Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Análisis de Nintendo Switch

Análisis de Nintendo Switch

Por  /  3 de marzo de 2017       
429 comentarios
Recientes

Ha llegado el día. Hoy se estrena Nintendo Switch, un híbrido entre consola portátil y sobremesa con la que la Gran N pretende innovar en el mercado del hardware, pero con la que también pretende seguir creando videojuegos de calidad. Tras pasar ya varias semanas con la consola, es hora de ofreceros sensaciones finales y una valoración. Pero aquí va un adelanto: resulta prometedora.


Nintendo Switch existe antes de que se conociera por dicho nombre. Nintendo reunió a trabajadores especializados en todos los campos, tanto de diseño de sobremesa como portátil, y trató de concentrar ideas en torno a un proyecto común. Surgieron ideas que se han ido representando a través de las múltiples patentes que fuimos conociendo. Algunas nos despistaron. Otras daban pistas bastante certeras sobre lo que íbamos a recibir.


La consola al final es fruto de haber entendido el mundo actual (con la portabilidad por bandera), pero sin olvidar la tradición de Nintendo en el mundo del entretenimiento, ni tampoco menospreciar lo que consiguió Wii para abrir mercado. Los máximos responsables de Nintendo Switch, los trabajadores Yoshiaki Koizumi y Shinya Takahashi, lo explican como si fuera el resultado de un largo viaje. Una combinación entre pasado, presente y futuro.


Por eso, hoy también es justo recordar el trabajo de Satoru Iwata, que ya venía preparando el terreno para orientar Nintendo hacia un terreno más móvil (tanto del lado de los smartphones como de esta propia consola). Ese movimiento hacia la portabilidad, hacia adaptarse a nuestra forma de vida, es en buena parte obra suya. Con ello, la Gran N vuelve a navegar desmarcándose, sin buscar la competencia directa, haciendo de la diferencia una nueva estrategia para triunfar en el mercado. Hoy, día 3 de marzo de 2017, se abre una gran nueva aventura para los de Kioto.



Ficha técnicaLo esencial


Análisis de Nintendo Switch
Pantallatáctil capacitiva de 6,2 pulgadas (720p)
ProcesadorTegra NVIDIA
Peso297 gramos (solo tablet) / 398 gramos (con los Joy-Con)
Precioentre 320 y 330 euros, dependiendo de la tienda
Bateríaduración de 3 horas aprox. (capacidad de 4310 mAh)
Incluyedock, consola, dos Joy-Con, dos correas, un grip, cable HDMI, adaptador de corriente y folleto con información importante.



DiseñoElegancia portátil


Análisis de Nintendo Switch

Ya son varias las reacciones que hemos visto en la redacción con Nintendo Switch, y hay una que es bastante común: coincidir en que es más pequeña de lo que parece en un principio. A pesar de tratarse de un concepto de consola portátil más voluminosa de lo habitual, la solución de diseño es ejemplar, hasta el punto de que, sacando los Joy-Con, la tablet es relativamente fácil de transportar.


Análisis de Nintendo Switch

Por eso, el aspecto fundamental de Nintendo Switch es su excelente diseño, cómo han metido tanto en tan pequeño espacio, y cómo han aprovechado hasta el último milímetro. Los Joy-Con son clave para entender su portabilidad, porque se pueden acoplar y desacoplar, funcionando si queremos como si fuesen dos mandos individuales. Suponen las piezas más caras del conjunto, debido a todo lo que incluyen, que es bastante sorprendente (giroscopios, acelerómetros, motores de vibración…). Habrá que ver con el tiempo si se puede sacar partido a la vibración HD, pero ya es un detalle positivo que gracias a estos controladores Nintendo Switch se convierta en una de las pocas máquinas que de lanzamiento ofrecen dos controladores.


Esto entronca con la intención de Nintendo de crear una máquina pensada para el jugador intensivo que juega en todas partes, que no detiene su partida vaya donde vaya. Pero también de recuperar el juego en local. Por eso, la solución de diseño no es sólo por cuestiones de hardware, sino parte de la filosofía de la consola, que se nota centrada en el usuario tradicional (Zelda: Breath of the Wild), pero sin renunciar a abrir el espectro (1-2-Switch), o a experimentar con los indies (Snipperclips).



