Análisis de Tails of Iron. Ratas contra ranas en un souls-like en 2D tan difícil como sobresaliente

Análisis de Tails of Iron. Ratas contra ranas en un souls-like en 2D tan difícil como sobresaliente
Facebook Twitter Flipboard E-mail

¿Quieres un souls-like en 2D? Pues Tails of Iron tiene justo lo que necesitas: muchos enfrentamientos y una elevada dificultad. Un título independiente que me ha demostrado el valor de este tipo de propuestas, capaces de hacer que te levantes de la silla cuando superas una situación que dabas ya por perdida. Os lo cuento todo en este análisis.

Encontrarte cada vez un reto superior al siguiente, morir y volver a intentarlo. Es una lógica de diseño de juego muy simple, pero también complicada de ejecutar con éxito. Por eso, cuando aparece un videojuego con la capacidad de sorprender por su acertado ajuste de dificultad, es digno de elogio. Tails of Iron es otro de los exponentes que se incorporan a este listado de títulos, un juego de acción combativa con toques de aventura y RPG que me ha atrapado tanto por su ajustada jugabilidad como por su encantadora ambientación. Y es que no todos los días te pones en la piel de una rata para lanzar una guerra contra unas salvajes ranas invasoras.

La desarrolladora independiente Odd Bug Studio es un pequeño equipo afincado en Manchester (Reino Unido) que no cuenta con un gran historial, pero me ha demostrado que tienen talento de sobra. Como decía, no es sencillo hacer un souls-like y que salga bien. De igual manera, no es sencillo sobresalir en un género que no cuenta con pocos representantes. Sin embargo, en esta producción se juntan algunos aspectos cruciales para su éxito, y tienen que ver con un excelente sistema combativo, una simple pero atractiva sensación de progresión, además de un apartado artístico absolutamente maravilloso.

Tails of Iron es un muy buen videojuego, además de excelentemente ejecutado. Su narrativa es sencilla, pero se sigue con interés. Tiene pequeñas porciones de exploración que te meten más en situación. Pero lo fundamental es que las batallas se viven con mucha intensidad, porque el mínimo error puede costarte bastante caro. Así que si eres de los que disfrutan afrontando retos escalonados de cada vez mayor dificultad, no lo dudes: estás ante uno de esos juegos que te pondrán a prueba y que te harán exclamar de alegría a cada desafío superado. Te lo cuento todo a continuación.

Una guerra de ratas contra ranas

La premisa narrativa de Tails of Iron es simple: tu reinado ha caído y en el papel de Redgi (legítimo heredero) deberás combatir contra la legión de ranas que ha sembrado el terror en tu tierra. Parece cómico, ¿verdad? Yo también lo pensé, pero cuando juegas y te metes dentro del juego la sensación es muy distinta, la de encontrarte ante una guerra sangrienta, oscura y despiadada. La sangre te saltará en la cara y verás amputaciones por doquier. Todo mientras la profunda voz de un narrador (en inglés) nos guía paso a paso en la aventura.

Habrás de tener muchísima paciencia, puesto que la dificultad es considerablemente elevada

No puedo estar más conforme con esta aproximación, porque hace que la historia tenga presencia, pero en su justa medida. De hecho, aquí los personajes no hablan, sino que nos enteramos de lo que dicen a través de los bocadillos con dibujos que emergen en la pantalla. Es el particular recurso narrativo de una obra en que contaremos con aliados que se unirán eventualmente a la lucha, muy a pesar de que esta es una aventura de combates en solitario. Tú contra las ranas en viscerales encuentros donde habrás de tener muchísima paciencia, puesto que la dificultad es considerablemente elevada.

Los indicadores de expresión de los enemigos nos alertan sobre sus ofensivas.
Los indicadores de expresión de los enemigos nos alertan sobre sus ofensivas.

Sin duda, lo mejor del juego son sus enfrentamientos y lo bien que están planteados. No es un machacabotones, sino que es muy importante estudiar los movimientos del adversario, comprenderlos y responder en consecuencia. ¿Cómo? Mediante un repertorio de acciones que comprende el ataque, pero también el uso del escudo, las esquivas y por supuesto los parries, que consisten en bloquear y contraatacar al enemigo. La clave está en tener buenos reflejos y ser precisos, anticipándonos a las acciones de las temibles ranas que se irán interponiendo en nuestro camino.

Una mecánica fundamental para entender cómo funciona Tails of Iron es que nos da pistas sobre los movimientos rivales. Las ofensivas que no se pueden evitar se muestran con un indicador rojo, mientras que aquellas que permiten el contraataque aparecen en amarillo. Una vez comprendido esto (lo harás a marchas forzadas, no te preocupes) tendrás las bases necesarias para resultar victorioso. Y es que esto no va solamente sobre ser más o menos diestro a los mandos -que es importante- sino sobre saber en qué momento atacar y cuándo ponernos más a la defensiva.

