Como Juego de Tronos pero en el infierno. Este juego de estrategia tiene una pinta estupenda: todo sobre Solium Infernum

Como Juego de Tronos pero en el infierno. Este juego de estrategia tiene una pinta estupenda: todo sobre Solium Infernum

3 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Solium Infernum

El infierno no es únicamente ese lugar de eterno sufrimiento que escenifican las religiones abrahámicas, ni es ese concepto abstracto, macarra y profundamente anarquista en el que innumerables grupos de black y death metal han basado su personalidad, sino que es algo que va más allá, algo que se adentra, paradójicamente, en el terreno de lo humano. Hay innumerables versiones distintas de lo que es el infierno porque en esencia no deja de ser algo subjetivo; un pozo de desolación infinita, de perdición, de caos, a veces incluso de libertad, de liberación, que se ha manifestado de mil formas a lo largo de la historia del arte. Por eso, cada vez que sale un videojuego ambientado en el infierno, yo ya estoy con la antena parabólica, los prismáticos y el gorrito de papel aluminio para entender más o menos por dónde irán los tiros esta vez, en una mezcla de esperanza y de terror que no sabría explicar con precisión.

Todo hay que decirlo, con Solium Infernum, un clásico de la estrategia de ordenador que vio la luz allá por el lejano 2009, las cosas no estaban tan claras como parecían: el juego era terriblemente caótico, estaba repleto de variables tácticas que no se explicaban muy bien, y además tenía una interfaz que se acercaba peligrosamente a mi concepto de terrorismo digital. Y, con todo, era una maravilla indie, un título adelantado a su tiempo que aguanta el tipo incluso a día de hoy, a pesar de que sea más desconocido que la identidad inexplicable de M. Rajoy. Cuando League of Geeks, creadores de Armello, un juegazo que combina rol de mesa y estrategia por turnos, y que rompe la increíble cantidad de un millón y medio de amistades cada mes, anunciaron que estaban trabajando en una reimaginación del título, los que seguimos en su día el original nos alegramos un montón. Por suerte, hemos podido entrevistar a responsables del estudio, y recopilamos toda la información que hay disponible sobre Solium Infernum para que entiendas por qué es uno de los títulos de estrategia con mejor pinta de 2023.

Como Juego de Tronos, pero en el infierno

El encabezado que tienes justo arriba me parece una de las mejores maneras de resumir la propuesta de Solium Infernum. Permíteme que aclare, antes de entrar en materia, algunas cositas del proyecto: League of Geeks está trabajando en una reimaginación del original, con todo lo que ello implica. Nos han aclarado que plantean hacer muy pocos cambios en la fórmula jugable, a excepción de algunos ajustes en la obtención de prestigio (una de las condiciones de victoria) y de un lavado de cara completo para pasarlo a las tres dimensiones y a los estándares actuales. Y aunque normalmente los remakes y los remasters en el terreno de la estrategia me producen ciertos escalofríos (¿Qué tal todo, Knights of Honor II: Sovereign!, Warcraft III: Reforged?), en este caso tiene todo el sentido del mundo: el Solium Infernum de 2009 es un juego muy complejo, muy disfrutable, y que llegó a muy pocas personas. Traerlo al presente es casi un trabajo de arqueología y eso me apasiona.

Solium Infernum

A grandes rasgos, te puedes esperar un título de estrategia por turnos, al estilo de Civilization, pero con un mapa generado de manera procedural y con un gran énfasis en la diplomacia y en las tramas entre facciones, lo que lo acerca también al genial Crusader Kings. Para que te hagas una idea, es posible ganar la partida sin pegarte con nadie. Hay un montón de elementos que parecen sacados de una versión satánica de la gran estrategia de Paradox, en el sentido de que tendrás a tu disposición herramientas como el espionaje, las tramas diplomáticas, con ciertas dosis de preparación bélica, su respectivo sistema de combate (incluso con la victoria por dominación), y todo eso, pero también encontramos ideas que van más allá, que exploran la temática tan oscura tan especial del título de manera muy inteligente: brutales cruzadas paganas por los lóbregos páramos del inframundo, rituales de magia muy chunga de diversos efectos, desde el daño directo a reclamar territorios enemigos… Y la posibilidad de insultar a los demonios enemigos, a fin de provocar guerras o de aumentar tu prestigio. Se acabó la buena onda.