CalidadUna consola con personalidad


Análisis de Nintendo Switch

Nintendo Switch no es la consola con el acabado más "premium" que hayamos conocido, pero sí una que destaca ampliamente sobre otras máquinas diseñadas por la Gran N. Los materiales de construcción son buenos, y es lo primero de lo que te das cuenta al poco de sacarla de la caja. Pero el momento más mágico de todos llega cuando unes los Joy-Con a la tableta, sientes lo bien que funcionan los raíles de sujeción y escuchas finalmente un "clic" como punto final que dota de personalidad a la máquina.


Análisis de Nintendo Switch

Por eso, no sólo se trata de calidad, sino de contar con espíritu propio. Lo debe a su elegancia, pero también a la apuesta por los detalles. Los Joy-Con azules y rojos se vuelven de tono fluorescente con poca iluminación. La pata de soporte trasera está diseñada para soltarse si la forzamos, o si se hace un mal uso, pudiéndose colocar de nuevo sin problemas. Los botones "-" y "+" de los Joy-Con no sólo hacen las funciones de los clásicos "Select" y "Start", sino que ayudan a distinguir los mandos. Es una máquina genuina y que innova apostando por la calidad, pero también por los pequeños detalles.


Su peso es el suficiente como para ofrecerte grandes sensaciones sobre su construcción, pero sin resultar molesta cuando la sujetas durante horas entre tus manos. Sólo se le puede achacar que la tablet, por su parte trasera, tiende a recoger marcas tras su uso, así como la pantalla. Pero es un detalle tan menor que no desmerece el resultado global. Por eso, la relación calidad-precio es bastante aceptable. ¿Podría haberse ajustado más? Probablemente, pero dados los componentes y que todo lo que necesitas está incluido en la caja, lo justo es decir que Nintendo ha hilado muy fino.



Imagen y sonidoBrillante y vibrante



La pantalla de Nintendo Switch es nuestro contacto directo con la experiencia de juego. Como tal supone un ingrediente crucial para el éxito de la máquina. Es de tipo IPS, con un excelente ángulo de visión, así como un buen manejo del contraste y el color. Es preciso detenerse en esto último, porque la gestión de estos parámetros intuimos que son manipulados conscientemente por Nintendo para que los videojuegos se muestren en todo su esplendor. Muchas veces se ven mejor que en el propio televisor. A esto contribuye la excelente proporción entre pixels, resolución y pulgadas, lo cual aporta una excelente definición.


Análisis de Nintendo Switch

Resiste razonablemente bien los reflejos, sobre todo en entornos cerrados, como un piso, el metro, el tren o incluso el autobús. Todo depende de la situación. A mayor luminosidad, más probabilidades de no ver bien la pantalla. La razón está en que Nintendo Switch tiene una capacidad de retroiluminación elevada, pero no lo suficiente como para ofrecer un juego confortable en ciertas situaciones al aire libre. Además, la pantalla posee un efecto espejo que puede resultar molesto. Por supuesto, es algo con lo que contábamos de antemano, y hay que irse a pantallas de gama alta para obtener resultados más ambiciosos.


En cualquier caso, las sensaciones son mayormente positivas, especialmente en ambientes cerrados (con poca luz se puede bajar el brillo al mínimo), pero también en la mayor parte de situaciones. Mencionar además que la pantalla es multitáctil de diez puntos capacitiva, a la orden del día, y con una respuesta magnífica que podría dar mucho juego de cara a las experiencias jugables que están por llegar. Sorprendentes los altavoces integrados, que alcanzan un muy alto volumen cuando se encuentran al máximo. El sonido con auriculares es también magnífico, aunque hemos echado de menos conectarlos por bluetooth.



