Rainbow Six: Extraction no es ninguna broma, un cooperativo de pensar o morir

Rainbow Six: Extraction no es ninguna broma, un cooperativo de pensar o morir
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Entre cambios de nombre y desajustes de fechas, Rainbow Six Extraction se ha hecho de rogar; pero finalmente hemos podido jugarlo y es un cooperativo para tres de esos que te aprietan las tuercas de verdad. Toca ponerse a pensar, porque si te tomas esto como un shooter más vas a pasar mucho por el game over.

Sé que no es un juego muy conocido, pero adoro GTFO. Tiene una ambientación que pone los pelos de punta, requiere mucha coordinación y puede sorprenderte con desafíos que no puedes ni verte venir. Plantarle cara es una gozada, pero hay un problema, y es que es tremendamente inaccesible. Por otro lado, el mes pasado Ubisoft me permitió probar Rainbow Six: Extraction (anteriormente conocido como R6 Quarantine) que me ha recordado a aquel en muchos sentidos: ambientación, enemigos e incluso algunos aspectos de la jugabilidad. Y le veo mucho potencial para triunfar donde el de 10 Chambers cojea, que es en atraer a jugadores nuevos. No me malinterpretes, ojo, porque no es un juego fácil ni simple. Pero sí es uno que puedes comprender si te lo propones.

Para los menos familiarizados con el asunto, por cierto, R6 Extraction es un juego cooperativo standalone, basado en el evento PvE Outbreak que Rainbow Six: Siege introdujo por tiempo limitado durante Operation Chimera. Aquel experimento, como puedes ver, salió bien; así que no es extraño que sus responsables hayan querido extender su alcance hasta el de un juego completo. Aún tiene muchas conexiones con R6S, por supuesto, y si has jugado a aquel shooter táctico seguro que reconoces a los operadores de Extraction. Sledge trae su martillo para romper paredes, Lion está presente (este no podía ausentarse) y tiene su escáner a mano, tampoco falta Finka con su "chute" de adrenalina e incluso podrás reconocer a Doc con su pistola de sanación, por nombrar algunos.

Los malos también me recuerdan algo a los del modo Outbreak de R6S, solo que en aquel momento hablábamos de infectados y ahora de Archaeans, unas criaturas alienígenas que tienen el mismo mal genio que sus predecesores. "Una forma más evolucionada del parásito originalmente encontrado en Nuevo México" para reflejar con exactitud las palabras de sus autores. Al igual que en aquel momento, hay grunts, bloaters y rooters; pero las filas se han reforzado con otros arquetipos que aún no has visto. Hay tiempo para hablar de todo eso. Por ahora, lo que quiero decir es que es algo más que "un Outbreak de pago" y que su jugabilidad encaja tan bien en un entorno PvE como ya lo hacía en PvP.

Acción táctica

En Rainbow Six: Siege, uno está se acostumbra a andar con pies de plomo. Usas drones para escanear el escenario, refuerzas puntos clave, te atrincheras en sitios estratégicos, tomas precauciones al asomarte; porque ahí cada tiroteo se resuelve con pocas balas. Pensar es lo más importante de todo. Por supuesto, un enemigo genérico controlado por la IA no es tan hábil como para ponerte contra las cuerdas, pero de todos modos Rainbow Six: Extraction quiere que te pares a pensar y te coordines con tus compañeros a cada momento. ¿Por qué? Pues muy sencillo. ¿Recuerdas cuando Peregrin Tuk tiró una armadura por un pozo en las minas de Moria y terminó atrayendo a todos los trasgos del lugar? Eso es.

Rainbow Six: Extraction no es ninguna broma, un cooperativo de pensar o morir

Verás, si R6S es un juego de posicionamiento, R6E es uno de desgaste. Tú empiezas cada reto con el sigilo de tu parte, pero hay muchas cosas que pueden ir mal y si metes la pata, entonces todas esas cosas potencialmente malas comienzan a acumularse. Al principio no pasa nada con eso porque tienes cargadores de sobra, puedes llevarte algún rasguño sin problema y tienes habilidades especiales con las que manejarte. A medida que avanzas, esos recursos se pierden y los enemigos se vuelven más duros. A veces, también pierdes compañeros. Es un asunto serio, porque si tu personaje cae derrotado, está derrotado de verdad: desaparecido en combate, missing in action, MIA. Kaputt. No puedes volver a usarlo en la partida a menos que vayas físicamente a rescatarlo. Pero de eso hablaré un poco más abajo.

