Este juego de acción RPG es una joyita criminalmente ignorada. Análisis de Remnant 2

Este juego de acción RPG es una joyita criminalmente ignorada. Análisis de Remnant 2

Los mundos de fantasía y ciencia ficción de Gunfire Games vuelven con muchos secretos, equipamiento divertidísimo y gráficos renovados

20 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Renmant 2

No me ha gustado trabajar en el análisis de Remnant 2. Y no lo digo porque el juego sea malo, sino todo lo contrario: me tiene tan enganchado, que presionar Esc para salir al escritorio se siente un poco como cuando te decían de niño "deja la maquinita, que toca hacer los deberes". Que te pase eso en el trabajo es inusual, pero también un signo inequívoco de que lo que tienes entre manos es bueno. Esto, a mi parecer, es fácilmente uno de los mejores títulos que nos deja este 2023; algo que en realidad tampoco me sorprende demasiado teniendo en cuenta que siempre vi a Remnant: From the Ashes como uno de los grandes tapados del mundillo. Ahora, llega el momento de hacerle justicia.

El nuevo juego de Gunfire Games viene planteando un salto generacional en Unreal Engine 5, y en paralelo a las cuantiosas mejoras técnicas que plantea el nuevo motor gráfico, también llegan muchas decisiones de diseño que convierten al juego en un RPG de acción tan ambicioso como centrado. Si saltarse la primera entrega es una pena, pasar de la segunda es directamente un crimen.

Llegan los arquetipos, ¿para bien o para mal?

Razonablemente, la novedad más importante de Remnant 2 es su sistema de arquetipos, que es una evolución de las clases de su predecesor. Aquellas, recordemos, no eran mucho más que un conjunto de piezas de equipamiento iniciales sin ninguna clase de compromiso: nuestros personajes eran, a todas luces, pizarras en blanco con infinitas vías de crecimiento. Y funcionaba bien, todo sea dicho, pues uno de los principales atractivos del juego siempre fue la flexibilidad que ofrecía a la hora de plantear tu build: sin restricciones de ninguna clase, y tan rápido como pudieras hacer clic en el menú. Ahora, es distinto.

Los arquetipos de Remnant 2 son algo así como "clases itemizadas" que puedes equiparte como si fuesen un arma o un anillo —de hecho, puedes llevar dos al mismo tiempo para beneficiarte de las ventajas únicas de cada una— y tienen una progresión independiente con sus propios desbloqueos. Así, consigues una serie de ventajas pasivas más una activa de tu elección por cada plantilla de personaje que lleves; mientras que el resto del equipamiento se mantiene más o menos como siempre. Un arquetipo nunca condiciona las piezas que puedes llevar.

Remnant 2 (Gunfire Games)

Hagamos una pausa aquí. Debo admitir que cuando se anunció el sistema de arquetipos, la idea no me convenció mucho; precisamente porque me gusta la idea de que mis héroes sean pizarras en blanco para definir como quiera. Pero con la misma sinceridad te diré, que tras decenas de horas jugando he terminado viéndolo con otros ojos. ¿Motivos? El experimento se salda en dos grandes aciertos: uno, darte la fantasía que buscas para tu personaje desde el primer minuto; y dos, que las propiedades de cada uno también te dan pistas o sugerencias sobre múltiples vías en las que puedes seguir trabajando.

Un problema bastante grave que encuentro a Remnant 2 es que le falta generosidad. Le cuesta darte chatarra

Por ejemplo, yo comencé como un tanque capaz de revivirse a sí mismo cuando cae en combate e invertí muchos puntos de talento en salud; pero eventualmente desbloqueé una habilidad que da potenciadores de velocidad de movimiento y de ataques cuerpo a cuerpo que me animó a virar mucho más en torno al combate cercano. Reduje el peso de mi armadura, equipé mutadores (ahora vamos con esto) para incrementar el daño de los tajos consecutivos, y con poco más tuve un personaje listo para jugar a mi gusto. Pero no me he quedado contento del todo.