VersatilidadAdaptada a tu ritmo


Análisis de Nintendo Switch

Cuando quieras, donde quieras y como quieras. Este es eslogan de Nintendo para esta máquina, y se representa por tres formas de jugar: modo televisor, modo sobremesa y modo portátil. La gran baza de Nintendo Switch es adaptarse a un ritmo de vida en que todo lucha por nuestro tiempo libre. Así, la Gran N quiere que no tengamos impedimentos para jugar, que podamos hacerlo en una gran variedad de circunstancias. Los japoneses quieren que este factor se convierta en pieza potencial para la adquisición del producto. Lo cierto es que la versatilidad es sorprendente. Hemos jugado de todos los modos posibles, obteniendo resultados satisfactorios en todos los casos.


Análisis de Nintendo Switch

En modo televisor lo más aconsejable es hacer uso del soporte de mandos Joy-Con, que supone una de las soluciones más confortables del conjunto. La consola está hecha para que no tengas que comprar ningún controlador adicional. Sin embargo, el Switch Pro Controller (se vende por separado) hay que reconocer que está un peldaño por encima en cuanto a comodidad y precisión. Es la mejor opción con relativa diferencia. De hecho, es uno de los mejores controladores que hemos probado hasta la fecha. Tiene calidad de fabricación, se adapta como un guante y los botones tienen una respuesta perfecta.


En modo portátil puedes jugar horas y horas son que te des cuenta. A pesar de la aparente falta de ergonomía (es completamente plana), resulta muy agradable jugar en esta posición, que probablemente será la más frecuente. Mención al tacto tan agradable de los sticks y de los botones, así como su alta fiabilidad. En modo sobremesa, con la tablet apoyada sobre su pata trasera, los resultados son sorprendentemente positivos, incluso jugando a Breath of the Wild. Puedes sujetar cada Joy-Con en una mano y jugar perfectamente. El grado de comodidad no es tan elevado como con el soporte central, pero queda por encima de nuestras expectativas. Eso sí, la "cruceta" no termina de convencernos, resultando poco ergonómica.



El DockMás que una caja


Análisis de Nintendo Switch

Se especuló con que el dock de Nintendo Switch pudiera ser una unidad de procesado. No es así. Es simplemente un soporte para cargar la consola, aunque tiene algunas particularidades importantes. La primera y fundamental es que sirve para enviar la señal a la pantalla del televisor, con lo cual resulta fundamental. La otra, y no menos importante, es que dispone de conexiones USB que pueden usarse para múltiples propósitos. Viene bien, por ejemplo, para cargar el Switch Pro Controller, pero en el futuro se dice que podría albergar la función de admitir discos duros externos. Lo que no nos gusta tanto es que no tenga conexión ethernet, aunque se puede usar un adaptador LAN. En cualquier caso, capta redes Wi-Fi de 5Ghz, lo cual nos ha proporcionado un más que correcto funcionamiento.


Análisis de Nintendo Switch

Hay que mencionar que Nintendo Switch de serie viene con 32 gigas de memoria, aunque de esa cantidad sólo hay 25,9 gigas efectivos (el resto lo usa el sistema operativo). Conviene también recordar que se puede incrementar esta cantidad con tarjetas Micro-SD hasta una capacidad de 2TB. Más en particular, adelantamos que Nintendo recomienda las del tipo USH-I en adelante.


Pero volvamos al dock. A pesar de una pieza de plástico bastante simple, su diseño está cuidado y queda elegante como soporte. Dispone de un acabado rugoso y logos tanto en su parte frontal y trasera. Muestra de que se ha cuidado al detalle es que tiene un compartimento por donde se meten los cables y que, una vez cerrado, los deja completamente ocultos. Aparte, si por algún motivo tienes que transportarlo, no pesa nada, y tampoco da sensación de fragilidad o que vaya a romperse fácilmente.



RendimientoPotencia, autonomía y fiabilidad


Análisis de Nintendo Switch

Puede que nos encontramos ante la portátil de videojuegos más potente fabricada hasta la fecha. Llevar un videojuego como Zelda: Breath of the Wild a todas partes supone una sensación difícil de describir. Se cree que la máquina monta un Tegra X1 basado en tecnología Maxwell, lo cual supondría una ruptura con respecto a lo empleado en otras consolas de Nintendo. La mayor parte de videojuegos en Nintendo Switch deberían correr de forma nativa a 720p sin problemas, siendo la situación ideal para que luego puedan ser reecalados sin grandes pérdidas de calidad a 1080p en el televisor una vez colocada la consola en el dock.


