Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Decir no a Amazon por aburridos o a DOOM por violentos: 3 oportunidades millonarias que dejó pasar Sierra

Decir no a Amazon por aburridos o a DOOM por violentos: 3 oportunidades millonarias que dejó pasar Sierra

Por  /  1 de mayo de 2022       

Ken Williams fue uno de los grandes nombres del desarrollo de videojuegos entre los años ochenta y noventa. Puede que a las nuevas generaciones no os suene el nombre, pero en aquella época simbolizaba, mejor que nadie, el poder de la industria del videojuego. Sin embargo, pese a su merecida fama, Williams no era perfecto.

De ser un humilde programador de los suburbios de Los Ángeles, el ahora activo Ken Williams consiguió, gracias a la inestimable ayuda de su esposa Roberta que protagonizó un homenaje fantástico en The Last of Us, convertirse en uno de los grandes referentes del emergente mercado de la tecnología. Lo hizo, naturalmente, con su estudio Sierra Online o Sierra Entertainment, además de gracias a un extraordinario equipo humano que reunió a su alrededor. El sello Sierra era tan poderoso, que llegó un momento en que no eras nadie en la industria si no estabas en la órbita de Ken Williams. Nadie simbolizaba mejor el american dream.


Los logros del matrimonio Williams han quedado ya para la historia. Idearon el concepto de aventura gráfica, estuvieron constantemente en la vanguardia de los avances gráficos, revolucionaron el mercado del videojuego para PC, fueron pioneros en el uso de Internet y del CD como medio físico, y capitanearon, antes que nadie, un estudio heterogéneo en el que todo el mundo tenía cabida sin distinción. Pero Ken Williams, además de un excelente programador, también demostró ser un capaz hombre de negocios. Uno, además, con un extraordinario ojo para el talento. Famosas son las anécdotas de Williams paseándose por eventos de aficionados buscando títulos que adquirir para poder distribuir bajo el sello de su empresa. El desarrollador encontraba talento incluso en los lugares más insospechados. El creador de la mítica serie Police Quest, por ejemplo, el oficial de policía retirado Jim Walls, era en realidad el marido de su estilista.



Algunos de los más grandes nombres de la industria empezaron su andadura bajo la dirección de Ken Williams. Es el caso, por ejemplo, de Richard Garriott, quien publicó la segunda parte de su saga Ultima, a principios de los ochenta, bajo el sello Sierra. Jane Jensen, autora de la saga Gabriel Knight, también inició su andadura bajo la dirección de los Williams. Sagas como NASCAR Racing, Caesar o Leisure Suit Larry vivieron sus años de esplendor con el sello de Sierra Entertainment. Y en un momento en el que nadie confiaba en un First Person Shooter inmersivo como Half-Life, fue Williams quien brindó la primera oportunidad a la recién fundada Valve. El primer Half-Life, así como los primeros títulos del estudio de Gabe Newell, fueron publicados por Sierra.


Decir no a Amazon por aburridos o a DOOM por violentos: 3 oportunidades millonarias que dejó pasar Sierra

Sin embargo, pese a una carrera plagada de éxitos, Williams también tuvo sus fallos. Algunos de lo más sonados, los cuales, en sus propias palabras, supusieron perder "una oportunidad muy grande". Uno de los más significativos, por ejemplo, fue cuando en 1998 un joven Jeff Bezos le propuso colaborar con él en el desarrollo de su plataforma Amazon, la cual entonces era una modesta tienda online de libros. Hoy, Bezos es uno de los hombres más ricos del mundo y Amazon, no hace falta decirlo, uno de los negocios más rentables de la historia. Sin embargo, Williams desdeñó el proyecto en su momento por parecerle algo aburrido.


