Es difícil hacer un juego de acción RPG y mundo abierto más espectacular: Análisis de Atomic Heart

Es difícil hacer un juego de acción RPG y mundo abierto más espectacular: Análisis de Atomic Heart

Conocido como el BioShock Soviético, este shooter se ha convertido en uno de los juegos más esperados de 2023.

108 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Atomic Heart
alberto-pastor

Alberto Pastor

Jefe de Contenidos

Casi que nací con una NES bajo el brazo y desde entonces, jugar se ha convertido en una pasión que me ha llevado hasta aquí, a 3DJuegos, donde escribo desde hace más de 10 años y ejerzo también de jefe de redacción. Con más de 20 años de experiencia en el periodismo de videojuegos, soy un gran fan de Nintendo desde pequeño, pero tener un PC a finales de los 90 me hizo disfrutar también de las aventuras gráficas como Monkey Island, los juegos de estrategia como Age of Empires o RPG como Baldur's Gate. Aficionado al cine, mega fan de Star Wars y aprendiz de pianista, si me hablas de Grim Fandango y te invito a una cerveza. LinkedIn

Llevo tantos años esperando por Atomic Heart que en algún momento la ilusión se transformó en miedo por si, llegado el día, el juego se quedaba lejos de cumplir las expectativas. Tenía todas las papeletas para hacerlo porque, a ver, este es el primer trabajo de un equipo desconocido que tal vez apuntaba demasiado alto. Y sin embargo, tras exterminar a cientos de robots asesinos en su espectacular distopía soviética, lo que puedo decirte es que esta demencial aventura de acción me ha hecho disfrutar a lo grande explorando y luchando a través de un buen puñado de escenarios con un diseño y puesta en escena de otro mundo. Sé que describirlo como el BioShock Soviético es usar palabras mayores, pero es que hace justicia a ese título.

Atomic Heart es espectacular pero no solo por sus gráficos. Su ambientación es increíble y es la principal culpable de que quieras seguir adelante en busca de nuevos desafíos. Exploras su retorcido mundo de pesadilla con una mezcla de fascinación y pura diversión por las locuras en las que te ves envuelto. Y sí, es muy BioShock en la forma en la que te enfrenta a su acción; siguiendo también el ejemplo de otro clásico como el memorable System Shock 2. Pero este primer juego de Mundfish es algo más que un simple imitador y lo demuestra no solo con ese gran mundo abierto que puedes explorar con total libertad, sino también, dándole una importancia capital a los puzles. Y no me refiero solo a esos desafíos del tipo: "pulsa botones en el orden correcto" o "redirige la energía correctamente".

El resultado es un videojuego de gran calidad con el que es difícil no pasarlo bien pues siempre encuentra el modo de sorprenderte con alguna otra batalla imposible en escenarios cada vez más surrealistas y decadentes. Y aunque el juego no está exento de problemas que lo alejan de la excelencia, en este análisis de Atomic Heart te voy a dar un buen puñado de razones por las que merece la pena adentrarse en este mundo de robots y zombis.

Atomic Heart Analsisi Review Reseña

Algo más que un imitador de BioShock

Cuando piensas en los fantásticos BioShock o BioShock Infinite es inevitable recordar esos primeros minutos descendiendo a las profundidades de Rapture o alcanzando el cielo en la portentosa ciudad de Columbia. Atomic Heart tiene un arranque similar pero a la hora de desatar el infierno… digamos que es algo más radical. Pasas de la tranquilidad de una utopía socialista a enfrentarte a la muerte en las peores condiciones imaginables en cuestión de segundos. Y es brutalmente espectacular. Pero no te dejes engañar por toda esa pirotécnica inicial porque aquí, a la hora de combatir, hay que andarse con cuidado.

