Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Opinión

¿Más teraflops? La clave de la próxima generación estará en hacer caso a los usuarios

Sony y Microsoft están planteando sus propuestas de consolas next-gen, pero los datos técnicos no parecen tan relevantes como en otras ocasiones.

Por / 388 comentarios
Xbox Series X

Recuerdo cuando antaño los fabricantes de consolas encarnizaban una lucha a muerte por resaltar las virtudes técnicas de sus sistemas. Se esforzaban en buscar el más mínimo resquicio para destacar la CPU, RAM y demás detalles que luego, en realidad, no eran tan determinantes para garantizar el éxito en ventas. Las cosas han cambiado mucho con el paso de las generaciones, y ahora es cuando más se nota que no importan tanto todos esos números, como los servicios derivados de su correcto (e inteligente) aprovechamiento.


A este respecto, firmaría que lo más determinante va a ser el uso de los SSD, tanto en PlayStation 5 como en Xbox Series X. Ahora que el formato digital está tan asentado (e incluso los discos necesitan una potente instalación en disco), contar con una velocidad de lectura superior es crucial no sólo para disminuir las esperas, sino para que el género estrella en cuestiones tecnológicas, el de los mundos abiertos, suba a un nuevo nivel. Los desarrolladores ya han dicho que realmente habrá diferencia, hasta el punto de que es muy posible que las cargas desaparezcan por completo.


No importan tanto los números, como los servicios derivados de un correcto e inteligente aprovechamientoInmediatez, esa es la palabra. Para instalar juegos, para actualizarlos, para cargarlos, para disfrutarlos… La característica de resumir tu partida de forma prácticamente inmediata en Xbox One X (y que también estará en Series X) parece una tontería, pero marca la diferencia. Es como cuando con Nintendo Switch no apagas la consola, sino que la mantienes en espera para seguir jugando -al segundo- en cualquier momento. Los que lo habéis probado sabéis de lo que hablo, aunque es sólo un pilar de la experiencia: ese servicio al usuario en el que Microsoft, ahora mismo, considero que está llevando la batuta.


Imagen de Xbox Series X

Pensadlo bien. En la competencia no hay ninguna figura que pueda rivalizar con la positiva popularidad de Phil Spencer entre los usuarios. Ahora mismo, la mayor parte de anuncios que hace Xbox están relacionados con la atención a los usuarios, aunque sea pulsar un botón para expulsar un disco. Si Sony no va al E3, ellos salen inmediatamente diciendo que sí irán, porque hay que cumplir con los jugadores. Si los demás no se preocupan por la retrocompatibilidad, ellos primero la añaden, y luego la mejoran mediante una serie de tecnologías que ahora mismo nadie está poniendo en práctica. ¿El último paso dado? El de Smart Delivery: no pagar dos veces por un mismo juego: la enésima muestra de que los usuarios están por encima de todo.


Por si esto fuese poco, el Game Pass es un servicio en el que te podrías llegar a cuestionar si es rentable, debido a lo grande que es. Ciertamente, el escenario que está planteando Microsoft es formidable. Que luego tenga más o menos éxito dependerá de más factores (como el precio de lanzamiento de Xbox Series X, que será determinante). Sin embargo, la semilla está puesta, y está enfocada a atender a los usuarios. Menos teraflops y más servicio al fan, al jugador, al que se encuentra al otro lado confiando en una marca. No sé vosotros, pero yo veo que eso puede marcar la diferencia.


Más sobre: Opinión, PS5, Xbox Series X y PlayStation 5.