Análisis de Nintendo Switch

El funcionamiento de Switch es curioso. La CPU siempre mantiene una velocidad estable, pero la GPU fluctúa, incrementando el procesado cuando está en el dock. En modo portátil, la consola tiene la capacidad de disminuir su velocidad, a fin de incrementar la duración de la batería (los desarrolladores pueden jugar con esta posibilidad a libre albedrío). En cualquiera de los casos, el mayor triunfo de la máquina es no calentarse apenas, ni tampoco provocar ruido por su -en apariencia- optimizado sistema de ventilación. Además, hay un detalle significativo, y es que los Joy-Con actúan como "cortafuegos", de forma que el calor no llega hasta nuestras manos. La solución de diseño es muy eficiente.


Con la batería también hay buenas noticias. La batería dura tres horas aproximadamente, aunque Nintendo asegura que con juegos menos exigentes que Zelda la cifra puede irse una, dos o tres horas por encima. Esto por no contar el uso de baterías externas, que funcionan conectadas a la entrada USB-C y que en nuestro caso alargan considerablemente la autonomía. Por supuesto, todo depende del brillo, del Wi-Fi, del volumen… pero en líneas generales es una máquina cuyos 4310 mAh de batería dan mucho juego.



Sistema operativoLa evolución necesaria


Análisis de Nintendo Switch

Comparado con el lento sistema operativo de Wii U, escaso además en posibilidades, lo que se ha hecho en Nintendo Switch supone el gran salto que necesitaba la marca. Sorprende lo rápido que entramos en la consola desde el primer inicio y, sobre todo, que rara vez la apagaremos completamente. Lo más habitual es dejarla en modo reposo, algo que se consigue dando un toque al botón de encendido. Volver al sistema es tan fácil como volver a presionarlo. Si la consola está en el dock, también podemos hacerlo desde los Joy-Con o el Switch Pro-Controller.


Análisis de Nintendo Switch

Destaca que podamos sacar capturas estáticas de pantalla con un botón dedicado a ello, lo cual resultará ideal para compartirlas en redes sociales. Hay un botón HOME para ir y volver al menú de inicio, el cual es básicamente una evolución de lo visto en Nintendo 3DS, aunque con algunas opciones típicas de los sistemas Android, lo cual es muy buena noticia. Remarcable un apartado con consejos e información sobre las posibilidades de la máquina, explicado en algunos casos con ilustraciones en que aparecen los personajes de Nintendo. Muy cómico, muy ameno.


La consola dispone de menú rápido para cambiar el brillo sin salir de los juegos, así como activar el modo avión. Hay posibilidad de bloquear la pantalla, un control parental muy profundo… y por supuesto podemos crear nuestro Mii o registrar nuestros amiibos en la máquina. De momento hay dos temas (uno más claro y otro más oscuro), aunque suponemos que se irán ampliando, y luego hay opciones interesantes para que se nos avise cuando se descarga algo o para configurar el tiempo en que la consola entra en modo de suspensión automáticamente. Es muy completo a esperas de que incluso se implementen más posibilidades, algo no descartable, puesto que de momento no vemos opciones bluetooth para usar auriculares de este tipo, por ejemplo.


Debemos realizar un inciso para hablar del control parental, que funciona mediante una App externa que sincroniza nuestro móvil con la consola. Está muy bien pensada, nos ha sorprendido, porque se pueden hasta consultar las horas de juego. Luego no hay que dejar de mencionar el servicio de pago, necesario para jugar en línea y usar el servicio de chat de voz. Proporcionará un clásico de NES o SNES cada mes, pero lo que se desconoce es el precio. Otro detalle importante es la integración con Twitter o Facebook, así como un sistema más abierto en cuanto a la integración de tus amigos en la consola, que pueden ver tu historial de juegos e incluso una aproximación del tiempo que les has echado.