El inventario de equipo es sencillo pero gratificante de usar. Buena sensación de progresión.
El inventario de equipo es sencillo pero gratificante de usar. Buena sensación de progresión.

Otro recurso de vital importancia está en el uso de pociones para recuperar salud, algo que debe hacerse en tiempo real. Encontrar un microrespiro para darnos un chute de vitalidad es otro de los grandes desafíos del juego. Y luego está por supuesto la propia variedad de enemigos, cada uno con sus pautas combativas. Tenemos soldados rasos, pero también ranas del tipo tanque y hasta insectos voladores que no podremos derribar a menos que llevemos un arco con flechas. Todos estos enemigos -y muchos más- son los que te irás encontrando en un periplo que va de menos a más, teniendo como colofón de cada sección a temibles bosses.

Los jefes suponen momentos cumbres de la jugabilidad. Son tan desafiantes que lo raro es que los superes a la primera. En mi caso llegué a desesperarme con más de uno, porque aunque todos tengan un patrón, no siempre sabes cómo van a reaccionar a un determinado movimiento. Además, quitan bastante vida, así que no hay mucho espacio para el error. Por suerte, los checkpoints abundan en la partida, de forma que rara vez se te obligará a repetir una sección por completo. Alguna vez me ha ocurrido, generando algún episodio de frustración, pero tampoco es lo más habitual.

Artísticamente es un juego maravilloso que te mete de lleno en su fantástico mundo.
Artísticamente es un juego maravilloso que te mete de lleno en su fantástico mundo.

Otro elemento importantísimo de Tails of Iron es su progresión RPG, basada en adquirir mejor equipamiento, ya sea en forma de armaduras, cascos, escudos y armas. En este sentido, se valoran dos aspectos fundamentales: el grado de protección y el peso del equipo. Deberemos tenerlo en cuenta de acuerdo a nuestro estilo de combate, aunque también es importante considerar que algunos de estos protectores disponen de atributos de ventaja frente a ranas, mosquitos, topos o larvas. Además, no es lo mismo atacar con espadas que con hachas o lanzas. En fin, que no hay pocas cosas a tener en cuenta, aunque siempre desde una perspectiva sencilla y fácil de comprender.

El mundo está diseñado para que te deleites con la ambientación

Adicionalmente a todo esto, hay posibilidades de explorar el escenario en busca de ingredientes para cocinar, dinero y nuevos diseños para forjar armas. También hay alguna misión adicional, pero no esperes demasiado. El mundo está diseñado para que te deleites con la ambientación mientras vas de una batalla a otra. No hay casi plataformeo y las rutas suelen ser bastante lineales. No obstante, yo no pido mucho más al juego, porque considero que es una decisión de diseño consecuente con el núcleo del título, que son los combates. Todo esto da para unas 10 horas de juego, que no está nada mal.

¿Se puede pedir más? Tal vez el juego penaliza mucho los errores y no es nada amigable ya desde sus primeros compases… aunque tampoco podría considerarlo como algo negativo si sabes a lo que vienes. Y sé perfectamente que hay usuarios a los que les encanta este tipo de aproximaciones. Si eres uno de ellos, de esos jugadores que quieren grandes retos mientras viven una aventura encantadora tanto en lo jugable como audiovisual, no hay duda de que Tails of Iron es una genial opción. Un título con una duración adecuada, buenísimos valores de producción y un encanto que ya quisieran tener muchos títulos.

Para amantes del reto

Recomendado
Ratas contra ranas en un souls-like en 2D tan difícil como sobresaliente

Tails of Iron

Por: El equipo de 3DJuegos
Recomendado

Tails of Iron es un souls-like en 2D diseñado para los amantes de los retos, que disfruten repitiendo combates hasta que vencen y saltan de alegría. Un indie que presenta un ajuste de dificultad muy satisfactorio, una considerable duración, buena sensación de progresión RPG y unos enfrentamientos tan divertidos como estratégicos. Sus jefes finales brillan, su apartado artístico es una maravilla y su temática (aunque aparentemente cómica) sabe meterte como pocas dentro de la acción. Absolutamente recomendable si buscas un buen desafío.

Comprar Tails of Iron
5 Cosas que debes saber:
  • Combates divertidos, en que importa mucho la precisión y el uso de la estrategia.
  • Alta dificultad, apta para los jugadores más persistentes y también pacientes.
  • Jefes finales temibles que presentan pautas complejas y complicadas de adivinar.
  • Buena sensación de progresión RPG, con nuevas armas y armaduras que equipar.
  • Valores de producción sobresalientes, sobre todo en lo artístico: una delicia.
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 10 horas
Comentarios cerrados
VÍDEO ANÁLISIS

3.814 visualizaciones

Llevaba años esperando un juego de terror como este: Análisis de The Callisto Protocol

Del creador de DEAD SPACE nos llega THE CALLISTO PROTOCOL, una aventura de terror con altas dosis de sangre y gore para que nunca nos abandone la sensación de miedo. ¿Lo consigue? En este video análisis del survival horror más esperado del año te contamos todos sus detalles.