Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Super Mario 64

Los "universos paralelos" de Mario 64

Un speedrunner consigue realizar un truco del juego emulado en la versión comercial de consola gracias a la velocidad y la física cuántica.

Por / 8 comentarios

Kotaku se hace eco de una curiosa noticia de Super Mario 64, un título clásico que no deja de generar anécdotas a pesar de contar con 20 años de vida. En el texto se describe cómo un famoso jugador consigue replicar en la versión de consola del juego de Nintendo 64 un truco que hasta el momento se pensaba que sólo podía realizarse en las versiones de emulador.


Este truco fue descubierto el año pasado, y desde entonces se ha reproducido con la ayuda de un bot que trabajó más de trece horas en la consola. La curiosa jugada consiste en recoger una estrella en el nivel del juego Hazy Maze Cave (Cueva del Laberinto) sin saltar. De ahí que se le conozca como "El reto del botón A". Las limitaciones de esta condición autoimpuesta hacían que el desafío fuera, al menos teóricamente, imposible de realizar en una consola, ya que sin saltar, Mario no puede alcanzar la estrella en cuestión.


Pero las leyes de la física son especialmente tramposas en el mundo de los videojuegos, y lo que no logra la verticalidad, lo logra la velocidad. Mucha de hecho. Para se debe colocar a Mario en un punto concreto del mapa, atrapado bajo una puerta, que bloquea sus movimientos. Allí, el bigotudo protagonista puede acumular velocidad durante 13 horas para luego salir disparado. Si se dirige en la dirección adecuada, rebotará sobre un enemigo alcanzando la deseada estrella. Toda una una complicada operación de cálculo balístico.



La ubicación de Mario en el escenario viene determinada por un valor aproximado numérico que puede no reflejar realmente dónde está realmente. El resultado es que el fontanero puede salir del mapa y entrar en lo que Buchanan, su descubridor, llama un "universo paralelo". En ese estado el héroe de Reino Champiñón está técnicamente fuera de los límites del escenario, pero el juego sigue reconociendo su posición en el suelo del mismo. Básicamente está en un sitio al mismo tiempo que se está desplazando. Después de algún tiempo, los dos valores se sincronizan y Mario puede volver al mapa en una nueva posición. Sin duda, lo más cerca que ha estado la industria del videojuego de la física cuántica.


Dedicándole mucho tiempo a perfeccionar la jugada, Buchanan y otros jugadores encontraron una ruta a través del nivel que no era interrumpida por ningún obstáculo, usando un bot para manejar las entradas, lo hicieron funcionar en una Nintendo 64. Esto significa que un ser humano podría, teóricamente, conseguir esta complicada estrategia si le dedica el tiempo suficiente. Los jugadores y Super Mario 64 no dejan de sorprendernos, como con el descubrimiento del destino final del Rey Bob-omb. ¿Quedarán muchas curiosidades por descubrir?


Más sobre: Nintendo, Nintendo 64 y Super Mario 64.