Los videojuegosLo que podemos esperar…


Análisis de Nintendo Switch

En este punto hay que ser meridianamente claros y asumir que Nintendo Switch no va a ser una plataforma tradicional, y como tal no se puede esperar de ella una lógica de lanzamientos multiplataforma como sí ocurre en PS4 y Xbox One. En su lugar, lo más probable es que la Gran N tire de producción propia para alimentar en gran medida el catálogo de videojuegos de la máquina. En este sentido, es conocido que prometen un "gran juego" cada mes, entre los que se encuentran Mario Kart 8 Deluxe, Splatoon 2, Armas, Xenoblade 2 o Super Mario Odyssey.


Análisis de Nintendo Switch

No podemos descartar el apoyo de "third-parties" que tradicionalmente han trabajado codo con codo con Nintendo. Ahí tenemos grandes referentes de la industria como Capcom, que es muy probable que la apoye con alguna de sus grandes franquicias. También damos por hecho que Ubisoft va a jugar un papel importante. El resto se irá sumando dependiendo del éxito comercial del dispositivo, a pesar de que todas han mostrado un entusiasmo inicial (bastante común sin embargo cuando se lanza una nueva máquina).


Un inciso para comentaros el tamaño de algunos de los juegos que están ya disponibles en la Nintendo eShop: Zelda (13,6 gigas), Super Bomberman R (2,1 gigas), 1-2-Switch (1,3 gigas), Snipperclips (948 megas), Fast RMX (838 megas), The King of Fighters '98 (180 megas), Shovel Knight: Specter of Torment (147 megas). Sirva esto para que os hagáis una idea de lo que ocupan en el almacenamiento de la máquina. Nintendo va a apostar por el formato digital ahora más que nunca.


Pero si en algo podemos confiar de forma segura es en los "indies". Nintendo ha mostrado recientemente sus planes en este sentido y resultan bastante ambiciosos. Encaja con la filosofía de la máquina además, que resulta ideal para recibir este tipo de proyectos. Antes de que acabe este 2017, prometen lanzar para la consola más de 60 videojuegos de este tipo, como Yooka-Laylee.



Valoración finalUn hardware excelente


Análisis de Nintendo Switch

Venimos defendiéndolo desde que la pudimos probar en enero, y nuestras conclusiones no han cambiado: Nintendo Switch es un hardware excelente. Es una máquina pensada al milímetro, con un diseño fantástico, muchos detalles, buen rendimiento, acertada autonomía y conceptos innovadores. En muchos aspectos, recoge el legado de Wii U y lo transforma para crear la máquina que esta no pudo ser, generando un híbrido entre consola portátil y de sobremesa con la que Nintendo pretende, otra vez, hacer de la diferencia una virtud.


Análisis de Nintendo Switch

Por supuesto, no se pueden pasar por alto algunos inconvenientes, como que el precio es ligeramente elevado (unos 330 euros) o que es una máquina que en cuestión de hardware debemos descartar que pueda compartir los lanzamientos multiplataforma que aparezcan en PlayStation 4 o Xbox One… y si lo hace será con un perfil menor. Luego hay aspectos del propio hardware que hay que tener en cuenta, como que el almacenamiento interno es reducido y que la mejor forma de control (el Switch Pro-Controller) se vende por separado.


Por lo demás, es una consola realmente prometedora. Los Joy-Con son auténticas navajas suizas en cuanto a posibilidades, la pantalla es de calidad, las formas de jugar ofrecen una increíble versatilidad y en cierta medida es la evolución lógica de Nintendo dentro del mundo de las portátiles, el cual ha dominado hasta la fecha. Ya sólo esto ofrece enormes garantías. Parecen volcados con la máquina, la comunidad de desarrolladores está respondiendo con positividad y tenemos de estreno un Zelda histórico, que se acompaña de un futuro ilusionante. Y esa es la palabra: ilusión. Estamos deseando comprobar qué es lo que Nintendo Switch puede conseguir en los próximos años.



Para saber más Otros contenidos de Nintendo Switch



Comentarios (429)
Comentarios