Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

Por  /  31 de marzo de 2022       

Final Fantasy VI fue uno de los JRPG más especiales de la saga, un auténtico clásico que ahora recuperamos con su versión remasterizada Pixel Remaster. ¿Cómo se juega a un título de 1994 en la actualidad? Aquí lo que me ha sorprendido comprobar lo bien que resiste el paso del tiempo.

Jugué a Final Fantasy VI hace ya demasiado tiempo. El título desarrollado por la aún no fusionada Squaresoft fue estrenado originalmente en Super Nintendo allá por el año 1994 en territorio japonés y americano. Desde entonces, ha recorrido varias plataformas, incluyendo PlayStation, Game Boy Advance, móviles… No es para menos, y es que aunque la fama de FFVII es elevada, este capítulo merece una atención especial, al estar aún en el corazón de multitud de jugadores. También en el mío.


Con FFVI Pixel Remaster lo he redescubierto, y no me podía imaginar lo mucho que podría disfrutar de este momento. A pesar de los 28 años transcurridos desde su estreno inicial, el RPG dirigido por Hironobu Sakaguchi consigue demostrarme por qué es una auténtica obra maestra del género. Su historia es una montaña rusa de sensaciones, los personajes son memorables, el mundo a explorar es variadísimo, el sistema de combate funciona a la perfección, la música es maravillosa… Si algún día Square Enix se digna a hacer un remake, lo tendrá difícil para estar a la altura. Mucho. Por el momento, lo que tenemos es una remasterización para PC y móviles. No es que sea el no va más. Desde luego, no va acorde al pedazo videojuego que se marcaron los japoneses. Aun así, a mí me ha resultado suficiente para disfrutarlo en la actualidad. Los gráficos pixelados se han optimizado en cuestión de definición, la banda sonora ha sido renovada por completo, se ha mejorado la interfaz, hay nuevas opciones y por supuesto se han añadido algunos extras de interés. Si eres de la vieja escuela, un amante de los JRPG o simplemente un curioso que quiere comprender más sobre un clásico de la historia de los videojuegos, acompáñame, que esto te interesa.



FFVI y el renacer de la magia


Un buen juego de rol te atrapa por su jugabilidad, pero te mantiene enganchado con su trama. Final Fantasy VI es uno de esos videojuegos, y perplejo me he quedado. Lo digo porque incluso hoy en día salen exponentes del género rolero que no le llegan ni a la suela de los zapatos. Es extraordinario lo que propusieron Hironobu Sakaguchi y Yoshinori Kitase allá por el año 1994. A pesar de las limitaciones de trabajar en 2D durante la etapa de los 16 bits, la construcción del universo, los personajes y las tramas son absolutamente geniales. Tiene drama, tiene humor… lo tiene todo.


La transición de una situación a otra es vertiginosa, en una aventura que narra la desaparición de la magia en favor de las máquinas. Todo hasta que una chica aparece: un rayo de esperanza. La lucha de Terra y un grupo de rebeldes contra Kefka y el imperio es una de las mejores cosas que nos ha dado la saga Final Fantasy. A pesar de sus 40 horazas, y que tiene bastantes diálogos, nunca se hace pesado. Es más, prestas atención a cada línea de guion, e incluso a lo que tienen que decirte los NPC en los poblados (que ya son palabras mayores).


Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

Estoy fascinado. No recordaba que fuese tan sumamente bueno. La cantidad de personajes que aparecen es sorprendente, y no siempre estás manejando al personaje principal, sino que hay ramificaciones que te hacen ver la historia desde otros ángulos. Adicionalmente, la música aparece para dar fuerza a momentos claves, dando ese punto de emoción a los sprites y las escasas pero divertidas animaciones que existen. Los temas se han orquestado para la ocasión y muestran las inspiradísimas composiciones de un Nobuo Uematsu en su mejor estado de forma. Simplemente sensacional.


La construcción del universo, los personajes y las tramas son absolutamente genialesAún recuerdo que uno de los momentos que más disfrutaba era cuando insertabas el juego y presenciabas la pantalla de intro, con un paisaje nevado en Modo 7 en que avanzaban las unidades armadas Magitek. Esto sigue aquí, pero hay un detalle que ha desaparecido y que ha sido motivo de crítica por parte de todo el mundo: ¡Square Enix se ha olvidado de mostrar los créditos! Esta secuencia era icónica porque aparecían los nombres de los desarrolladores mientras sonaba el espléndido tema principal del juego, así que aquí va un fuerte tirón de orejas a la compañía por esta extraña decisión.


Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

Quitando este detalle, la realidad es que esta versión del juego (Pixel Remaster) me ha parecido una buena opción para rememorar este clásico en la actualidad. El juego permite acelerar el ritmo de los combates, tiene opción de guardado rápido y llega con una buena traducción al español en todos los textos. Por supuesto, me hubiese gustado algo más ambicioso, como por ejemplo recibir un remake gráfico con la esencia de Octopath Traveler o Triangle Strategy. Eso hubiese sido maravilloso. No obstante, no es menos cierto que el aspecto visual original es de lo más carismático, aunque eso sí, le falta la sincronización vertical, aspecto que no me explico como no ha sido incluido.


Metiéndonos de lleno en la jugabilidad, decir que Final Fantasy VI se comporta maravillosamente bien a pesar del paso del tiempo. Los combates, apoyados por el sistema Active Time Battle, siguen un esquema tradicional por turnos, pero apoyados por una barra de tiempo que te apremia a tomar decisiones para adelantarte a las acciones de los enemigos. Esto otorga al conjunto una cierta tensión, lo cual también hace que la dificultad se dispare en determinadas situaciones, como los jefes finales.


Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

La progresión es igualmente grandiosa. Las subidas de nivel están bien ajustadas, así como la presencia de encuentros aleatorios. Hay otros juegos en que es necesario grindear en exceso, pero FFVI sabe dártelo todo en su justa medida. Esta es una de las razones por las que no se me ha hecho pesado. Para ser un juego con tantos años, su fórmula es exquisita. Esto viene apoyado por el hecho de que cada uno de los personajes que se va uniendo al grupo (son numerosos) posee acciones y habilidades únicas. Por ejemplo, hay personajes que para activar sus técnicas hay que seguir comandos que aparecen en pantalla, al estilo "quick time event".


El otro pilar que hace tan satisfactorio el juego está en el equipamiento. Obtener guiles para comprar cascos, armaduras, armas y demás es un proceso muy adictivo, y que además tiene un impacto brutal en nuestro avance. Pienso que los RPG actuales tienden a perderse en árboles de habilidades agobiantes y un inventario demasiado abultado. FF6 era mucho más comedido a este respecto, con lo justo y necesario para resultar profundo, pero nada cargante.


Jugar Final Fantasy VI en 2022 me ha recordado por qué me gustan tanto los JRPG

Fue un juegazo en su lanzamiento, lo sigue siendo ahora, y probablemente lo seguirá siendoLa exploración no se queda atrás. El mapa del mundo en modo 7 es una de esas cosas que mejor recordarán los que lo jugaron en su momento. Era muy extenso, con un montón de localizaciones a visitar, incluyendo poblados y cuevas repletas de monstruos. Me he sorprendido al comprobar que recorrer el juego sigue siendo toda una experiencia, en particular por el hecho de que hay momentos en que no sabes donde ir, y echas de menos ese indicador de próximo objetivo que hoy en día tienen casi todos los juegos. Pero esto era así, y lo he disfrutado, muy a pesar de que hubo algún momento en que me quedé atascado, no recordaba cómo avanzar, y tocó tirar de guía. Como en los viejos tiempos, pero esta vez con Internet.


Así que no hace falta que insista más ante algo que es evidente: Final Fantasy VI fue un juegazo en su lanzamiento, lo sigue siendo ahora, y probablemente lo seguirá siendo durante mucho tiempo. Las temáticas profundas y complejas que se abordan marcaron un punto y aparte en la saga, haciendo de esta entrega una de las más queridas, también por todo lo que se refiere a su jugabilidad y valores de producción. Esta es una buena ocasión para rejugarlo o descubrirlo por vez primera, especialmente si eres un jugador clásico… o que simplemente sabe apreciar los buenos videojuegos, da igual el tiempo que tengan.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.

Relacionados con este artículo
Final Fantasy VI
Final Fantasy VIPC  PS3  Wii  Android  iOS  PS1
Ver todos (1)