Análisis de Hades. Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética

Análisis de Hades. Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Acción hack'n slash con estilo roguelite y un arte impresionante. Estas son las claves de Hades en PC y Nintendo Switch, un excelente videojuego de acción desarrollado por los autores de Bastion y Transistor. Ambientado en la mitología griega, en el análisis de Hades te descubrimos uno de esos títulos que no debería faltar en tu colección; un juego imprescindible que sorprende por muchas razones.

Corren buenos tiempos para el roguelite. Hace poco os hablaba sobre lo bien que había salido Spelunky 2 y, con el mando de PlayStation aún caliente agarro el de Xbox One en PC para encontrarme otra joya. En este caso se trata de Hades, un título que se encontraba en Early Access desde hacía una buena temporada y que, ya con su versión final en PC y Nintendo Switch, no ha dejado indiferente a nadie. Hades es un juego que coge todo lo aprendido por el estudio en desarrollos anteriores como Bastion o Transistor, lo mejora y lo pone a disposición del jugador. Desde una perspectiva cenital, el combate responde al hack and slash más puro en el que el estilo de juego va a estar muy condicionado por los caprichos del destino, una buena estrategia y la elección de arma que hagas. Porque sí, Hades es un roguelite en el que las mazmorras se generan aleatoriamente y en el que cada vez que morimos volvemos derechos al punto de partida.

El título saca mucho partido de todo lo que hace. Siempre sabe dar una buena vuelta de tuerca para sorprender a los veteranos del género. Sin embargo, la narración que hace Hades de su historia llama la atención, no tanto por lo argumental, donde no termina de ser la panacea, pero sí por cómo lo hace. Cada vez que nuestro protagonista llamado Zagreo regresa de la muerte desbloquea nuevas líneas de diálogo con aquellos que le rodean. Al principio ni siquiera se da una explicación de por qué quieres escapar del Tártaro y puedes pasar unas cuantas horas de juego sin que conozcas la verdad. Probablemente, sea este el lugar en el que reside su éxito, porque la narrativa de Hades no se basa únicamente en ir pelando una cebolla por capas que otorga al jugador nuevos datos cada vez que vuelve a la vida. El programa no es ajeno a tus acciones.

Los jefes aprenden de tu estilo de juego y cuando ya has pasado varias veces por un mismo lugar se establecen sutiles cambios que responden a su vez a una justificación argumental. No es sencillo contar con una narrativa elaborada en un roguelite, al menos no con una que se justifique a sí misma de una manera tan sólida. Este buen trabajo argumental se cimienta en una jugabilidad en la que tienes que adaptarte lo mejor que puedas a las herramientas que te presta el juego.

Progresar o morir, esa es la cuestión

Me encanta la sensación de progresión que transmite Hades. Esta se divide en dos vertientes: el desarrollo del personaje y tu experiencia como jugador dentro de un planteamiento táctico a la hora de afrontar cada mazmorra. En Hades no existen atajos como puede ocurrir en otros roguelite, y la sensación de repetición o de poder caer en la monotonía o el hartazgo es un peligro para los juegos que toman esta decisión. Sin embargo, Hades sabe hacer las cosas muy bien en este sentido.

En Hades no existen atajos como pude ocurrir en otros roguelite

El título cuenta con un buen repertorio de armas que se ven aumentadas conforme llegas más lejos en tu huida. A elegir entre un total de 6 herramientas diferentes, este punto es uno de los pocos donde el jugador tiene estricto poder de decisión. Antes de escapar de sus aposentos, Zagreo tiene la posibilidad de seleccionar con qué arma hacer frente a la aventura. Lo realmente jugoso es que, a pesar de que puedas llegar a acomodarte con alguna de ellas tal y como me ha pasado a mí con el arco, el juego te incentiva a seleccionar una distinta en cada pasada ofreciendo de forma aleatoria un 20% más de obtención de experiencia con alguna de ellas.

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética


Podremos potenciar las bendiciones que tengamos equipadas desatando aún más poder sobre nuestros enemigos.
Podremos potenciar las bendiciones que tengamos equipadas desatando aún más poder sobre nuestros enemigos.

Ya con los pies en las mazmorras la configuración aleatoria de las mismas o la disposición de los enemigos no es algo que vaya a afectar en gran medida a tu progreso en la aventura. Esto no quiere decir que no esté bien trabajado, ni que la disposición de trampas de las que puedes sacar partido en tu favor no sea una decisión de diseño fresca y entretenida. Sin embargo, el buen trabajo de ese apartado queda relegado a un segundo plano cuando eres tú como jugador quién decide qué camino seguir y en busca de qué recompensa.

