¿Realmente era tan malo? El juego de Pokémon peor valorado revivía una saga adorada por la comunidad, pero cometió un error que los jugadores no perdonaron

¿Realmente era tan malo? El juego de Pokémon peor valorado revivía una saga adorada por la comunidad, pero cometió un error que los jugadores no perdonaron

Pokémon Battle Revolution puso punto final a los 'stadium-like' y fue un desastre como pocos ha visto la franquicia

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Empoleon Pokemon

La franquicia Pokémon tiene un tamaño monstruoso. Desde que las versiones Azul y Verde se estrenaron en Japón hace más de un cuarto de siglo, se han publicado más de noventa juegos pertenecientes a esta saga de criaturas coleccionables. La mayoría son buenos y algunos se quedan al borde de la perfección. Sin embargo, entre tantos lanzamientos tenía que haber fallos. Entre ellos, uno muy destacado que nunca he llegado a perdonar. Entiendo que entre tantos juegos era inevitable algún que otro error, pero las consecuencias de este todavía tienen repercusión quince años después de su lanzamiento. Fue aniquilado por la crítica, denostado por muchos fans y sobre todo una gran desilusión.

Un juego de Pokémon que solo tenía combates

Pokémon Battle Revolution se estrenó para Wii en el año 2006, apenas un mes después de que la consola superventas de Nintendo aterrizase en el mercado. Tenía el honor de ser el primer juego de la franquicia que llegaba a la máquina y lo hacía con una idea que encantaba a los fans: se trataba de una continuación extraoficial para la saga Stadium. Un título centrado en el combate para las criaturas de las cuatro primeras generaciones que permitía ver a los monstruos coleccionables pelear con gráficos en 3D y unas animaciones que nunca han regresado a la saga. Tantos años después, Battle Revolution nos sigue ofreciendo las peleas más espectaculares de la franquicia.

El problema es que llevamos una característica de este juego de Pokémon y ya estamos acabando de mencionar sus aspectos positivos. Las batallas nunca fueron tan buenas en términos visuales como en esta entrega e incluía la posibilidad de combatir en línea contra otros oponentes. Era un gran añadido por entonces, ya que fue el primer juego de Wii que incluía esta opción de multijugador online. Además, le venía al pelo a un juego que estaba diseñado principalmente para pelear. Sin embargo, no se almacenaban las estadísticas ni existía un sistema de ranking. En este sentido, era difícil encontrar motivos para explotar esta función durante demasiado tiempo.

Electrode Pokemon Battle Revolution
Algunas de las animaciones de Pokémon Battle Revolution eran muy divertidas (imagen vía YouTube, JPRPoke Trainer98)

Ni siquiera la existencia de un sistema de personalización que no llegó a los juegos principales hasta la era de Pokémon X e Y o un modo para un solo de jugador con muchísima profundidad para la rejugabilidad y unas de 50 horas (para el 100%) de combates sumamente relativamente complicados pudieron salvar a Battle Revolution. El que debía ser el sucesor de la saga Stadium fracasó por varios motivos. No ofrecía los elementos característicos que ya estaban presentes en los juegos de Nintendo 64 ni una gran aventura como lo habían hecho los juegos de la franquicia estrenados en GameCube (Colosseum y XD). Era un juego de Pokémon que solo tenía combates y, aun encima, no se podía disfrutar por sí mismo.

El verdadero problema de Pokémon Battle Revolution

Hasta ahora todos los fallos de Pokémon Battle Revolution son comprensibles. Era un juego que se quería enfocar solo en las batallas y que no tenía grandes referentes para crear un sistema que ofreciera objetivos al jugador. League of Legends fue el juego que cambió el paradigma en este sentido y popularizó las 'rankeds', pero llegó tres años después de esta entrega de la franquicia. Eran fallos que hasta invitaban a pensar en una secuela más desarrollada y pulida, porque los fundamentos eran sólidos y apuntaban a un buen futuro. Sin embargo, lo que verdaderamente convirtió Battle Revolution en uno de los juegos más criticados de la saga fue su identidad más como complemento que como título individual.

Registeel Pokemon Battle Revolution
Los movimientos y el entorno de combate de Battle Revolution no tienen punto de comparación en la franquicia (vía YouTube, Auke1993).

