Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Guía de optimización

Days Gone llega a PC, con esta guía de optimización conseguirás que vaya bonito y fluido

El sandbox de PlayStation se estrena en Steam con nuevas opciones de configuración.

Por / 24 comentarios
Days Gone

Days Gone llega esta semana a PC, y eso ya es motivo para estar contentos: bien es sabido que PlayStation mira con mucho recelo sus producciones first-party, así que bienvenido sea el sandbox de Bend Studio en nuestras bibliotecas de Steam. Igual de importante es, por supuesto, que llegue en buen estado. En su correspondiente análisis, comentábamos qué tal está esta versión del juego. Pero si has llegado hasta aquí, lo que te interesa no es la valoración, sino el rendimiento. ¿Cómo puedes sacar el máximo provecho al juego? Pues vamos a averiguarlo, que para eso estás en una guía de optimización.


Pero antes de eso, permíteme hacer un pequeño repaso de aspectos que creo que son importantes para quienes tienen interés en comprender y apreciar lo que supone portear Days Gone desde PS4 hasta Steam. Lo primero que debes saber es que está desarrollado en una versión modificada del Unreal Engine 4, así que no deberías esperar exactamente el mismo tipo de rendimiento que el que exhiben las versiones anteriores de PC de otros juegos de PlayStation como Death Stranding (bastante bueno) u Horizon: Zero Dawn (inicialmente peor recibido que aquel). Ambos usaban el motor Decima Engine.



El rendimiento debería ser algo superior al de otros juegos de PlayStation en PC ¿Es diferente para bien o para mal? Para bien, por suerte. Ya lo comentaba en el otro artículo, pero encuentro aproximadamente un 20% más de FPS que en la aventura de Aloy, en entornos abiertos y 1080p. En 2160p, la mejora es de un 25%. Como referencia, el equipo de pruebas que se ha usado durante el análisis y redacción de este artículo —suministrado por Nvidia— lleva una RTX 3080 Founder's Edition, un i9 10900K y 64 GB de RAM. Por supuesto, no necesitas un equipo así para jugar a menos que estés persiguiendo resoluciones como 4K y 60 FPS con todos los gráficos ajustados al máximo.


Encontrarás los requisitos de sistema más abajo, pero si tienes que hacer ajustes para que el juego corra como esperas en tu equipo, te agradará saber que hay casi una veintena de parámetros con los que experimentar. Y no hablo solo de "detallitos" como el desenfoque de movimiento o la aberración cromática —que también están ahí, claro— sino también de iluminación, texturas, campo de visión. Te haces a la idea. Y por si te lo estabas preguntando, no: no hay soporte para trazado de rayos ni lo va a haber, y por ahora tampoco hay DLSS. Usuarios de la compañía de verde, toca apechugar.


Requisitos de Days Gone en PC

Days Gone para PC. Imagen: PlayStationDays Gone para PC. Imagen: PlayStation

Como puedes comprobar, los requisitos mínimos y recomendados por Bend Studio son bastante asequibles: necesitas la sobradamente popular GTX 1060 y un i7 de cuarta generación para disfrutar de las aventuras de Deacon St. John a 1080p y 30 FPS en calidades decentes, lo cual suena bastante razonable para un juego moderno de mundo abierto. Si te lo apañas bien, en un equipo como ese es posible alcanzar 60 fotogramas en el medidor, aunque para eso necesitas seguir algunos consejos de este artículo, hacer algún que otro sacrificio, y tristemente el juego no cuenta con una barra de consumo de VRAM que te oriente sobre qué cuántos recursos estás gastando.


MínimosRecomendados
SOWindows 10 (64 bit)Windows 10 (64 bit)
CPUIntel Core i5-2500K o AMD FX 6300Intel Core i7-4770K o Ryzen 5 1500X
RAM8 GB16 GB
GPUNvidia GeForce GTX 780 o AMD Radeon R9 290Nvidia GeForce GTX 1060 o AMD Radeon RX 580
Almacenamiento70 GB disponibles, SSD recomendado70 GB disponibles, SSD recomendado

Opciones de configuración

Imagen de Days Gone

Como decía más arriba, tienes unos veinte parámetros disponibles para adaptar Days Gone a tu PC, y no hay una herramienta de benchmark integrada para ayudarte a conseguirlo. De hecho, no hay una barra que mida tu consumo actual de memoria de vídeo, pero al menos sí puedes configurar el juego sobre la marcha en medio de la partida sin necesidad de pasar por el menú principal y además el menú de pausa tiene su propio medidor de fotogramas para que veas cómo impacta cada ajuste en lo que quiera que tengas de fondo en ese preciso momento. Un punto de partida bastante curioso.


Empecemos por la resolución. Hay un par de formas de manipular el recuento de píxeles de cada imagen: usando una resolución para el juego (por supuesto) y también una barra de escala de resolución. Técnicamente, si vas algo limitado es posible seleccionar una resolución inferior a la de tu monitor y darlo todo por hecho, pero eso hará que la imagen se vea algo borrosa. En lugar de eso, si quieres sacrificar píxeles hazlo bajando levemente la escala interna hasta un 80 o 90% a partir de la resolución nativa de tu monitor. Es posible disminuirla hasta el 10%, pero eso solo es recomendable si quieres hacer alguna locura muy especial: la idea es que uses una resolución aproximada a la nativa como base y la ajustes ligeramente con la barra después.