Atomic Heart plantea una buena mezcla entre combate cuerpo a cuerpo y el uso de armas de fuego, pero está lejos de ser DOOM o cualquier otro shooter frenético aún a pesar de la intensidad de sus batallas. Los enemigos atacan en masa, son super rápidos, y te pueden noquear en apenas unos segundos. Por eso las esquivas son tan importantes. Hay que moverse como un loco. Mantener las distancias. Y esquivar, esquivar y esquivar… pero en el momento preciso. Si no lo haces, te llevas el golpe. Y algunos son letales.

El combate cuerpo a cuerpo no está mal. Tienes un golpe rápido y otro cargado que puede variar según el arma que lleves encima. Y se notan esas diferencias entre unas y otras. La cuestión es que hay situaciones de juego que se resuelven fenomenal con estas armas, y luego hay otras que muestran las limitaciones de este combate cuerpo a cuerpo. No es que no funcione; simplemente es que da para lo que da. Tal vez algún combo o algo más de agilidad a la hora de golpear habrían mejorado las sensaciones con estas peleas. Pero insisto. Son funcionales y si le sumas todo lo demás, es decir, las armas de fuego y los poderes especiales del protagonista, el resultado no está mal.

Hablando de estas habilidades únicas, la esencia RPG de Atomic Heart es más importante de lo que podría parecer a simple vista. Todos los enemigos tienen fortalezas y debilidades que debes explotar para derrotarles sin sufrir más de la cuenta. Me refiero a resistencia a cierto tipo de armas, o debilidad al fuego, hielo y rayo que puedes provocar usando un tipo de munición especial a la que solo accedes si antes has conseguido la mejora pertinente para el arma. Vamos, que te toca explorar el escenario en busca de planos y materias primas si quieres que, por ejemplo, la escopeta pueda disparar cartuchos de munición incendiaria. Y ya te adelanto que todas estas mejoras se notan una barbaridad.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

Experimentando con el caos: el alma RPG de Atomic Heart

A diferencia de otros shooters, en Atomic Heart no encuentras armas y las sumas a tu inventario como si tal cosa. Aquí encuentras planos, y con ellos y un montón de chatarra, puedes fabricar las cerca de 20 armas que incluye el juego con sus respectivas mejoras y gadgets adicionales. Mundfish acierta de lleno al no poner restricciones a la experimentación. Quiero decir. Puedes invertir toneladas de materias en fabricar y mejorar un arma y si no te gusta, la desmontas, recuperas todo, y pruebas con otra distinta.

Esto mismo ocurre con las habilidades especiales del guante con el que vas equipado. Puedes invertir puntos de experiencia en la telequinesis o el rayo congelante, y si prefieres luego aumentar tu salud y la resistencia a costa de sacrificar una de estas habilidades, lo puedes hacer casi de forma instantánea. Es más importante de lo que parece porque antes de una pelea difícil puedes cambiar por completo tu estilo de combate para adaptarte a las exigencias de esa nueva lucha.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

Hablando de los poderes especiales, que actúan como los plásmidos de BioShock, estos no están nada mal pero lo cierto es que me he pasado prácticamente todo el juego usando la misma combinación de ellos: las descargas eléctricas, que son vitales; la telequinesis que eleva a los enemigos y los deja caer con brusquedad, y por último el chorro de polímero que los ralentiza y potencia el daño de munición elemental. Tampoco es que haya mucho más donde elegir, ¿eh?, pero me quedo con la sensación de que estas habilidades no terminan de mostrar todo su potencial.

Volviendo a las armas de fuego, el arsenal es bastante típico incluso a pesar de las mejoras que puedes aplicar con cambios estéticos de lo más llamativos. Sin embargo, los tiroteos son divertidos por la velocidad con la que te atacan los robots y zombis. Van como locos en busca del combate cuerpo a cuerpo lo que te obliga a esquivar y apuntar a velocidades imposibles. ¡Y son muchos! Tal vez por eso me sorprende más todavía que no haya un movimiento de "culatazo" con las armas para quitártelos de encima. Ha habido momentos de la partida en los que me he sentido agobiado porque los enemigos te acorralan y no hay quien escape sin sufrir una tremenda paliza.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

Estos momentos de máxima intensidad mejoran muchísimo en cuanto combinas las armas y poderes especiales provocando tu mismo el caos a tu alrededor, pero se nota que el combate no está tan pulido como en otros shooters tanto o más frenéticos. Los tiroteos funcionan bien, que quede claro, pero no son perfectos para lo exigente que es a veces el juego. Sin obviar que aunque inicialmente no dejas de toparte con nuevos enemigos, llega un punto en el que las batallas se vuelven algo rutinarias. Menos mal que ahí están los jefazos para romper esa monotonía. ¡Y de qué forma!

