Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
El problema de la especulación en videojuegos: ¿qué nos lleva a pagar más por PS5 o Xbox Series X?

El problema de la especulación en videojuegos: ¿qué nos lleva a pagar más por PS5 o Xbox Series X?

Por  /  13 de enero de 2022       
82 comentarios
Recientes

Cualquiera que haya intentado comprar PS5, Xbox Series X o nuevas tarjetas gráficas se habrá encontrado con la misma situación: falta de stock, vendedores desesperados y otros compradores hartos de esta situación. Pero a este problema se le suma el de especulación, con reventas de consolas a precios astronómicos. ¿Qué nos lleva a pagar tanto sabiendo que ese no es su precio oficial?

El lanzamiento de las consolas de nueva generación ha traído consigo uno de los problemas recurrentes del mundo del coleccionismo, la especulación. Los jugadores que disfrutan comprando esas bonitas ediciones que incluyen merchandising exclusivo y cajas vistosas ya han sido víctima en multitud de ocasiones de los revendedores. Estos son en mayor o menor medida, profesionales que se dedican a hacer negocio con la compra y la reventa de estos productos.


Lo cierto es que existe un denominador común evidente entre el problema actual con la especulación en las consolas de nueva generación y las ediciones coleccionista, la escasez. Esta actúa como motor para lanzar a los consumidores a pagar mucho dinero por encima del valor original de venta del producto, presa del pánico ante la posibilidad de perder definitivamente la oportunidad de conseguir ese artículo deseado que acaba de llegar al mercado.


Aunque en ambas situaciones la escasez es un factor determinante para el problema, hay una diferencia clave: en el caso de ediciones coleccionista o series limitadas, el miedo nace ante un mercado que, tradicionalmente se ha mantenido en alza con el paso de los años y que ha servido para que los usuarios asuman que, cuanto más tarden en comprar un producto limitado, más dinero les va a costar. Esto juega en favor del especulador, junto a la idea arraigada en el consumidor de, en un futuro, tener la posibilidad de rentabilizar la inversión en caso de realizar una posible venta.


FOMO, miedo a quedarse fuera

El problema de la especulación en videojuegos: ¿qué nos lleva a pagar más por PS5 o Xbox Series X?

En el caso de las consolas de nueva generación, la ansiedad generada tras la imposibilidad de poder hacernos con una de ellas no tiene que ver con el miedo a perder para siempre la oportunidad de comprarlas al precio al que las estamos viendo en el mercado, cualquier comprador es consciente de que, en estos casos, el tiempo juega a favor del consumidor y no al contrario, entonces ¿es una cuestión de paciencia? La respuesta tiene que ver con un fenómeno conocido como síndrome FOMO, de sus siglas en inglés "fear of missing out", el temor a perderse algo.


Hace más de una década, Hephzibah Anderson ya hablaba del FOMO en The Guardian como un sentimiento que comienza con una punzada de envidia, seguido por la ansiedad y una sensación de impotencia, para finalmente desaparecer, dejando una profunda irritación. Aunque el término se acuñó en base a las nuevas tecnologías, el sentimiento no es nuevo. Nuestra cultura nos sugiere la idea de que es posible tenerlo todo, mientras vemos cómo los demás se hacen con aquellos productos que tanto nos gustaría tener, asisten a esas fiestas geniales o realizan unos estupendos viajes. La reacción ante la imposibilidad de vivir esas experiencias o poseer esos objetos se magnifica cuando la exposición se vuelve masiva gracias a la ventana que suponen las redes sociales.


La ansiedad y las compras nerviosas

Foto: Laurieofindy, vía FlickrFoto: Laurieofindy, vía Flickr

Esto sirve para agravar la situación porque muchos de aquellos a los que seguimos están disfrutando de su nueva videoconsola mientras nosotros no podemos hacernos con una en las tiendas. Es en este momento donde la ansiedad toma el control y esto da lugar a las llamadas "compras nerviosas". Esto es algo que desgraciadamente, todos hemos vivido durante la crisis sanitaria global. La BBC analizó en uno de sus artículos cómo afectaron las compras por pánico a los consumidores durante la pandemia. La justificación ante un problema grave conllevaba una respuesta dramática, aunque tuviese que ver con situaciones mundanas.


La ansiedad toma el control y esto da lugar a las llamadas compras nerviosasSteven Taylor, profesor y psicólogo clínico de la Universidad de Columbia Británica explicaba que cuando un producto multiplica su precio, se le empieza a ver como un producto escaso, lo que puede generar ansiedad. David Savage, profesor asociado de Comportamiento y Microeconomía en la Universidad de Newcastle en Australia, alude a este miedo a perderse algo como raíz de muchas de las compras por pánico, explicando que si nos damos cuenta más tarde de que necesitábamos un objeto que no compramos cuando tuvimos la oportunidad, nos sentiremos mal. La mentalidad de rebaño también juega un papel en este comportamiento, consiguiendo que más personas se vean arrastradas por las compras por pánico. Aunque este fenómeno suele darse de forma muy evidente en las crisis y con productos de primera necesidad, llegando a producirse los temidos desabastecimientos en supermercados y farmacias, es un fenómeno que hemos visto aplicado a productos de ocio o incluso a chocolatinas.


