Deja de buscar, este es el RPG de Nintendo Switch que te quedaba por jugar. Análisis de Paper Mario: La puerta milenaria

Deja de buscar, este es el RPG de Nintendo Switch que te quedaba por jugar. Análisis de Paper Mario: La puerta milenaria

Uno de los mejores Paper Mario regresa en un remake visual que realza el poder de un RPG espléndido, incluso a pesar de sus 20 años de antigüedad

15 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Paper Mario: La puerta milenaria

Recuperar un juego de 20 años de antigüedad debe de dar un poco de vértigo, incluso para Nintendo, pero sé de sobra que están acostumbrados, y además suelen escoger bien a la hora de revitalizar viejas glorias. Si no que se lo digan a miles de jugadores que saltaron de alegría cuando se anunció que Paper Mario: La puerta milenaria, uno de los juegos más aplaudidos de Gamecube, iba a regresar en un remake gráfico para Nintendo Switch.

Personalmente, estaba expectante por este lanzamiento, porque aparte de jugar al original y tener cierta nostalgia, quería descubrir si los engranajes jugables de este genial RPG seguían funcionando en la actualidad. Y me he sorprendido, porque sigue siendo probablemente uno de los mejores y más completos e inspirados exponentes de la saga Paper Mario. Presenta algunas inconsistencias (la mayoría consecuencia del paso del tiempo), pero en general hablamos de un juego muy sólido y que se ha revitalizado lo suficiente como para que se sienta como la genial novedad que fue en 2004.

¿El mejor Paper Mario que ha existido?

Contar historias no ha sido el punto fuerte de Nintendo en sus producciones, pero con Paper Mario podríamos decir que hay una excepción. Y no es por las tramas en sí, que igualmente resultan sencillas, sino por todo lo que rodea a la construcción del relato. Me refiero a la representación de los personajes icónicos de la franquicia Super Mario, los múltiples guiños al universo Nintendo  y los desternillantes eventos que ocurren mientras jugamos.

Paper Mario: La puerta milenaria Ya era un juego encantador y en este remake se realza visualmente al original

Todo eso está representado en Paper Mario: La puerta milenaria, y fue la primera vez en que lo vimos con tanta intensidad. Con respecto a la anterior entrega para Nintendo 64, esto supuso un salto espectacular, una obra mucho más ambiciosa no solo en el plano técnico, sino también en cuestión de contenidos. Y es que si algo tiene este juego es variedad. Es apabullante. El juego está dividido en actos que te llevan a distintos escenarios para conocer a nuevos personajes y situaciones. Incluso a veces el juego se permite convertirse en otra cosa, algo en lo que no profundizaré para no estropearte las sorpresas.

Si algo tiene este juego es variedad: es apabullante

Pero sí, el juego es una delicia, con una carga de diálogos intensa (y no os los saltéis porque contienen información importante), además de un montón de exploración que te obliga a ser bastante observador. Hay caminos ocultos, y solo cuando obtienes determinadas habilidades puedes regresar a ciertos puntos para seguir avanzando u obtener una recompensa. Aunque no todo es oro, y he notado que a veces la progresión se hace cuesta arriba por tener que dar más vueltas de las necesarias e ir por rutas que ya habías explorado previamente.

Paper Mario: La puerta milenaria Los golpes de humor suponen una de las mejores cosas del juego, también en los diálogos

Por eso, quiero que tengas en cuenta que Paper Mario: La puerta milenaria puede llevarte a frustraciones por un diseño que hoy en día puede sentirse desfasado en múltiples sentidos. Eso sí, los desarrolladores de Intelligent Systems han tratado de minimizar esta sensación con algunos añadidos interesantes. Se añade un viaje rápido con una sala de tuberías que te lleva a áreas previamente completadas, lo cual está muy bien. También se añade un sistema de pistas para decirte en todo momento el siguiente punto que visitar.

Ciertamente, son mejoras que apuntan a los pocos puntos débiles que presenta este título en la actualidad, pero que creo que se hubiesen fortalecido con el añadido de un mapa de cada uno de los niveles, aparte de una indicación más clara de tu siguiente objetivo, así como la eliminación de ciertos recorridos o directamente la reelaboración de ciertas secciones. Hay tramos del juego que probablemente en 2004 funcionaron muy bien, pero que en 2024 se sienten forzados, como si se persiguiera alargar la duración de una forma artificiosa y no demasiado elegante.

Paper Mario: La puerta milenaria Una de las novedades es que se incluye un nuevo sistema de viaje rápido

Dicho esto, la mecánica de exploración está bien llevada y propone desafíos muy satisfactorios incluso a día de hoy. Hay una ciudad central que vamos a visitar a menudo, la cual contiene un buen puñado de misiones secundarias y hasta un pequeño casino con minijuegos, además de tiendas y otros secretos. Luego están cada una de las regiones que vamos descubriendo, todas con mucha personalidad, así como una buena cantidad de puzles que implican el uso de las habilidades y transformaciones de Mario, como convertirse en un avión de papel.

La mecánica de exploración está bien llevada y propone desafíos muy satisfactorios

El juego va in crescendo y ofreciendo cada vez más posibilidades de juego, algo que viene marcado también por los compañeros que van uniéndose a nuestra aventura en busca de los cristales estelares. Tenemos a un koopa que puede alcanzar objetos lejanos lanzando su caparazón, un simpático dinosaurio que flota en el aire o una imponente actriz que con su soplido puede acabar con determinados obstáculos del decorado. Dado que es frecuente cambiar entre ellos, se añade una rueda de selección con muy bien criterio para hacer todo más llevadero. Otro acierto.