Atomic Heart es espectacular pero no solo por sus gráficos. Su ambientación es increíble

Son en su mayoría rivales durísimos. ¿Recuerdas lo que decía de las esquivas? Esquivar sin parar pero en el momento preciso. Pues esta es el alma de los combates contra jefes. Son extremadamente rápidos, tienen patrones de combate muy divertidos y van con todos a la hora de provocar daño. Así que toca ser ágiles y precisos con las armas que usamos. Ya sabes. Si no aprovechas sus debilidades, lo llevas crudo. Y ese punto de dificultad me encanta. Creo que no he superado ninguna de estas batallas a la primera porque toca aprender sus patrones de combate, pero cuando lo haces, la emoción se apodera de ti.

Obviamente no todas estas luchas son igual de emocionantes; hay algunas peleas algo más descafeinadas que siento que se alargan innecesariamente. Y da la casualidad que las peores de estas se repiten varias veces a lo largo del juego. Pero en general, no podía estar más contento con estas luchas. Son un auténtico reto y son las que, al final del día, te enseñan a mantener la calma para esquivar justo en el momento en el que van a embestir con todas sus fuerzas.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

El mundo abierto de Atomic Heart

Creo que nadie esperaba que Atomic Heart fuera un mundo abierto. Y creo también que esto ha hecho temblar de miedo a más de uno, ¿verdad? Yo el primero como te conté la primera vez que probé Atomic Heart. Pues bueno. He de decirte que el mundo abierto es mejor de lo que esperaba… pero a su vez también, tiene algo que ha hecho que no lo disfrute apenas. Y ese algo es la infernal cantidad de enemigos que hay en pantalla.

El mapa es tan espectacular y tiene tantas zonas llamativas que de alguna forma ansías visitar, que es una pena que por el camino te encuentres a tantísimos robots incordiando todo el rato. Da igual que uses el sigilo, que es útil pero tampoco nada del otro mundo, porque más pronto que tarde una cámara de seguridad te detectará y en cuestión de segundos, la pantalla estará repleta de enemigos con ansias de destriparte. Ha habido momentos en los que he acabado desesperado corriendo mientras me disparaban y golpeaban desde todas las direcciones. Así que estaba en plan, "¿cómo voy a ponerme a explorar si cada dos por tres me están disparando?"

Y es una pena como digo porque hay puzles ambientales que no están nada mal. Descubrir cómo llegar a un cofre, aunque solo sea para conseguir recursos que no necesitas, es bastante satisfactorio. Y si hablamos de las mazmorras secundarias, ya ni te digo. Estos escenarios, al estilo de las misiones principales, son laboratorios en los que más que el combate, que lo hay, se prima el plataformeo y los puzles. Y vaya puzles. Ponen a prueba tu ingenio de muchas formas distintas con retos que van desde pruebas de habilidad con plataformeo y escalada al estilo Dying Light, a otros en los que literalmente giras el escenario o juegas con la polaridad de imanes para abrirte paso.

Atomic Heart 9

La recompensa son tres cofres (cobre, plata y oro) que incluyen muchas materias primas pero, especialmente, los diagramas para fabricar nuevas armas o las mejoras más importantes de estas. Y lo bueno es que el juego ya te avisa de lo que vas a encontrar en esa mazmorra, por lo que si quieres una mejora específica, no tienes que ir a ciegas.

