Análisis de Rocket Arena. El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros

Análisis de Rocket Arena. El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros
Facebook Twitter Flipboard E-mail

El equipo de FSG solía trabajar "desde las sombras" en proyectos tan grandes como Halo o Gears of War, pero esta vez van a por todas con una IP totalmente nueva: Rocket Arena. Personajes variados, objetos y lanzacohetes de todas las clases y tamaños.

Desde su anuncio el año pasado, llevamos poniéndole a Rocket Arena la coletilla de 'Quake meets Smash Bros.' porque mezcla lanzacohetes (y el cálculo de trayectoria que viene con ellos) con una mecánica de eliminación que consiste en golpear al oponente más y más no para matarlos, sino para empujarlos fuera del mapa. Volvemos al 2020 y, tras varias sesiones de prueba, está claro que eso no ha cambiado, lo cual francamente está bien: es tan divertido como suena. Y ahora, con más experiencia a las espaldas, es el momento de desgranar todo lo que hay tras este título de Final Strike Games y EA Originals.

Lo que debes saber antes de empezar es tan simple como que Rocket Arena es un multijugador de 3 vs. 3 personas cargado de acción: hay saltos triples, habilidades, objetos, mapas con mucho dinamismo, un montón de explosiones… y la siempre interesante idea de no interrumpir el ritmo: si te eliminan, vuelves a la contienda sin pasar por ninguna pantalla de carga, menú para cambiar de equipamiento o similares: sus autores quieren que tengas la mira puesta en la partida todo el rato.

Si miramos el juego desde el prisma de la publicación, soporte, ambiciones y contenidos, está claro que nos espera un producto en la línea de, por ejemplo, Rocket League: el juego base es de pago, e incluye 10 personajes jugables, 10 mapas y 5 modos. También se nos ofrecerá un pase de batalla cada temporada, con la típica progresión predefinida que puedes esperar en esta clase de juegos; y cada temporada dará acceso a nuevos héroes, mapas y modos gratuitos para todos los jugadores. ¿Es sólido? Sí. No echo en falta ninguna característica importante, se siente cómodo y completo, y no tiene problemas importantes a nivel técnico. ¿Vale la pena? Sigue leyendo y juzga por ti mismo.

Explosiones sin fin y modos geniales

Entiendo que una de las claves tras Rocket Arena es la accesibilidad. Incluso si hoy día es fácil dar con juegos multijugador basados en el "buenrollismo" y la acción sin complicaciones (Plants vs. Zombies: La Batalla de Neighborville, también de EA, es un buen ejemplo) todo en el título de FSG está dispuesto de tal forma que sea sencillo y directo. Los únicos pasos que se interponen entre el primer clic y la partida son un pequeño tutorial con ejercicios sencillos sobre los saltos, fintas y el uso de los misiles; y una partida de práctica contra bots. Después de eso, ya tenemos a nuestra disposición todos los personajes y modos, y solo queda por desbloquear las 'skins' que adornan estandartes, animaciones y héroes.

Como apuntaba más arriba, se nos ofrecen cinco modos, repartido entre cuatro modalidades PvP y una PvE. También contamos con un modo competitivo con una clasificación por temporadas, así como un campo de práctica y la opción de configurar partidas privadas. Los modos sociales, además, albergan la lista Arena (un "mix" de todos los modos PvP), la lista "Acoso y Derribo" para los que solo se interesan por TDM, y la lista "Guerra Robocohete" para los que deseen unir fuerzas contra bots —el único modo PvE.

El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.


Intercambiar misilazos es muy divertido: hay que esquivar, pero también acertar a distancias cada vez mayores
Intercambiar misilazos es muy divertido: hay que esquivar, pero también acertar a distancias cada vez mayores

Como puedes ver, Acoso y Derribo es el modo más simple: dos equipos disputándose el mayor número de derribos posible dentro del tiempo limitado. Un clásico. El resto son versiones más o menos imaginativas de modos también tradicionales. Por ejemplo, Rocketball viene a ser CTF, es un modo por objetivos que consiste en coger un balón y lanzarlo en la meta del equipo contrario. Mega Rocket (aquí "Pepinazo") es una variante de control/ conquista donde las zonas a capturar vienen determinadas por un enorme misil que impacta en puntos aleatorios del suelo, empujando a todos los jugadores a su alrededor para evitar que nadie empiece cada captura con ventaja.