La calidad de iluminación también afecta a las sombras, el ajuste de estas últimas puede ser más bajo Por otro lado, tenemos una situación muy parecida con el tema de los FPS. Lo ideal es que uses la frecuencia de actualización de tu monitor, que habitualmente será 60 o 75 Hz para los más modestos, sin tocar el intervalo de sincronización a menos que te veas obligado a jugar a 30 FPS por limitaciones de hardware. Evita la sincronización vertical dentro de lo posible: si tienes un monitor VRR usa una solución propia para estabilizar la frecuencia, que generalmente será FreeSync o G-Sync; y sobretodo usa el limitador de fotogramas por segundo para ajustar manualmente los topes de tu tarjeta. Mi recomendación es que selecciones la opción "ilimitado" inicialmente, y que empieces a jugar observando cuántos fotogramas consigues en diferentes situaciones (diálogos, acción, mundo abierto).


La versión de PC admite mejores texturas y distancia de dibujado que la de PS4.La versión de PC admite mejores texturas y distancia de dibujado que la de PS4.

A partir de tus observaciones, decide: puedes cerrar el juego ligeramente por debajo de tu media de fotogramas —de forma que si "baila" en los 70 FPS, puedes cerrarlo a 60 para evitar esos tirones— o cambiar algunos de los parámetros que más consumen para rascar algunas imágenes más. Ahí es donde entra en juego la pestaña de gráficos del menú. Si mueves el parámetro "calidad predeterminada" adelante y atrás, verás que hay cuatro posibles opciones que alteran la calidad de iluminación, la geometría, la distancia de aparición de la vegetación, la calidad de las sombras, de las nubes y la niebla, del filtro de textura y la reproducción de textura. Son los puntos clave de ese menú, por supuesto, y con los que más deberías experimentar, especialmente porque no sabes de antemano cuánta memoria de vídeo consume cada ajuste.


Lo más sensato que puedes hacer es programar todo en alto si tu equipo cumple los requisitos, y disminuir o aumentar cosas según te lo puedas permitir. Ten en cuenta que, por ejemplo, el ajuste "calidad de la iluminación" afecta también a las sombras, pero no a la resolución de estas (para eso está "calidad de las sombras", claro). La reproducción de textura y el ajuste del paréntesis son los que mayor impacto van a tener en tu GPU, así que si tienes apenas 3 o 4 GB de VRAM disponibles, no puedes venirte arriba configurando esto. No es necesario para que el juego se vea bien, en realidad. Hay cosas como la distancia de dibujado para la vegetación que tienen un impacto relativamente considerable en tu tasa de FPS, pero en los bosques luce tan bien que merece la pena sacrificar otras cosas para darle algo de prioridad.


Y puestos a sacrificar, que no te asuste bajar la calidad de las nubes y la niebla (los vapores que en inglés llamaríamos sencillamente "fog") porque no van a condicionar mucho la calidad del juego, pero sí pueden empeorar la fluidez del juego. Con la geometría pasa algo parecido: afecta a la calidad de los modelos en la distancia, pero consume más de lo que aporta y no debería temblarte la mano a la hora de llevar ambas cosas a la calidad intermedia. Así pues, distancia, iluminación y texturas están por encima de esto en términos de fidelidad gráfica. Ten en cuenta, además, que el salto que hay de "alto" a "muy alto" es inferior que el que hay entre los ajustes más bajos, así que no vayas a por la máxima calidad en nada a menos que estés muy seguro de que te lo puedes permitir.


A máximas calidades, la iluminación se apodera de muchas escenas.A máximas calidades, la iluminación se apodera de muchas escenas.

Por supuesto, estas indicaciones son muy generales, pero Days Gone es un juego que abarca innumerables situaciones a lo largo del recorrido: espacios abiertos, espacios cerrados, bosques, hordas de monstruos, secuencias en moto. Es difícil dar con una configuración universal para cada equipo, pero diría que lo más sensato es apostar por una resolución cercana a la nativa, prescindir de la niebla cuanto quieras y conformarse con una geometría intermedia. Para la iluminación y las texturas, experimentar entre medio, alto y muy alto en función de tu presupuesto de VRAM —puedes ahorrar fácilmente un 10-20% de FPS cambiando de muy alto a alto, a 1080p y según tus componentes— aunque hay un par de observaciones pendientes que me dejo en el tintero.


La primera es el filtro anisotrópico, que tradicionalmente puedes dejar en calidades inferiores si tu resolución es muy alta, pero si juegas a 720p o 1080p es probable que quieras algo más. Te ayudará a ver mejor rejas, mallas y a veces, incluso el suelo. La segunda es la calidad de las sombras, que puedes dejar en bajo o medio sin problema. Sabiendo que la aberración cromática y el desenfoque de movimiento son más bien gustos personales (aunque el motion blur puede serte útil para enmascarar la acción si juegas a 30 FPS) solo queda pendiente el campo de visión, que puede variar de 50 a 100 grados. El mínimo queda muy claustrofóbico, como la cámara fija a la espalda de Kratos en God of War, por lo que querrás algo como 85-90 grados de visión, al menos. Ten en cuenta que el juego renderiza más píxeles cuanto más abras ese ajuste, así que si necesitas unos fotogramas más (pocos) prueba a bajarlo ligeramente.


Más sobre: Days Gone y Sony.

Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.