Análisis de Mario Party Star Rush. Buenas ideas, dudosa ejecución

Análisis de Mario Party Star Rush. Buenas ideas, dudosa ejecución
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Lanza los dados, mueve ficha y ¡a disfrutar! Mario Party: Star Rush se estrena en Nintendo 3DS para demostrar que esta veterana franquicia también puede dar guerra en el mundo de las portátiles. Con grandes ideas y un divertido multijugador, la irregular selección de minijuegos le resta valor a un videojuego que como reflejamos en su análisis, podría haber volado mucho más alto.

Cuesta poco echarse unas buenas risas cuando de por medio se encuentra Mario Party. La franquicia de Nintendo, con sus más y sus menos, siempre ha sido sinónimo de diversión en familia, así que llevar su acción al mundo de las portátiles era un paso lógico. Así nació Mario Party: Island Tour… y así llegó la gran desilusión. Aunque sus pruebas eran divertidas, ¡siempre lo son!, su lento ritmo de juego no casaba con la idea de acción inmediata que propugna una consola de estas características. La buena noticia es que la segunda incursión en portátiles de la franquicia mejora y mucho este problema, pero trae consigo otro que no esperábamos: una irregular selección de minijuegos que no terminan de convencer.

Los hay divertidos a rabiar, más cuando juegas en compañía de amigos, pero también encontramos un buen puñado de pruebas que simplemente no están a la altura; apuntan maneras, como los combates contra jefazos, pero no terminan de alcanzar las cotas de genialidad vistas en los primeros episodios de la franquicia. O son demasiado simples o directamente, no divierten lo suficiente. Y este es un problema difícil de sobrellevar. Nadie te va a quitar las risas, Mario Party: Star Rush es uno de esos títulos que aun con sus peros, te hace pasar un buen rato, pero obviamente no es ese gran Mario Party para Nintendo 3DS que los fans desearían haber encontrado.


Toads en busca de aventuras

Tirar los dados, mover ficha… y esperar a que otro jugador haga lo propio. Así una y otra vez. Es lo normal en cualquier videojuego de estas características, pero no es una fórmula que case especialmente bien con la mentalidad de las consolas portátiles. Diversión inmediata, sin complicaciones ni largos tiempos de espera. Nintendo tomó buena nota de las críticas que recibió su anterior trabajo y, ciertamente, Star Rush ha dado un paso de gigante para corregir esta problemática. ¿Te agota esperar a que otros muevan ficha? ¡Ya no tienes qué hacerlo! Ahora los cuatro participantes, al unísono, lanzan los dados y se mueven por el tablero en un mismo turno.

Usando los amiibo podéis alistar de forma inmediata a aliados como Mario, Peach o Yoshi, que vendrán equipados con dados especiales.
Usando los amiibo podéis alistar de forma inmediata a aliados como Mario, Peach o Yoshi, que vendrán equipados con dados especiales.


Mejora de forma notable el ritmo de la partida, todo fluye a mayor velocidad, pero no por ello se pierden las clásicas opciones estratégicas de la serie Mario Party. A nuestro alcance tenemos objetos especiales con los que modificar la tirada de dados ganando, por ejemplo, movimientos adicionales, o perjudicar a los contrarios con varias tretas que ahondan en ese carácter competitivo, pero "de buen rollo", que siempre ha caracterizado a la franquicia. No es la única novedad. El modo estrella de este episodio, al menos el más promocionado, responde al nombre de Toads a la Aventura y ofrece un original giro de tuerca a las tradicionales partidas de Mario Party.

Los Toads toman el mando, son ellos quienes inician el juego, aunque rápidamente podrán sumar a su equipo a los héroes y villanos del Reino Champiñón para obtener ventajas adicionales y, claro, más dados con los que jugar. ¿El objetivo? Acabar con varios jefazos repartidos por el tablero, pues son ellos quienes guardan las preciadas estrellas que nos otorgarán la victoria. Lo divertido, lo que hace que este modo funcione tan bien, es que cada partida puede ser muy distinta a la anterior. Dependerá de nuestra habilidad para dar caza a los aliados, pues si no somos ágiles, podemos incluso quedarnos sin ellos. Mario, Luigi, Peach, Yoshi, Wario… no son simples caras conocidas; en el transcurso de una batalla, se unirán a Toad para golpear más veces y de forma constante al enemigo de turno, por lo que es una ventaja táctica primordial.

Buenas ideas, dudosa ejecución


Lástima que estas batallas tan, a priori, apasionantes, terminen por cansar más rápido de lo esperado. Son en su mayoría demasiado simples; no aportan retos que sorprendan ni transmiten la emoción que debieran teniendo delante rivales tan poderosos como Floro Piraña, Bowser Jr. o Rey Boo, por citar solo algunos. Hay peleas que tienen su miga, como la que nos enfrenta a Kamek, quien hará uso de la magia para evitar ser golpeado por los Toads y sus amigos, pero cuesta no sentirse decepcionado. Los combates contra estas figuras emblemáticas del universo Super Mario daban para mucho más, así de claro.