Puede que estés optando por desbloquear todas las habilidades pasivas del personaje que no se pierden tras la muerte. De esta forma, y gracias a un indicador visual que marca el siguiente botín que hay tras una puerta, vas a dar preferencia en esta pasada a coger puntos de oscuridad y llaves ctónicas. Sin embargo, si en otra vuelta crees que estás en la definitiva o andas algo justo de vida tu elección irá más por el camino de buscar a Caronte y su puesto de comercio o ampliar tu barra de vida gracias a la bendición del centauro.

La bendición de los dioses

Hades se reserva algunas sorpresas en sus salas que merece la pena descubrir por uno mismo.
Hades se reserva algunas sorpresas en sus salas que merece la pena descubrir por uno mismo.

Cierto es que los desarrollos pasivos que obtienes en el espejo de tu habitación no se pierden y son la base sobre la que el título apoya su progresión, evitando convertirse en una experiencia tediosa sin llegar a ser demasiado fácil. Sin embargo, este “empujón” que te da el juego no es suficiente para alzarse con el éxito en Hades. Durante la partida, los distintos dioses del Olimpo te darán sus bendiciones que no son otra cosa que habilidades y modificaciones para nuestros ataques. La variedad es enorme, y cada uno de ellos es distinto al anterior, incluso con la misma arma equipada. Dependiendo de qué dioses te bendigan, cada pasada puede ser algo completamente distinto a la anterior. Aquí entra en juego tu resiliencia como jugador porque, es un hecho, pronto vas a encontrar algunas habilidades que se van a convertir en tus favoritas.

No obstante, Hades no es un RPG en el que puedas equiparlas a tu gusto y dependes casi exclusivamente de la suerte en cada ronda. Y digo casi, porque es aquí donde entra el factor de progresión táctica inherente a cada jugador que mencionaba hace unas líneas. Una vez empiezas a identificar cuáles de estas bendiciones son las que mejor resultado te dan depende de tu planificación el buscar aquellas puertas que te lleven hacia ellas. Lo cierto es que no siempre podrás hacerte con la build perfecta, pero al menos debes de desarrollar el suficiente instinto y conocimiento de las distintas mejoras para adaptarte lo mejor posible a las condiciones de la partida.

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética


Los ataques de Zagreo pueden romper las armaduras de sus enemigos, acorralarlos o parar su próximo ataque.
Los ataques de Zagreo pueden romper las armaduras de sus enemigos, acorralarlos o parar su próximo ataque.

Algunas de estas bendiciones entran en conflicto con otras que ya hayas equipado y pueden descartarse o venderse a cambio de monedas. Sin embargo, la mayoría de ellas son acumulables dando lugar a un auténtico espectáculo en pantalla cuando todos esos efectos combinados de distintos dioses como el fuego o el hielo se dan cita en un mismo ataque.

En determinadas salas encontrarás algunos aliados; personajes de la mitología de la antigua Grecia como Sísifo o Eurídice que se prestan a ayudarte en gran medida y siempre es un alivio encontrarlos. Hades no es un juego especialmente largo de completar en su primera pasada: cuatro mundos y un total de seis jefes finales distintos que me han llevado no más de 8 horas en completarlos. Sin embargo, el final de la primera vuelta es solo el principio y tanto su historia como su armamento, habilidades y posibilidades se siguen desarrollando tiempo después. Completar el juego al 100% es un desafío que se puede ir hasta las 80 horas, porque Hades tiene contenido para rato.

Una buena muestra de ello es que puedes hacer regalos a los distintos personajes del panteón que encuentras en tu periplo. Estos te corresponden con algún objeto especial que puedes equipar al mismo tiempo que las armas y que determina alguna modificación en la siguiente vuelta como puede ser que al entrar en la última mazmorra los tres primeros impactos no te hagan ningún daño o que los objetos que compres tengan una duración mayor. El repertorio es enorme. Hasta un total de 24 y no acaba ahí, ya que podemos seguir agasajando a algunos personajes que pueden llegar a liberar alguno de los objetos secretos del juego y que merece mucho la pena descubrir por uno mismo.

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética

Todo este contenido se acompaña de un bestiario bien nutrido, con unidades específicas para cada zona y unos jefes finales bien diseñados que hacen que enfrentarlos siempre sea un reto sin llegar a sentirse imposible en ningún caso. La inteligencia artificial de los mismos no es especialmente sobresaliente, pero tampoco es que lo pretenda. Es relativamente sencillo conducirlos hasta trampas, aunque en algunos momentos el uso de nuestros ataques estándar, especial y conjuros puede no ser suficiente para acabar con las oleadas que se van presentando en cada nivel.

El programa ofrece algunas opciones de personalización estética para la mazmorra.