Treasure Hunt es más complejo: consiste en hacerse con más monedas que el equipo rival a lo largo de la partida (hasta 250), pero el proceso se divide en dos rondas. En la primera aparece un cofre del tesoro con una serie de monedas en su interior: quien lo recoge puede coger una moneda por cada segundo que lo tenga en su posesión, pero el cofre se cae si su poseedor es derribado. Cuando al cofre no le quedan más monedas, comienza una segunda ronda donde aparecen monedas por todo el mapa durante unos segundos, y cualquier jugador de cualquier bando puede recogerlas para su marcador.

El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.

Es un festival constante de explosiones

Bien, unas anotaciones sobre los modos. La primera es que todos ellos son por equipos, sin excepción. La segunda es que Acoso y Derribo es la única modalidad donde las bajas cuentan para la victoria: el resto nos animan a jugar alrededor de los objetivos, por lo que sacar a los oponentes del mapa se traduce en un simple recurso para alcanzar el éxito. La tercera es que todos la complejidad de cada modo viene de la mano de los personajes y las habilidades que tienen a su alcance. Vamos a echar un vistazo a este aspecto.

Todos los personajes de la plantilla tienen armas y capacidades diferentes: los únicos aspectos que comparten son los controles y la habilidad de esquivar. Así pues, el personaje Rev usa misiles como si fueran una ametralladora, mientras que Kayi los lanza con una ballesta. Casi ningún personaje puede apuntar con una mira, y aunque haya que recargar la mayoría de armas, la munición es infinita. Ata cabos: estás disparando todo el rato, casi como en Splatoon. Disparas al suelo para escalar, para hacer 'rocketjumps', y no basta con acertar dos o tres tiros en un oponente para expulsarlo del mapa: algunos son realmente duros de roer, así que es un festival constante de explosiones. Pero ojo: hay dos habilidades personales a nuestra disposición; una de ellas se recarga cada pocos segundos, pero la segunda es una especial mucho más espectacular y determinante.

El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.

Así pues, conforme dediquemos unas horas a las partidas sociales encontraremos que los modos tienen una pequeña capa de complejidad adicional, una suerte de metajuego que no tienes por qué seguir, pero que aporta mucho a cada contienda. Por ejemplo, en Rocketball (el favorito de la prensa, al menos en las sesiones de prueba) el pirata Barbabúm puede hacer de "defensa" gracias a su capacidad de hacer que todo explote a su alrededor, reflectando cohetes y el propio balón. Quien porta ese balón no puede usar las habilidades especiales, pero la guerrera Izell tiene una táctica muy útil que consiste en lanzar el balón hacia arriba, liberando una especial con la que puede lanzarse hacia delante a gran velocidad. Si lo hace bien, puede acortar una gran distancia hasta la meta del contrario, cogiendo el balón que acaba de tirar. Es arriesgado, pero si sale bien es casi un punto gratis.

El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.


Los mapas son bastante interactivos, invocando cascadas, trenes o salvas de misiles en algunos casos
Los mapas son bastante interactivos, invocando cascadas, trenes o salvas de misiles en algunos casos

¿Ves a dónde quiero llegar? Es un juego relativamente simplón, sin complicaciones, donde la acción divertida y desenfrenada pesa más que ninguna otra cosa, pero incluso en ese contexto hay mucho que exprimir. A todo lo que comentamos hay que añadir también los cachivaches: unos objetos que se desbloquean a medida que subimos de nivel y que se pueden equipar a cualquier personaje (o a todos a la vez) para conseguir efectos pasivos. Hay uno que nos da más velocidad en tierra, otro que prolonga el periodo de inmunidad tras reaparecer, y algunos más locos también. También hay cajas de objetos repartidas por el mapa, al estilo Mario Kart, que incluyen toda clase de útiles como un imán para cohetes que se puede usar para defender una zona, una mina, una bomba o una bandana militar para esquivar más a menudo durante cierto tiempo.