Sí es posible reducir la cantidad de enemigos en pantalla para agilizar la exploración, pero para ello, tienes que reventar su sistema… inutilizando de paso otras acciones como el pirateo de cámaras que es esencial para acceder a estas mazmorras adicionales. Así que como digo, es posible, pero antes de ir a estas misiones secundarias toca sufrir luchando contra un ejército. Y es lo que al menos a mi me ha hecho ir más al grano. He visitado dos mazmorras adicionales, pero me habría encantado recorrerlas todas. Así de buenas son.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

Estos escenarios son además la excusa perfecta para profundizar un poquito más en la historia de Atomic Heart, que ya te adelanto, tiene más peso del que podría imaginarse a simple vista. Vives en una utopía socialista en la que los robots han contribuido a mejorar la vida de las personas, pero claro, algo sale mal en un laboratorio, las cosas se van al infierno en apenas unos instantes, y tu deber es resolver ese caos antes de que afecte a todo el mundo. ¿Típico? Sí, pero Mundfish ha dado forma a un oscuro universo retrofuturista al que es difícil resistirse; especialmente con esa ambientación tan increíble que tiene.

A pesar de ser un juego bastante truculento en términos argumentales, es también uno de los más divertidos que recuerdo

Lo que más me ha sorprendido es que a pesar de ser un juego bastante truculento en términos argumentales, es también uno de los más divertidos que recuerdo gracias a su protagonista, que es el antihéroe por antonomasia: un tipo malhablado e iracundo que no deja de insultar y maldecir a cada paso que da, pero lo hace de una forma tan espontánea y natural que cuesta no soltar una carcajada incluso en los momentos más sombríos.

No es que la historia sea especialmente original, pero sí sabe mantener el interés bien alto de principio a fin guiándote por una serie de laboratorios, a cada cual más retorcido que el anterior, que de alguna forma, consiguen que quieras saber más de este mundo. De ahí que, como te decía, sea tan divertido explorar también las misiones secundarias. Y todo esto con un gran doblaje al español en el que destaca, claro, la voz del protagonista a cargo de Roberto Encinas, voz de Nathan Drake en la saga Uncharted.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

Un juego espectacular: los gráficos de Atomic Heart

Salta a la vista que Atomic Heart es ahora mismo uno de los juegos más espectaculares del momento. Es simplemente alucinante en lo audiovisual. Tanto, que sinceramente me temía lo peor en cuanto a su adaptación a consolas. Y sin embargo, ahora que lo he jugado en Xbox Series X puedo decirte que no solo se ve espectacular sino que además funciona con gran fluidez a 60FPS (y una resolución 2160p dinámicos). La versión de PC, que pude jugar hace apenas unas semanas, es incluso más espectacular pero ahora mismo no puedo darte detalles concretos sobre su rendimiento porque no he probado esta versión final.

Pero lo importante aquí es la ambientación y te diría que Atomic Heart es uno de los juegos más inmersivos de los últimos años, fiel a la tradición de otros grandes del género como Prey de Arkane o el mismo Bioshock. Es alucinante la cantidad de detalles que encuentras en cada escenario, y lo distintos que son todos los laboratorios y centros de investigación que exploras durante las cerca de 25 horas que puede durarte el juego si vas directo al grano. Sin olvidar a los robots que con ese diseño tan inocente cuesta creer que sean máquinas de matar, y sin embargo, ahí están las pruebas, lo son.

Atomic Heart 6

Hay escenarios que parecen sacados de una aventura de terror y otros con un exquisito toque de la ciencia ficción más turbia, que es imposible no quedar impresionado con toda esa puesta en escena. El juego además es bastante espectacular y sorprendente a la hora de presentarte sus nuevos peligros con una serie de cinemáticas que son una maravilla, también por la banda sonora escogida. No hablo solo de la música cañera del gran Mick Gordon, compositor de los últimos DOOM, que está genial como era de esperar. Me refiero principalmente a todas esas canciones y música que no pegan ni con cola con lo que ves en pantalla, y sin embargo es lo que hace que todo sea más divertido y espectacular. Vamos, que luchar contra hordas de zombis al son del aria de Carmen es una pasada.