Si tienes suerte en cuanto a bendiciones puedes desbloquear un cuarto tipo de ataque denominado “Llamamiento”, que consiste en una ofensiva muy potente que puedes liberar una vez has rellenado una barra a base de conseguir muertes consecutivas en el nivel. No es este un recurso que haya exprimido especialmente, sobre todo porque el contador se reinicia al comienzo de cada nueva mazmorra. A este planteamiento fijo en el desarrollo de los combates le acompañan pequeñas variantes como modos contrarreloj por recompensa o sobrevivir durante un tiempo determinado. Hades te recomienda jugarlo con mando, incluso en su versión de PC en la que todo funciona de forma pulida y precisa tal y cómo requiere el estilo de combate directo y desenfrenado que plantea.

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética

El programa ofrece algunas opciones de personalización estética para la mazmorra. Estos elementos decorativos dependen de un recurso exclusivo: las gemas. Estas gemas pueden parecer poco importantes, pero nada más alejado de la realidad, ya que además de cambiar el color de las cortinas, pueden determinar la aparición o no de puntos de sanación o cofres de botín en las mazmorras. Una ventaja que no puedes dejar pasar.

Hades tiene tres niveles de dificultad. Sin embargo, hay que explorar un poco en sus menús para dar con ellos, ya que el juego no te permite elegirlos de la manera más clásica. De esta forma, puedes jugar tu partida en la dificultad estándar o cambiar a un punto más complejo en el “modo infierno” al comienzo de una nueva partida. Si eliges jugar en esta modalidad, otra opción más sencilla que la estándar denominada “modo dios”, en el que ganas resistencia de forma progresiva cada vez que mueres, queda deshabilitada.

La belleza de Europa en los diseños de Jen Zee

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética

Si hay algo que llama a los nuevos jugadores a acercarse a Hades es su impecable apartado artístico. Con escenarios y personajes diseñados y dibujados a mano es un auténtico placer para la vista recorrer las salas de sus escenarios. Variados y ricos en colores, los bocetos elaborados por Jen Zee son impresionantes, mejorando sus anteriores y, ya de por sí fabulosos trabajos en juegos como Bastion, Transistor o Pyre. La recreación de cada uno de los dioses del Olimpo derrocha personalidad y es un gustazo admirar los diseños con detenimiento.

El apartado sonoro puede que no esté a la altura del visual, pero sin duda acompaña muy bien al juego añadiendo algunos instrumentos clásicos a composiciones más rítmicas que dan un buen marco a la acción desenfrenada de Hades. Las actuaciones de voz en inglés son sobresalientes y destaca el trabajo de traducción de un enorme número de líneas de texto al castellano.

Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética

Resulta ser un título completamente satisfactorio repleto de buenas ideas con mejor ejecución

Sinceramente, Hades no es una sorpresa. Este tiempo que ha estado en Early Access ha servido para darse cuenta de lo que Supergiant Games estaba gestando. Resulta ser un título completamente satisfactorio, repleto de buenas ideas y una mejor ejecución al que cuesta sacarle algún defecto. Por pedir se hubiera agradecido que fuera algo más extenso en cuanto a escenarios o que hubiera incorporado un modo multijugador cooperativo, o algún sistema de puntuación al final de cada escenario que evaluara nuestra habilidad al estilo Devil May Cry, pero sinceramente no veo motivos para hacer sangre de esto cuando el estudio ha planteado su obra como una experiencia en la que la narrativa y la jugabilidad se dan la mano en un viaje para un solo jugador.

Magnífico

Recomendado
Un roguelite que no te puedes perder por su acción, historia y estética
Recomendado

Si eres amante del hack and slash y no huyes de los roguelite, Hades es un videojuego que no puedes dejar pasar La sensación de progresión tanto en la aventura como en tus habilidades y comprensión estratégica de la misma es magnífica, extremadamente reconfortante y totalmente adictiva. La experiencia invita a ser rejugada una y otra vez, convirtiendo su ejercicio narrativo en un elemento digno de ser explorado y desarrollado más en profundidad en el futuro por Supergiant Games. Hades ya ha llegado al Olimpo de los videojuegos, que Zagreo salga del Tártaro depende únicamente de ti.

Comprar Hades
  • Narrativa progresiva y original que atrapa al jugador.
  • El componente estratégico a la hora de decidir qué camino tomar.
  • La variedad de bendiciones, objetos y artilugios es enorme.
  • Apartado artístico soberbio.
  • Desafiante sin llegar a ser frustrante, una buena opción para los no adeptos
  • Se podía haber pedido algún escenario o jefe final más.
Jugadores: 1
Idioma: Voces en inglés. y textos en castellano.
Duración: Cerca de 20 (historia principal)
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

6.923 visualizaciones

Los 20 MEJORES JUEGOS de CIENCIA FICCIÓN

El género de la ciencia ficción nos ha regalado historias verdaderamente increíbles en videojuegos que marcan época, así que ya iba siendo hora de que dedicáramos un vídeo especial a los mejores juegos sci-fi que hemos disfrutado.