Pokémon Stadium siempre había ofrecido a los jugadores incentivos si conectaban sus cartuchos de los juegos principales con la Nintendo 64 y en Battle Revolution hacía algo parecido. Sin embargo, la lógica era contraria. El análisis que los veteranos de esta página hicieron en el momento de su lanzamiento lo deja claro: "En vez de convertirse en un añadido interesante, la conectividad DS-Wii ha servido más para restringir que para ampliar funcionalidades". Todo sea dicho, los compañeros de profesión que me precedieron en 3DJuegos no estaban solos. "Si no tienes una Nintendo DS, tu experiencia se verá muy reducida", decían desde IGN en 2007.

Para entender esta crítica hay que saber algo. Battle Revolution solo ofrecía seis equipos de préstamo a los jugadores para completar su aventura. Si alguien quería hacer su equipo personalizado para competir en los desafíos de un solo jugador o el modo online, debía pasar a las criaturas de su cartucho de Nintendo DS a la partida Wii. Esto hacía que, sin ser indispensable, la experiencia para los jugadores que no hubieran completado Pokémon Platino, Perla o Diamante apenas tuvieran variedad (también fue compatible con los remakes de segunda generación cuando salieron). Stadium, lanzado muchos años antes, ofrecía la opción de crear equipos personalizados ofreciendo una versión de préstamo de todas las criaturas con apenas una excepción (Mewtwo).

Jolteon Pokemon Stadium
Muchos de los cambios con respecto a Pokémon Stadium se podrían haber perdonado si no fuera por la política tan restrictiva de Battle Revolution.

Este aspecto fue el que verdaderamente acabó con la esperanza de que Pokémon Battle Revolution funcionase. Limitaba el poder jugar con tus amigos cuando venían a casa, los enfrentamientos online eran inasumibles (cualquier jugador con criaturas traspasadas de Nintendo DS aniquilaba a los que usaban pases de préstamo) y hacía la experiencia más aburrida. Llevo más de cinco años jugando de forma competitiva a Pokémon y nada me parece más divertido que formar un equipo. Mi ciclo a la hora de jugar es siempre probar un equipo hecho por otro o formar el mío aprendiendo de los mejores jugadores, hacer cambios para corregir sus debilidades, verlo funcionar en unas pocas partidas y pasar al siguiente. En esta entrega, eso simplemente no se podía hacer.

Como resultado, Pokémon Battle Revolution se quedó con una nota de 53 en Metacritic. Volviendo al análisis de IGN, el medio anglosajón lo definió como "un impuesto de lealtad de 50 dólares". "Parece una versión recortada de Pokémon Stadium, que se lanzó hace casi una década (...) incluso los grandes fans de la saga deben acercarse a él con cuidado", sentenciaban desde Nintendo Life. Los fans fueron un poco más benévolos (66), aunque hay dos tipos de opiniones: las que tienden al diez de aquellos usuarios que contaban con los juegos de Nintendo DS y las que tienden al cero de aquellos que se vieron sorprendidos por este requisito.

Pokémon Battle Revolution superó el millón de unidades vendidas. No es mucho para un juego de esta franquicia si tenemos en cuenta que Stadium vendió más de cuatro millones. Esta situación, unida a las feroces críticas de prensa y usuarios hicieron que jamás volviéramos a ver un juego orientado en este tipo de peleas. Fue el último 'stadium-like' y es por eso que me cuesta tanto perdonarlo. Eran mis juegos favoritos de la saga y, aunque soy el primero en defender que su regreso no tendría demasiado sentido, mentiría si no os dijese que sería uno de los anuncios que más me podrían ilusionar en un futuro Pokémon Direct en el que nos pongan al día de los DLC de Escarlata y Púrpura.

En 3DJuegos | Tardó más de diez horas en capturar a un solo Pokémon y dice que mereció la pena. Todo para cumplir con una vieja costumbre de los jugadores que ahora es casi imposible.

En 3DJuegos | Mi momento favorito en la historia de Pokémon fue cuando Game Freak me obligó a aprender braille para conseguir a las tres criaturas más difíciles de capturar de la franquicia.

Comentarios cerrados
VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.