He disfrutado muchísimo del viaje que propone Atomic Heart incluso con sus asperezas

Es verdad que los enemigos se repiten bastante una vez llevas unas cuantas horas pero es innegable que Atomic Heart es un auténtico espectáculo. No está exento de fallos, ¿eh? Por ejemplo, el inventario no solo es extremadamente pequeño, lo que obliga a liberar espacio una y otra vez, es que tampoco es claro a la hora de brindarte información sobre qué hace cada ítem que encuentras. Esta falta de claridad se ve reflejada en otras mecánicas del juego, lo que puede ser frustrante si no das con la forma de hacer que algo funcione como esperas. En este sentido, si cierras una pestaña emergente de tutorial, al menos yo no he encontrado la forma de volver a leer esa información, así que si no te quedó claro cómo hacer una acción… pues eso, que lo tienes crudo.

Atomic Heart Análisis Review Reseña

También hay algunos bugs menores que, en algunos casos, me han facilitado la vida a la hora de luchar contra enemigos más peligrosos. Uno en concreto se quedó un buen rato caminando hacia una pared, por lo que le di una reverenda paliza antes de que reaccionara. También ha habido momentos con errores visuales, como que un texto se quede fijado en pantalla todo el rato (hay que salir y volver a entrar), pero nada grave. Vamos, teniendo en cuenta la escala del juego y su increíble acabado visual, estos pequeños fallos son minucias. Porque sí, he disfrutado muchísimo del viaje que propone Atomic Heart incluso con sus asperezas. Es alucinante lo que un equipo tan pequeño ha sido capaz de crear; y con esa ambientación y todos esos momentos increíbles, este es un viaje que merece la pena afrontar. Si tienes Xbox Game Pass te alegrará saber que el juego está disponible en el servicio desde el día 1, por lo que tampoco tienes excusas para no jugarlo.

Un espectáculo bestial

Recomendado
Atomic Heart  análisis

Atomic Heart

Por: Alberto Pastor
Recomendado

Atomic Heart es uno de los juegos que más esperaba desde hacía muchísimo tiempo y tras todos estos años soñando con él, imaginándome explorando su retorcido mundo retro futurista, te puedo decir que lo he disfrutado una barbaridad. No es una aventura de acción perfecta; tiene detalles y mecánicas de juego muy mejorables. Y sin embargo, me cuesta no recomendar el juego porque es extremadamente divertido. Tiene un diseño de niveles y una puesta en escena alucinante, y solo por eso, ya merece la pena afrontar el duro reto que supone escapar con vida de los robots asesinos.

Comprar Atomic Heart
5 cosas que debes saber:
  • El mundo retrofuturista de Atomic Heart es uno de esos escenarios que merece la pena explorar: está repleto de misterios y es retorcidamente espectacular.
  • Hay una veintena de armas de fuego y combate cuerpo a cuerpo, que se combinan con las habilidades especiales del protagonista.
  • El aspecto RPG de Atomic Heart es bastante importante: puedes mejorar las armas y tus habilidades especiales, y los enemigos son fuertes y débiles a ciertos elementos y objetos.
  • Hay un mundo abierto con mazmorras secundarias donde puedes encontrar nuevos diseños para las armas, pero si quieres, puedes ir directo a las misiones principales.
  • Los gráficos son espectaculares, pero también la banda sonora y el doblaje al español, con la voz de Nathan Drake haciendo de protagonista.
Jugadores: 1
Idioma: Textos en Español y Voces en Español
Duración: 20-25 horas
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.245 visualizaciones

20 RPGS donde tus DECISIONES de VERDAD IMPORTAN

Nos gustan los videojuegos de rol, y nos encantan los títulos en los que hay que tomar decisiones. Por eso hemos decidido confeccionar una lista con nuestros veinte RPG y JRPG favoritos en los que elegir es clave. Para seleccionarlos nos hemos tomado muy en serio las repercusi...