El caso es que podemos fortificar bases para evitar que se los lleven, así como colocar a nuestros aliados en posiciones estratégicas. Durante el transcurso de la batalla, también podemos dar órdenes a nuestro Amiimal… Sin embargo, aquí el marrón se lo come Dillon, el protagonista, y lo bueno es que nosotros le manejamos en todo momento.

Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers, mucho más que un tower defense


Uno de los aspectos más positivos es que hay cierta variedad de contenidos, en algunos casos con situaciones ingeniosas.
Uno de los aspectos más positivos es que hay cierta variedad de contenidos, en algunos casos con situaciones ingeniosas.


Ya hemos dicho que esto no es un "tower defense" al uso, sino que hay mucha acción, principalmente la de Dillon arrollando cuantos enemigos encuentre. El ataque principal es un sucedáneo del homing attack del famoso Sonic. Será que son erizos… El caso es que la jugabilidad se basa en eso: ir corriendo al lugar donde aparecen nuevos monstruos y derrotarlos antes de que aniquilen las bases y se lleven el botín. Poco más. Y eso es tal vez lo peor, porque todo acaba haciéndose algo monótono a medio plazo.

A Dillon's Dead-Heat Breakers le falta la variedad propia de esta clase de aventuras. Eso, y novedades constantes que salpiquen un planteamiento que, de por sí, parece bastante interesante (y hasta atrevido). Además, le acompaña una producción que supera la categoría de modesta con respecto a sus predecesores, con una banda sonora muy cuidada y unos gráficos que lo llevan hasta la vanguardia dentro del catálogo de Nintendo 3DS.

Pero lo dicho… ha faltado dar ese salto que lo hiciera destacar. Al final, se queda en una atractiva composición de planteamientos que no encuentra, sin embargo, una línea direccional lo suficientemente potente. En cualquier caso, y si necesitas una novedad para la portátil que llevarte al paladar, puede ser una recomendable opción, siempre que tengas en consideración el alcance logrado.

Bueno

Sin sello
Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers, mucho más que un tower defense

Dillon's Dead-Heat Breakers

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Un tower defense con acción, partes de conducción, algún que otro minijuego y mucha sensación de aventura. Con esto nos quedamos tras jugar a Dillon's Dead-Heat Breakers, un videojuego que adolece de cierta repetición y algo de indefinición en su propuesta, pero que por todo lo demás es un lanzamiento muy interesante para Nintendo DS, con una elevada duración y, no hay que olvidarlo, un fantástico humor.

  • Curiosa reinvención del concepto tower defense, con acción y hasta conducción
  • Fantástico sentido del humor, tanto conceptual como conversacional
  • La sensación de progresión está lograda, algo que potencia la jugabilidad
  • Buen trabajo a nivel audiovisual, una progresión con respecto a sus predecesores
  • Sus dinámicas pueden hacerse repetitivas a medio plazo
  • Faltan alicientes que enriquezcan la aventura y la hagan más interesante
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español
Duración: 20 horas (mínimo)
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...