Pocos vieron venir este remake, que además es uno de los juegos más difíciles de Mario en bastante tiempo. Probamos Mario vs. Donkey Kong

Pocos vieron venir este remake, que además es uno de los juegos más difíciles de Mario en bastante tiempo. Probamos Mario vs. Donkey Kong

Mario vs. Donkey Kong vuelve en un remake que capta la esencia del original, la amplifica y también la adapta a los nuevos tiempos

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Mario vs Donkey Kong

Tengo gratos recuerdos de Mario vs Donkey Kong. Cuando se estrenó, allá por el año 2004, estaba acostumbrado a jugar títulos de acción, plataformas, un montón de RPG y algún que otro título deportivo o de carreras. Sin embargo, la realidad es que no había probado muchos juegos de puzles, y este fue uno de los que me hicieron aficionarme al género. Aquello de estrujarme un poco el coco mientras disfrutaba del universo y saltos de Super Mario me dio momentos memorables.

A pesar de ello, jamás habría apostado que Nintendo estuviese interesada en hacer un remake del clásico de Game Boy Advance, así que cuando se anunció me llevé una gran sorpresa. Y es algo que hay que aplaudir a la compañía nipona, porque no es el típico juego superventas, pero sí que llega para cautivar al tipo de usuario que gusta de este tipo de planteamientos. Además, tras haberlo probado en profundidad, puedo adelantaros que retiene el desafío del original, al tiempo que añade un buen puñado de novedades para ponerlo al día.

El regreso de un clásico de Nintendo

El planteamiento de Mario vs Donkey Kong desprende por todos lados el estilo Nintendo, con una simpática trama que es un mero pretexto para ponernos a jugar enseguida. Nuestro querido gorila con corbata ha visto un anuncio del último artículo de moda… ¡los Minimarios! Se trata de unos entrañables juguetes que lo están petando, tanto que cuando llega a la tienda ya no queda ninguno. Por supuesto, tiene la reacción propia de un simio: se enfurece y corre directamente a la fábrica de juguetes para robarlos. Así empieza nuestra aventura, con Mario tratando de detener a Donkey Kong y de paso recuperar los Minimarios robados.

Mario vs Donkey Kong Los niveles mantienen el diseño original, pero añaden bastantes novedades

Esto da para visitar un total de 130 niveles, lo cual ya supone un importante incremento con respecto al lanzamiento original, que contaba con cerca de un centenar. Por supuesto, esto implica el añadido de un par de mundos completamente nuevos, además de una reconstrucción total de los niveles preexistentes, que ahora se perciben con una mayor claridad visual (lo cual no es poco importante).

Si recuerdas el juego de GBA, verás que la transformación es brutal. Pasamos del Mario pixelado en que era difícil distinguir sus formas, a un Mario completamente tridimensional y que encima añade nuevos movimientos. Al icónico salto del fontanero se une el doble y triple salto (para llegar más alto), así como saltar hacia atrás o hacer el pino. Esto añade una capa de profundidad y versatilidad a cada nivel, haciendo que la jugabilidad simplemente se transforme y nos permita hablar de un nuevo videojuego.

Mario vs Donkey Kong Los enfrentamientos contra Donkey Kong crecen en dificultad con cada mundo

A mí personalmente me encantaban los sprites del Mario vs. Donkey Kong original, todo tengo que decirlo, y creo que se movía con una gran suavidad dentro de las limitaciones de la portátil de Nintendo. Gustos aparte, lo que sí es verdad es que se ha perdido parte de la precisión de antaño, ese pixel perfect que te hacía sentir un control exquisito a los mandos. Se ha tratado de trasladar a este remake, aunque no siempre con los mejores resultados, y como consecuencia me he llevado unas cuantas frustraciones por cajas de daño e interacción que no están tan milimétricamente situadas como me hubiese gustado.