Remnant 2 (Gunfire Games)

Un problema bastante grave que encuentro a Remnant 2 es que le falta generosidad. Le cuesta darte chatarra, que es como se llama la divisa in-game, que curiosamente nunca fue un problema en la entrega anterior. Y como el juego ahora se inclina más hacia el género de los RPG de construcción de personajes, a uno le sienta un poco mal la idea de visitar la Base 13 que hace las veces de centro de mando sin poder comprar ningún trasto nuevo. No creo que el juego deba regalarte las cosas sin esfuerzo, porque eso también iría contra la identidad de la franquicia a estas alturas; pero al menos sí me habría gustado tener más opciones y espacio para experimentar con ellas de manera consistente.

Los jefazos de Remnant 2 dan la mejor cara del juego con diferencia

Como iba diciendo más arriba, más allá de esto se han ajustado o incorporado elementos de personalización varios; de tal manera que, por ejemplo, los corazones de dragón (pociones) ahora se consideran uno de varios tipos de reliquia con efectos y complementos separados, mientras que las armaduras ya no tienen sus propias habilidades de conjunto. Estas se han convertido en los susodichos mutadores, que se alojan en las armas como buenos vecinos de los modificadores de siempre. Vienen gobernados por las mismas normas de aleatoriedad (RNG) que nos hacen buscar god rolls en otros juegos, aunque afortunadamente no es la norma, sino la excepción.

Remnant 2 (Gunfire Games)

Remnant 2 no quiere convertirse en tu segundo trabajo, pero sí te pide un poquito más de esfuerzo para conseguir cosas, y quiere que te pongas contento cuando te toca algo bueno. En condiciones normales, esa clase de progresión se me antojaría bastante intrusiva en un juego como el que nos atañe, pero sabiendo que puedes comprar estas piezas de propiedades a través de un mercader y que encima tienes cierto control sobre lo que te va a tocar, de momento lo consideraré como un añadido pasable. Tampoco es como si el juego funcionase como otros de sus semejantes, todo sea dicho. La mayoría de objetos y recompensas están repartidas a conciencia por el mundo, escondidas según dicta el criterio de los desarrolladores; te lo tienes que currar para conseguirlas.

Más que una secuela, una revolución

Suena a broma, pero te lo digo con toda la seriedad del mundo: a todas luces, Gunfire Games se lo ha pasado bien trasteando con UE5 mientras hacía Remnant 2. No es solo una cuestión de hacer filigranas con los gráficos, sino también con la forma en la que interactúas con el mundo. Esto significa que, por ejemplo, puedes ver entornos en 3D a través de un portal y viajar a través de este de manera orgánica; la tecnología Nanite se destina a combatir el efecto de popping, e incluso hay enemigos que pueden acoplarse al cuerpo de los personajes como parte de su repertorio de técnicas pugilísticas. Eso se aplica a los jefes, también.

El juego te acostumbra a lo bueno, te premia con desafíos originales y recompensas exóticas

Creo firmemente que los jefazos de Remnant 2 dan la mejor cara del juego con diferencia. Insisto en que el cambio de motor tiene mucho que ver con eso, y a menudo las mecánicas únicas de cada oponente están también vinculadas a las físicas o algún otro aspecto del estilo. Entre algunos de mis combates favoritos cuento uno en el que el monstruo de turno se oculta en las paredes o el suelo, y otro en el que luchas contra un montón de cubos que siguen patrones de movimiento concretos. La idea es dispararles a todos en puntos concretos mientras esquivas algunos disparos teledirigidos bastante puñeteros, y si necesitas improvisar, puedes esconderte dentro de los agujeros de los cubos conforme estos pasan. Es un diseño inteligente.

Remnant 2 (Gunfire Games)

El juego te acostumbra a lo bueno, te premia con desafíos originales y recompensas exóticas tanto en apariencia como en funcionamiento, siempre y cuando tengas suficiente chatarra para costearte las modificaciones. Vale la pena hacerlo: «From the Ashes» tuvo algunas ideas bastante locas en cuanto a mecánicas (una escopeta que abre brechas dimensionales) y de algún modo, la secuela se las apaña para sorprender aún más. Retos complejos, recompensas gratificantes. Debes saber que a menudo, las mejores cosas están "escondidas" tras algún tipo de rompecabezas o ARG que no va a ser para todos los paladares.

