Más armas, mucha más acción y una pizca de roguelike: así cambia Outriders con Worldslayer

Más armas, mucha más acción y una pizca de roguelike: así cambia Outriders con Worldslayer
Facebook Twitter Flipboard E-mail

La expansión, ambientada en una zona inhóspita del planeta Enoch, promete horas y horas de rejugabilidad. Conseguir las armas más difíciles, vestirse con los sets de armadura más completos y exclusivos y derrotar a Ereshkigal lleva su tiempo. El próximo 30 de junio podremos echarle el guante al primer gran contenido de Outriders.

Quizá a Outriders, el looter shooter que People Can Fly desarrolló y Square Enix publicó en abril de 2021, le pesó demasiado su extremado parecido con Destiny. Quizá tampoco ayudaron muchos los tiras y aflojas entre ambas empresas –los primeros acusaron a los segundos de no recibir royalties cuatro meses después del lanzamiento; falta de transparencia, vamos-. O quizá hayan sido sus bajas ventas las que han podido desanimar a ambos equipos con respecto al juego. No lo sé, pero es innegable el esfuerzo que hay detrás del juego, y prueba de ello es el lanzamiento de Worldslayer, la primera gran expansión del título que pretende insuflarle algo de oxígeno.

Worldslayer es un "más y mejor" en toda regla: contiene un nuevo evento narrativo, nuevas armas, nuevo equipamiento, nuevos enemigos… Lo que ya conocíamos pero multiplicado por nosécuanto. Los sucesos toman lugar en Tarya Gratar, una zona del planeta Enoch que no conocíamos antes y que tiene una singularidad: cada vez que afrontemos la Prueba que nos plantea, las armas, el equipamiento y los enemigos serán distintos entre sí, pudiendo buscar ese set de armadura tan ansiado o ese arma que hace sinergia con nuestro equipamiento.

Esto le da un cariz roguelike al título con el que, sospecho, pretenden salirse un poco de lo establecido en el primer título. Tarya Gratar es una zona inédita hasta la fecha y se puede explorar en su totalidad: hay un camino definido hasta el jefe de la zona, pero hay áreas repletas de Tesoros custodiados por temibles criaturas que esperan ser descubiertas por nosotros. "Los grandes riesgos implican mayores recompensas", nos decían en el evento, animándonos a afrontar estos retos. Cada vez que morimos o volvemos al campamento base, las recompensas se resetean; de ahí ese toque novedoso del título, que quiere coquetear con la rejugabilidad para aumentar las posibilidades jugables.

Una apuesta ligeramente distinta

Por poner ejemplos concretos: para el Piromante se ha diseñado un set de armadura específico que hace sinergia con una serie de habilidades determinadas. No haremos spoilers para que lo descubráis por vosotros mismos, pero se nota la intención del equipo de renovar mecánicas y darles frescura a sus planteamientos. Además, a las armas se les añade un tercer modificador; más posibilidades, más capacidades: más leña al fuego, en definitiva.

Pretenden salirse un poco de lo establecido en el primer título

Importantes son también los nuevos enemigos. Las Sombras son temibles criaturas capaces de volverse invisibles y atacar de manera impredecible. Tienen la capacidad de silenciarnos, lo cual inutilizará nuestras habilidades, por lo que People Can Fly recomienda estar atentos al medioambiente para localizarlos –el agua que pisan, la nieve en la que dejan huella, la tierra que levantan-. Por supuesto, también hay nuevos bosses de los que prefiero no hablar para dar lugar a la sorpresa y que sirven como preámbulo para Ereshkigal, la mala malísima de la expansión.

Más armas, mucha más acción y una pizca de roguelike: así cambia Outriders con Worldslayer

Worldslayer aterrizará el próximo 30 de junio en dos versiones distintas: la primera solo incluye la expansión, y va destinada a los que posean el juego; la segunda incluye el título original. El lanzamiento viene acompañado de un nuevo mando de Xbox Series con temática Outriders, uno muy molón de tinte azulado: la verdadera y principal arma con la que podremos matar a las oleadas de enemigos que osen interponerse en nuestro camino. La seña de identidad del juego, el hincapié en el factor cooperativo, sigue más vivo que nunca, sobre todo en las dificultades más altas –unas en las que, por cierto, se obtienen mejores obsequios a cambio-. Tenemos una cita con Ereshkigal en Tarya Gratar. Y vamos a por ella.

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

8.394 visualizaciones

Los 19 RETRASOS más POLÉMICOS en la historia del VIDEOJUEGO

Siempre es preferible que un juego llegue tarde pero que lo haga bien a que se estrene con prisas plagado de errores, o sin todo lo que prometió. Esta es una máxima que no pocos creativos en la industria del videojuego han repetido a lo largo de los años pero, ¿qué pasa cuando...