No quiero asustaros, porque todo lo demás funciona realmente bien. Es cierto que la dificultad tarda en arrancar, pero cuando lo hace te enfrentas a uno de los juegos de Super Mario más retantes de los últimos tiempos. Tu objetivo es encontrar las llaves que abren las puertas de cada nivel, pero para lograrlo debes esquivar trampas, activar interruptores y abrirte camino por unos escenarios-puzle a veces de lo más inspirados.

Mario vs Donkey Kong Las fases en que guiamos a los Minimarios proponen puzles también muy inspirados

Como ocurre en los juegos de plataformas de Mario, aquí cada fase suele corresponderse con una nueva mecánica a la que sacar partido. Pueden ser unos ventiladores que te llevan a distintas partes del escenario, o unas cajas que te teletransportan entre puntos claves del decorado. Esa curiosidad por conocer qué es lo próximo que te encontrarás es fundamental para comprender lo adictivo que puede llegar a resultar este remake de Mario vs. Donkey Kong.

Y no solo hay fases de puzles, sino también unos niveles especiales que consisten en rescatar a los Minimarios, conduciéndolos desde un punto A hasta un punto B, así cómo enfrentarte a Donkey Kong en batallas que recuerdan al clásico arcade que lo hizo saltar a la fama. Todo esto hace que hablemos de un juego bastante variado, y no sé si muy largo (eso tendré que comprobarlo), pero sí con una potente rejugabilidad. Para conseguir una estrella por cada nivel, debes hacerte con tres regalos escondidos y a veces muy puñeteros de obtener, así como rescatar a todos los Minimarios sin sufrir pérdidas o derrotar a DK en cada uno de los encuentros sin sufrir ningún daño.

Mario vs Donkey Kong Conseguir los coleccionables de cada nivel no es cosa sencilla

¿Qué ocurre si lo consigues todo? Pues probablemente algo bueno sucederá, como viene siendo habitual en los últimos juegos de Super Mario, que son relativamente sencillos de superar, pero muy difíciles de hacer al cien por cien. Aunque en este caso hay una salvedad, y es que ya es retante de partida, incluso más de lo que esperaba… a no ser que escojas el modo relajado, que te convierte en burbuja cuando te dañan, añade checkpoints en cada nivel y encima te otorga tiempo ilimitado para que no te estreses.

Pero sin duda lo que más me ha entusiasmado dentro de las novedades es el cooperativo local para dos jugadores. Podéis controlar a Mario y a Toad para cooperar en la superación de los desafíos puzleros, y lo cierto es que me ha parecido una renovada experiencia con respecto al juego en solitario. Tengo que probarlo más a fondo, pero me ha dado la sensación de que una vez superes el juego, te apetecerá hacerlo en compañía puesto que algunos niveles cambian parcialmente para ajustar la dificultad a la presencia de dos jugadores, lo cual me parece sensacional.

Mario vs Donkey Kong El cooperativo local es probablemente la mejor novedad de este remake

Así que, por el momento, muy buenas sensaciones. Llevo unos cuantos mundos jugados y estoy deseando comprobar hasta dónde llega este remake y todo lo que tiene que ofrecer a los usuarios completistas (muy importante en juegos de este estilo). En el análisis os contaré mi valoración final, pero hasta entonces quiero que me digáis qué os parece que Nintendo haya traído de vuelta este clásico, si lo jugasteis en su día y qué es lo que esperáis de él cuando se ponga a la venta.

En 3DJuegos | La duración de la batería de la primera Game Boy era inhumanamente larga, algo con lo que los jugadores de Switch y otras portátiles solo pueden soñar

En 3DJuegos | Lo he jugado 20 años después y pocos juegos de Nintendo merecen tanto un remake como esta joya de los RPG, Golden Sun

En 3DJuegos | Ha sido una de las mayores injusticias en la historia de los videojuegos, y sigue repitiéndose en la actualidad: el menosprecio a los juegos en 2D

VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.