¿Espera, qué está pasando? ¿Interactuar con demonios, a lo Persona, Shin Megami Tensei o Undertale pero con malísima leche? Sí, es más, es una de las mecánicas principales de Solium Infernum. Por poner un poco de contexto, Lucifer ha desaparecido; nadie sabe dónde se ha metido, simplemente se conoce que su trono se ha quedado vacío, circunstancia que ha creado un caos de proporciones bíblicas en el infierno. Te hablo de luchas de poder constantes, con los grandes archidemonios como protagonistas de esta masacre diplomática, cuyo objetivo inmediato es hacerse con el trono del infierno. Ambicioso, claro, no podía ser de otra forma. En el original, tenías que crearte a un demonio desde cero y liarte a navajazos por la espalda para alzarte con el poder, pero la propuesta de League of Geeks pasa porque elijas entre ocho archidemonios con características predefinidas (hay planes de añadir más en el futuro) y que juegues de acuerdo con sus puntos fuertes y debilidades. Tienes a Lilith, la madre de los demonios, fundamental tanto en el lore de Evangelion como en La Biblia, pero también a Andromalius, un ser andrógino que recuerda a un ángel, a Astaroth, un bestia de colosal armadura, y unos cuantos más.

Solium Infernum

Una ambientación infernal muy distintiva… y un multijugador atípico

Todo ello tiene lugar en una representación muy extraña del infierno, muy distintiva, una que se aleja de lo que pudimos ver en el notable Dante’s Inferno, mismamente. Según nos cuentan desde el estudio, la premisa tiene que ver con el mito de la caída de Lucifer, y la estética se inspira en El paraíso perdido de Milton, un extenso poema del siglo XVII que trata cuestiones como la tentación de Adán y Eva, la personalidad de Lucifer o el problema del sufrimiento y de la existencia de Dios. Es un infierno gris, vacío, que también recuerda a las ilustraciones clásicas de Gustave Dore y, si me permites que me tire un triple, a los tronos de los señores pigmeos, en la expansión The Ringed City de Dark Souls 3.

La estética de Solium Infernum, además, juega con un toque más desenfadado en el mapa de partida, y luego sorprende con el increíble diseño de sus ilustraciones, de sus cartas y de las escenas, que es justamente cuando todo se vuelve más turbio, más maduro, y cuando mejor funciona. Como bien señaló mi compañero Alberto Lloria en su artículo, en ocasiones también recuerda a la obra de Sam Kieth, famoso por sus colaboraciones con Neil Gaiman en The Sandman, entre otros. El diseño artístico es simplemente brutal, pues consigue sumergirte en un infierno que tiene tanto de bonito como de horrible.

Aunque es innegable que tiene pintaza, todavía me guardo un pelín de precaución en el corazón

De todas formas, Solium Infernum no es solo raro en el plano del arte, sino que también lo es a nivel jugable. Ya no es solo que te plantee una estrategia muy conversacional, en la que la mayor parte del tiempo la pasas interactuando con los archidemonios rivales de una u otra manera, sino que incluso su modo multijugador es atípico. Consiste, básicamente, en un juego por correo, o play-by-mail game, un tipo de multijugador asíncrono en el que entras a la partida, estás unos diez o quince minutos definiendo las acciones de tu turno, y luego quedas a la espera de que el resto haga lo propio. Estamos ante un sistema interesante que no ha sido debidamente explorado en la industria moderna del videojuego y que, como es lógico, tendremos que esperar para ver cómo funciona exactamente. Parece que existirá también la posibilidad de jugarlo como un multijugador simultáneo, al uso, y también en modo un jugador, con el resto de facciones demoníacas controladas por la inteligencia artificial. Eso sí, también su mecánica por turnos viene con truco: se resuelven todos simultáneamente, lo que te lleva a diseñar estrategias cada vez más proactivas. Dos raciones extra de caos, por favor.

Solium Infernum

Con todo, y aunque es innegable que tiene pintaza y que League of Geeks hizo un gran trabajo con Armello, todavía me guardo un pelín de precaución en el corazón. Solium Infernum es un juego súper complejo, y por mucho que el núcleo del juego sea básicamente el mismo que el original, creo que es mejor probarlo antes de sacar conclusiones precipitadas. A priori es imposible saber cuándo será eso; desde el estudio apuntan a un lanzamiento en 2023, probablemente con algún tipo de acceso anticipado, pero también señalan que saldrá cuando esté listo. Una decisión que respaldo completamente, porque si sale bien estamos hablando de uno de los grandes indies de estrategia de su año, sea cual sea.

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.245 visualizaciones

20 RPGS donde tus DECISIONES de VERDAD IMPORTAN

Nos gustan los videojuegos de rol, y nos encantan los títulos en los que hay que tomar decisiones. Por eso hemos decidido confeccionar una lista con nuestros veinte RPG y JRPG favoritos en los que elegir es clave. Para seleccionarlos nos hemos tomado muy en serio las repercusi...