El juego se adapta bien al concepto de consola portátil, pero daba para much más

Una sensación que en mayor o menor grado se traslada al resto de modos de juego de Mario Party: Star Rush. Maratón Monetaria, por ejemplo, es una de las modalidades más divertidas y que mejor pegan con el concepto portátil del videojuego. ¡La acción nunca decae! Compites en una carrera en la que cada paso que das viene determinado por las monedas que eres capaz de recoger en las frenéticas pruebas que plantea el juego. Las hay divertidas, otras menos originales y espectaculares, pero en general todas ellas funcionan bien por su gran ritmo de la acción. ¿La pega? No hay muchos minijuegos, tan solo doce dedicados a esta modalidad, y por tanto, en cuestión de pocas partidas sentiréis que repetís una y otra vez los mismos desafíos.

¡Ojo con cabrear a los jefazos! Cuando sufran suficiente daño, entrarán en un Modo Ira que complicará un poco las cosas. Tampoco mucho, por desgracia.
¡Ojo con cabrear a los jefazos! Cuando sufran suficiente daño, entrarán en un Modo Ira que complicará un poco las cosas. Tampoco mucho, por desgracia.


Hay buenas ideas, detalles que nos gustan, pero por acertada que sea la base jugable, la discreta selección de minijuegos le resta un gran valor al título. Insistimos. Os lo vais a pasar bien, más en compañía de amigos, pero la diversión puede agotarse con demasiada rapidez. Ni tan siquiera el diseño de los tableros es tan inspirado como el visto en otros juegos de la franquicia. Son coloridos, tienen detalles que de seguro disfrutarán los fans del universo Super Mario, pero les falta esa chispa de genialidad que marque la diferencia. Al final, la sensación es siempre la misma: el juego daba para mucho más. Ves pruebas que sacan buen provecho de las peculiaridades de Nintendo 3DS; utilizan la pantalla táctil, el micrófono, la doble plantilla… pero en su mayoría de forma simplona, sin gracia, innovando lo justo.

Se ha hecho un gran esfuerzo por añadir nuevos modos de juego, por enfrentar a los jugadores a retos nunca antes vistos, pero en el mejor de los casos, estas pruebas se quedan en un "bueno vale, no están mal". Hay otras, en cambio, a las que cuesta encontrarles la gracia. Es el caso de Dando la Nota, un minijuego musical que sí, está bien porque escuchas distintas remezclas de los temas de Super Mario, pero más allá de eso no aporta nada. No es divertido. Fiesta de Globos, que es el más tradicional de todos, tampoco termina de funcionar por la irregular elección de minijuegos, y aunque otros retos como Puzle Numérico nos gustan, no son suficientes como para recomendar alegremente la compra del videojuego.

Buenas ideas, dudosa ejecución


Nintendo ha hecho muy bien los deberes al mejorar de forma notable el ritmo de las partidas. Incluso el multijugador es más amigable que nunca: basta tener un cartucho para que cuatro jugadores disfruten de la acción de Mario Party: Star Rush sin limitaciones; están todos los minijuegos. ¿No tenéis a nadie cerca? El Modo Descarga también permite competir con amigos. Y se agradece. De habernos encontrado con pruebas más divertidas, de seguro ahora mismo estaríamos hablando de uno de los mejores títulos de la franquicia y, por supuesto, el ejemplo a seguir para futuros Mario Party en consola portátil. Veremos qué nos depara el futuro.

Discreto

Sin sello
Buenas ideas, dudosa ejecución

Mario Party: Star Rush

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Transmite mucho mejor que su antecesor la sensación de ser un videojuego destinado a una consola portátil, y de ello se beneficia, pero Mario Party: Star Rush peca en lo esencial; se echa en falta una mejor y más variada selección de minijuegos. Los hay muy divertidos, sobre todo cuando los disfrutas en compañía de los amigos, pero ni sorprenden ni son especialmente buenos. Algunas pruebas como Maratón Monetaria son un gran acierto, y siguiendo esa línea, la serie puede ofrecer grandes alegrías en el mercado portátil. De momento, sin embargo, nos queda con un juego que divierte… pero no al nivel deseado.

Comprar Mario Party: Star Rush
  • Buen ritmo de las partidas. La acción fluye rápido, sin parones
  • El multijugador. Disfrutar de Mario Party con un solo cartucho es lo más
  • Maratón Monetaria o Toads a la Aventura son modos de juego divertidos…
  • … pero no se les saca todo el partido. Son pruebas que daban para algo más
  • Irregular elección de minijuegos. Hay muchos, pero no todos están al nivel esperado
Jugadores: 1-4
Idioma: Textos en español y voces en español
Duración: Incalculable
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...