Williams estuvo a punto de sacar adelante unproyecto junto a John TravoltaOtro proyecto que Williams estuvo a punto de sacar adelante fue uno junto a John Travolta. Fue a mediados de los ochenta, en el cenit de su popularidad, cuando Williams tuvo la idea de lanzar alguna clase de videojuego de ejercicio, a imagen y semejanza de los videos de aerobic de Jane Fonda, pero protagonizado por la estrella de Fiebre del Sábado Noche. El programa, además de ofrecer series de ejercicios predefinidas, monitorizaría la actividad del jugador, dándole consejos e informando de sus progresos. Todo esto, evidentemente, con décadas de ventaja a otros productos como WiiFit o Ring Fit Adventure. Pero, por desgracia, el proyecto nunca salió adelante, por discrepancias entre Sierra y el agente de Travolta.


Decir no a Amazon por aburridos o a DOOM por violentos: 3 oportunidades millonarias que dejó pasar Sierra

Pero de todas estas oportunidades perdidas, ninguna me fascina tanto como la protagonizada por id Software. En algún momento de principios de los noventa, Williams concertó una reunión con los componentes del estudio que, unos años más tarde, harían historia con las sagas Doom y Quake. En su constante búsqueda de talento, al líder de Sierra Entertainment le llamaron la atención las diferentes entregas de Commander Keen, la serie de plataformeros con los que id Software se estrenó en la industria. En esa reunión, en la que John Romero aprovechó para mostrarle el primer prototipo de Wolfenstein 3D, Williams fue directo: les ofreció dos millones y medio en acciones de su empresa a cambio de unirse a su familia. En palabras del propio Romero, en id estaban encantados con la oferta, pero decidieron pedir cien mil dólares en metálico por adelantado, a lo que "Ken se lo pensó un segundo y entonces dijo ‘no, gracias, pero buena suerte con todo’".


Si Williams hubiera accedido a esa condición, la historia del videojuego habría sido muy diferenteSi Williams hubiera accedido a esa condición, la historia del videojuego habría sido muy diferente. El apogeo de los FPS a principios de los noventa hubiera tenido el sello de Sierra. El porvenir de Carmack y Romero, quizá, habría sido otro muy distinto. En cualquier caso, Williams dejó pasar una oportunidad única, la cual intentó enmendar años más tarde cuando apoyó a Valve y su ópera prima Half-Life. En entrevistas, Romero se ha mostrado crítico ante la decisión de Williams. Al fin y al cabo, es innegable, cien mil dólares no era más que calderilla para un hombre de negocios de éxito como él. Pero en sus memorias Williams explica que sus razones iban más allá del dinero. Argumenta que hubiera sido un problema, desde el punto de vista de la contabilidad de la empresa, explicar aquella transacción. Williams, además, aunque impresionado por la tecnología, aborrecía la violencia en los videojuegos. Y por si fuera poco, el carácter histriónico de aquellos veinteañeros, que se presentaron al restaurante de lujo al que les había invitado en camiseta y tejanos, no causó demasiada buena impresión al líder de Sierra. En todo caso, tanto Romero como Williams conservaron una cordial relación a partir de entonces.


Decir no a Amazon por aburridos o a DOOM por violentos: 3 oportunidades millonarias que dejó pasar Sierra

Con esta columna no pretendo criticar a Ken Williams. Todo lo contrario. Mi admiración hacia su figura no ha cambiado ni un ápice. Como mucho, lo único que he querido demostrar es que Williams es humano. Y que como todos, también se ha equivocado en algún momento. Aunque, en mi opinión, todos sus logros y triunfos compensan, y de sobra, sus posibles fallos. A día de hoy, el matrimonio Williams, ya retirado desde hace años, disfruta de la vida viajando por todo el mundo con su barco. Pero por fortuna, Ken todavía encuentra momentos para contar todas estas historias, las cuales, no hace mucho, ha recopilado en sus memorias.



Una lectura:

  • Not All Fairy Tales Have Happy Endings: The rise and fall of Sierra On-Line
  • El legendario Ken Williams cuenta de primera mano el nacimiento, auge y posterior caída de Sierra On-Line, uno de los estudios de videojuegos más icónicos, autores entre otras de sagas como King's Quest o Gabriel Knights.
  • Comprar el libro.

Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.