Tenemos muy reciente el caso de Nestlé Jungly, una tableta de chocolate que dejó de fabricarse en 2016 por falta de acogida y que su vuelta supuso un auténtico fenómeno viral que se fraguó en redes sociales y consiguiendo que los consumidores arrasaran con todas las tabletas que encontraban a la venta, llevando a muchos establecimientos a limitar las compras de tabletas por persona y a la propia Nestlé a realizar varios comunicados en Twitter sobre la situación vivida.


La nueva generación de consolas desata la especulación

El problema de la especulación en videojuegos: ¿qué nos lleva a pagar más por PS5 o Xbox Series X?

La llegada de la nueva generación de consolas se ha presentado como la tormenta perfecta para la proliferación de especuladores que se aprovechan de las compras por pánico y el FOMO para añadir un sobrecoste que, en muchas ocasiones llegan a duplicar el precio recomendado por el fabricante. Es evidente que el principal problema nace de la propia incapacidad de los fabricantes para suplir la demanda, incluso teniendo en cuenta la especulación y las compras por pánico, esto es debido a la ya conocida escasez de componentes, más concretamente de semiconductores, que ha estado ahogando a la industria y con el que todavía vamos a tener que convivir durante al menos un año.


Sin embargo, mientras las compañías intentan buscar soluciones para paliar la situación y satisfacer la demanda, los especuladores se vuelven más activos que nunca en un mercado de alta demanda donde el FOMO y las compras por pánico pueden llevar a los consumidores a pagar precios astronómicos para tener una consola. Dependiendo del nivel de profesionalización de los revendedores, estos pueden funcionar con bots que impiden cualquier posibilidad de compra a los consumidores a través de programas de compras automáticas.


Estos son conocidos en Estados Unidos como los "bots Grinch" en referencia al personaje de ficción que llegaba para arruinar la Navidad. Durante años se ha planteado un proyecto de ley para frenar estas compras masivas de productos con la intención de especular con ellos y la situación tras la pandemia ha llevado a que varios políticos estadounidenses hayan buscado revivirlo. Este proyecto ha contado con el apoyo de la Federación de Consumidores de América y la Liga Nacional de Consumidores, aunque para llevarlo a cabo, necesitan del esfuerzo de las tiendas.


¿Cómo frenan las tiendas a los especuladores?

Foto: Alcoholikaust, vía Twitter.Foto: Alcoholikaust, vía Twitter.

Es habitual que las tiendas de videojuegos luchen activamente contra la especulación. Parte del interés de las tiendas a la hora de vender una consola de nueva generación es el de fidelizar a un nuevo cliente, alguien que comienza sus andanzas con la compra en esa tienda y en el futuro o incluso, junto a la consola, comprará otros productos. Al contrario, el especulador tan sólo busca llevarse el producto escaso y nada más, para posteriormente hacer negocio con él, mientras que los clientes de la tienda sienten frustración ante la imposibilidad de conseguir el producto en su tienda de confianza.


Aceptar las condiciones de los revendedores es un problema de gestión emocionalSobre esto, en 3DJuegos charlamos con la popular tienda online xtralife acerca de los problemas de la especulación y cómo los combatían, empleando distintas herramientas como listas de espera con asignación aleatoria, además de tomar medidas para detectar las inscripciones fraudulentas o el uso de bots. Hace poco también conocimos que algunas tiendas de Japón habían llegado a marcar las cajas con el nombre del comprador y la fecha de adquisición, además de deshacerse de las cajas del mando que se incluye dentro de la caja de PS5. Desde luego, este no es un problema que afecte únicamente a las consolas de nueva generación, cualquier producto escaso es susceptible de sufrir burbujas especulativas. En los videojuegos y más allá de los productos intencionalmente limitados, también lo estamos viviendo con las tarjetas gráficas, que sufren la misma escasez de componentes para su fabricación, con el problema añadido del auge de las criptomonedas y la altísima demanda de estas para el proceso de minería.


Pero, en definitiva, la última palabra la tenemos los consumidores, cómo afrontamos la escasez y la falta de ese producto que nos interesa. La gestión emocional ante la imposibilidad de la compra y cómo mantenemos a raya al FOMO. ¿Estaríamos dispuestos a pagar varias veces el precio de una consola de nueva generación si las estanterías estuviesen repletas de estas? Si la respuesta es no, aceptar las condiciones de los revendedores es un problema de gestión emocional y no de oferta y demanda.


Comentarios (82)
Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.