Si eres el tipo de persona que juega con un bloc de notas al lado o disfruta metiéndose en Discord y Reddit para resolver enigmas a gran escala, estás de enhorabuena: vas a llevarte el 100% de Remnant 2, que es uno de esos pocos juegos con el potencial para marcarte a un nivel muy profundo como jugador. Los mundos tienen muchos secretos, pasillos ocultos, objetos clave y elementos tan inusuales que van interconectados a través de fragmentos de la campaña que tal vez ni siquiera aparecerán en tu archivo de guardado hasta que te de por hacer reroll (mantienes el progreso de tu personaje al hacerlo, no te preocupes).

Remnant 2 (Gunfire Games)

Es sólido, complejo, pero llegados a este punto también tengo que hacer tres cesiones a cosas que no me han gustado mucho y sospecho que a ti tampoco. De la lista, el primer problema es el rendimiento. Aunque cumplas con sus exigencias de hardware, lo tienes difícil para superar consistentemente la barrera de los 60 FPS. Tiene compatibilidad con DLSS 2 y este hace el apaño, pero no es una solución definitiva y muchas personas tendrán que conformarse con menos, algo que se me antoja indefendible en pleno 2023. Mi segunda queja tiene que ver con el lag durante las partidas multijugador: el juego no te notifica del retardo de señal que tiene la sesión en la que estás jugando, así que igual te unes a la partida de alguien y cuando te reviven, ves que los enemigos tardan en recibir daño.

Hubiera estado bien algo de honestidad en ese sentido y disfrutar de un emparejamiento más "limpio" en el que solo te dejen entrar en partidas de la misma región y que tengan una conexión aceptable. Por último, por mucho que me haya gustado Remnant 2 creo que no se lo recomendaría a nadie que venga pensando específicamente en la historia. El juego tiene de eso, desde luego, tanto que a menudo te satura con unos diálogos y textos larguísimos que saturan a cualquiera; está claro que los desarrolladores se han esforzado para potenciar el trasfondo de sus múltiples mundos. Dicho esto, el 90% de la experiencia consiste en limpiar mazmorras hasta que te encuentras con alguna cinemática larguísima que —por muy bien hecha que esté— te corta el rollo por completo.

Como ocurriese con el primero, es un juego estupendo, pero uno para su público. Tienes que estar contento con la idea de pararte de vez en cuando a leer o estudiar el rompecabezas que toque si quieres llevarte la experiencia completa y auténtica, que claramente no es lo que gusta a todo el mundo. Cumpliendo esta condición, ve sin miedo a por Remnant 2. Es un juego elaborado con mucho cariño, tiene mil y un detalles chulísimos esperando a ser descubiertos, jefes que no dejan a nadie indiferente y una progresión divertidísima. Sin duda, una de esas joyitas doble-A que rara vez hacen el ruido que se merecen.

Un sorpresón

Recomendado
Remnant 2 análisis

Remnant 2

Por: Mario Gómez
Recomendado

Es una pena que Remnant 2 no haga más ruido, porque verdaderamente es uno de los RPG de acción más notables de los últimos tiempos y si eres de los que disfrutan explorando los secretos de los juegos, este tiene el potencial de marcarte como muy pocos. Te gustará por sus gráficos, su jugabilidad, su progresión y sus jefes; una secuela para el recuerdo, aunque de salida trae algunas inconsistencias de balance y de rendimiento que habrá que ver si terminan solucionándose a medida que llegan los parches o no.

5 cosas que debes saber:
  • La progresión está ligeramente más itemizada que en FTA
  • El Laberinto ahora es un mundo explorable más
  • Saltar a Unreal Engine 5 se nota a todos los niveles
  • El modo Supervivencia no vuelve, pero Aventura sí
  • Muchos secretos: completarlo al 100% es casi imposible
Jugadores: 1-3
Idioma: Textos y voces en español
Duración: Incalculable
Comentarios cerrados
VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.