Paper Mario: La puerta milenaria Presionar el botón en el momento adecuado es fundamental para superar la aventura

La variedad está asegurada con todo esto que os estoy diciendo, pero por supuesto queda por comentar el elemento central de la jugabilidad: los combates por turnos. Paper Mario: La puerta milenaria destacó por potenciar y perfeccionar el sistema estrenado en el juego para Nintendo 64. ¿Y cómo era ese sistema? Pues uno bastante particular. Hay comandos, por supuesto, pero nada que ver con un Final Fantasy o un Dragon Quest, sino uno más personal y, sobre todo, nintendero. Por eso se requiere la participación activa del usuario para presionar el botón en el momento oportuno, y hay ciertas acciones (como las habilidades especiales) que directamente funcionan como pequeños minijuegos.

Y que nadie se engañe: hay aquí más estrategia que en muchos RPG. Eso se debe a que los enemigos tienen puntos fuertes y débiles, y por ejemplo un salto o un martillazo no podría ser siempre la acción más aconsejable. La presencia de un buen puñado de objetos (con distintos efectos), unida a un conjunto de medallas que otorgan distintas ventajas, dan como resultado una progresión rolera muy singular que no se parece a nada que hubiésemos visto antes. Sin duda, es una parte crucial en la esencia Paper Mario.

Paper Mario: La puerta milenaria La variedad de objetos no está nada mal y añade profundidad al juego

No quiere decir que todo sea perfecto. Aquí también se notan los 20 años de antigüedad, con combates a veces poco dinámicos que dan lugar a enfrentamientos que pueden llegar a hacerse eternos. Hay partes del juego que se resiente directamente por este factor, y por tanto requerían de una buena reforma. Entiendo que en Nintendo se haya preferido mantener el original, pero es un problema que no pasa desapercibido. Aun así, se agradecen las novedades introducidas, en particular un Toad maestro de combate que nos ofrece consejos cuando lo deseemos.

Los combates a veces son poco dinámicos y dan lugar a enfrentamientos que pueden llegar a hacerse eternos

Dicho todo esto, ¿merece la pena esta nueva versión del clásico de Gamecube? Sin duda. No me extraña que muchos lo consideren como el mejor Paper Mario que ha existido, puesto que su jugabilidad resiste como un titán y presenta una cantidad de contenidos que dan para cerca de 30-35 horas (y eso sin considerar que seas un completista, en cuyo caso esta cifra se alargará varias horas más). Adicionalmente, la variedad es espectacular, con un sentido del humor impactante y que a veces hace alusiones directas a la historia de Nintendo y sus videojuegos, una auténtica maravilla para los más fans de la marca.

Paper Mario: La puerta milenaria Hay contenidos y sorpresas que aseguran muchas horas de juego

La traducción al español es simplemente genial y la banda sonora está reformada con mucho acierto (al estilo instrumental), aunque tienes la opción de escuchar las composiciones originales de Gamecube en todo momento. En todo lo referente a los gráficos, el trabajo de remake es una bestialidad, con nuevos modelados y texturas que realzan y traen a la actualidad este clasicazo. En lo audiovisual, puede pasar perfectamente como un nuevo lanzamiento para Nintendo Switch, y esto es posiblemente lo mejor que se puede decir sobre el esfuerzo realizado para revitalizar lo que era un apartado artístico simplemente genial.

A mí, y quiero recalcarlo, me hubiese gustado un poco más de valentía a la hora de tocar ciertas porciones del juego que en la actualidad lastran la jugabilidad, pero esto no es un remake puro después de todo. Así que quitando eso, nos encontramos ante una gran oportunidad para redescubrir o vivir por primera vez la divertida, inspirada y bien ejecutada propuesta de Paper Mario: La puerta milenaria. No te defraudará, y si es el primero que juegas a buen seguro que te hará visitar el resto de entregas. Generó y puede seguir generando afición por esta magnífica serie de videojuegos.

La estrella de la saga

Recomendado
Paper Mario: La puerta milenaria análisis

Paper Mario: La puerta milenaria

Por: Jesús Bella
Recomendado

Paper Mario: La puerta milenaria demuestra en este remake visual por qué es la estrella de la saga tras 20 años desde su estreno inicial. Su trama y situaciones son variadas, delirantes y con mil guiños que sorprenderán a los fans de Nintendo, pero es que además su esquema jugable se mantiene sólido incluso en la actualidad. Tal vez le hubiesen faltado retoques en el ritmo de ciertos combates y situaciones de exploración, pero es un espectáculo RPG ideal para todos los públicos y que en este caso en particular se siente de rebosante actualidad gracias a un trabajo visual que potencia todo lo bueno que ya tenía el original. Recomendadísimo.

5 cosas que debes saber:
  • Sigue siendo uno de los mejores Paper Mario, incluso 20 años después de su estreno
  • Elevada e inspirada variedad de situaciones, cargadas de mucho sentido del humor
  • El trabajo de remake visual es espléndido, potenciando la gran base artística original
  • Hay pocas novedades en lo jugable, y hubiesen estado bien más sorpresas para los veteranos
  • El ritmo a veces desfallece, principalmente en ciertos combates y momentos de la exploración
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español
Duración: 30-35 horas
VÍDEO ESPECIAL

6.923 visualizaciones

Los 20 MEJORES JUEGOS de CIENCIA FICCIÓN

El género de la ciencia ficción nos ha regalado historias verdaderamente increíbles en videojuegos que marcan época, así que ya iba siendo hora de que dedicáramos un vídeo especial a los mejores juegos sci-fi que hemos disfrutado.