Y hay que sumar el hecho de que los mapas tienen ciertos puntos de interacción. Alguno tiene un tren que pasa a toda velocidad por el centro, atropellando a los más despistados; otro es un templo azteca con sus propias defensas que disparan misiles enormes periódicamente y también tiene trampas escondidas debajo de las cajas de objetos. No todos tienen este nivel de profundidad, pero la idea es que haya variedad artística y mecánica.

Está claro que Rocket Arena se ha preparado a conciencia para su lanzamiento. Buena cantidad y variedad de contenidos, funciones como las partidas privadas, el campo de prácticas o el modo clasificatorio están ahí desde el principio, y no hay mecánicas abusivas: todo lo que se puede comprar con dinero real es estrictamente cosmético, pero también se puede desbloquear con los créditos 'in-game'. No he experimentado problemas técnicos con el cliente del juego ni con los servidores. La verdadera gran pregunta es cuánta gente va a engancharse a esto.

El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.

Las partidas son tan cortas que en pocas horas has visto todo lo que el juego puede ofrecer

Quiero decir, las partidas son tan cortas que en pocas horas ya has visto todo lo que el juego puede dar de sí, e incluso si cada personaje tiene su propia progresión y desafíos para desbloquear 'skins' exclusivas, la realidad es que no hay un gran componente de personalización ni complejidad. Creo que el juego gustará, pero también creo que terminará conformándose con un público entusiasta y reducido que realmente quiera descubrir nuevas tácticas y exprimir el máximo de cada habilidad en las partidas serias. Más allá de eso, habrá que ver qué trae cada nueva temporada en los cuatro meses que separan una de otra.

El tiempo lo dirá. Mientras tanto, disfrutamos de un juego que se siente sólido a todos los niveles y que incluso cuenta con lujos como el juego cruzado entre todas las plataformas (Steam, Origin, PS4, Xbox One) de salida y que visualmente tiene un estilo genérico, pero variado. Es muy colorido, todos los personajes disfrutan de muy buenas animaciones, los efectos son espectaculares (especialmente cuando expulsamos oponentes fuera del mapa) y cada mapa atiende a sus propias normas. El apartado sonoro también está a la altura, con unas melodías deportivas sugerentes y voces (en inglés) acompañadas de subtítulos y menús en castellano.

Muy Bueno

Sin sello
El explosivo shooter con las eliminaciones de Smash Bros.

Rocket Arena

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Rocket Arena es un multijugador realmente divertido y que cumple de sobra con casi todo lo que le puedes pedir de lanzamiento: juego cruzado, clasificatorias, partidas privadas y más. Disfruta de una buena variedad de personajes, mapas y modos interesantes, aunque tiene que lograr atraparte de verdad para que no te canse al cabo de unas pocas horas.

Comprar Rocket Arena
  • La acción es realmente divertida, intensa y vertical. Sacar oponentes es muy satisfactorio.
  • Los mapas son muy interesantes e interactivos, y los modos, también muy logrados.
  • Bastante completo de salida, no le falta ninguna característica importante.
  • Es probable que se te haga repetitivo a las pocas horas, quizá un editor de mapas le hubiera venido bien.
  • El estilo artístico de los personajes y sus 'skins' es tal vez demasiado genérico.
Jugadores: 6 (3 vs 3)
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: Incalculable
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

5.728 visualizaciones

19 VIDEOJUEGOS que NUNCA JUGASTE

Pocas cosas duelen más a un fan del videojuego que ver cómo se cancelan o desaparecen en el olvido proyectos que le ilusionaban, y justo de eso va nuestro nuevo especial, en el que te hablamos de una veintena de juegos que nunca llegaron a ver la luz... o si lo hicieron, fue d...