Rainbow Six: Extraction no es ninguna broma, un cooperativo de pensar o morir

Lo que quiero decir es que a R6E se juega despacito y con buena letra, no puedes tomártelo a la ligera solo porque una IA no tenga las habilidades de un jugador real. No lo veas como un juego de sigilo, sino más bien como uno táctico: hay que hacer uso de las habilidades de cada personaje, sus utensilios y las particularidades de cada mapa para comprender los riesgos de cada objetivo, desarrollar algún tipo de estrategia o procedimiento —nada demasiado hardcore, tranquilo— que te ayude a ganar con las mínimas bajas posibles.

El juego brinda todas las herramientas imaginables para ello: hay chat de voz y de texto, hay sistema de ping y también una rueda de acciones contextuales para señalar a los compañeros qué estás haciendo o quieres que hagan por ti. Es importante sacar partido a estas posibilidades para tener al menos una idea de lo que estás haciendo con tus compañeros, algo de organización. No se puede ir pegando tiros a lo loco, porque si lo haces lo más normal es que las cosas empiecen a salir mal: brecha aquí, un jugador que cae, otro que lo revive pero con algunos rasguños, el que está limpiando la zona se queda sin balas, el médico se queda sin disparos de curación. Ya sabes de qué hablo. Así que toca usar los drones, sellar oquedades en la pared antes de iniciar una secuencia de control, aturdir enemigos antes de matarlos, esa clase de cosas.

Missing In Action

Rainbow Six: Extraction no es ninguna broma, un cooperativo de pensar o morir

Cada misión de Rainbow Six Extraction consta de tres subzonas de dificultad ascendente, aunque los objetivos de cada una son aleatorios. Igual tienes que interactuar con una serie de nidos sin alertar a los enemigos, o dar caza a un Archaean específico aturdiéndolo, o capturar una serie de zonas, e incluso interactuar con tres puntos del mapa pero con muy pocos segundos de distancia entre uno y otro. Casi todas esas ideas son bastante genéricas (que no necesariamente malas, ojo) salvando una: el rescate del VIP. Y ese VIP es, ni más ni menos, que un personaje de tu plantilla que hayas perdido anteriormente.

Si has llegado hasta estas líneas, habrás leído ya que cuando uno de tus personajes cae en combate, está K.O. de verdad: no puedes volver a jugar como él hasta que vuelva a tu equipo, razón por la que en misiones posteriores puede aparecer como objetivo la tarea de rescatar a un compañero perdido. Eso significa que no puedes contentarte con un único personaje, y que debes ser lo suficientemente flexible como para aprender a jugar con todos aunque sea un poco. ¿Por qué? Pues probablemente, para evitar el efecto de "choice paralysis" que tanto quieren evitar los desarrolladores. ¿Recuerdas la polémica que hubo cuando Zelda: Breath of the Wild introdujo armas rompibles para obligarte a usar todo tu arsenal? Pues con esto pasa lo mismo, solo que aquí hablamos de una plantilla en constante cambio.

Tus personajes sufren daños durante la misión y puede que tardes unas partidas en ver su barra de salud restaurada por completo, y si es declarado MIA, pues entonces tendrás que esperar a recuperarlo, e incluso a que se recupere del todo después. Hay una forma de simplificar el proceso, que es extraer la escuadra en mitad de la misión. Si un compañero cae, no lo dejes tirado a menos que sea estrictamente necesario: recoge su cuerpo y carga con él hasta una zona de extracción, donde además de pedir un helicóptero para extraer a todo el equipo también hay una cabina donde poner al herido a buen recaudo por si los dos jugadores restantes deciden continuar la misión. Pero eso no es siempre lo más sabio, porque como decía, los recursos no abundan.

Rainbow Six Extraction tiene todas las papeletas de convertirse en uno de esos juegos desafiantes y queridos

A menudo, al estudiar el mapa y la situación uno se da cuenta de que, sencillamente, no hay muchas probabilidades de hacerlo bien. Los únicos puntos marcados en la interfaz por defecto son la zona de extracción y el pasillo que lleva a la siguiente subzona, por lo que si la cosa se pone fea tal vez sea más inteligente dejar las cosas estar y solicitar la evacuación inmediata. No hay vergüenza en ello, es una decisión táctica igual que de buena que cualquier otra: al hacerlo, consigues experiencia en función de lo bien que se te haya dado la partida. Es cuestión de elegir mejor las armas en la siguiente, comunicarse bien y tener un buen entendimiento de la misión.

Dudas y certezas con R6E

  • Un PvE profundo, desafiante y rejugable.
  • La cooperación es un simple añadido: está 100% integrada en la jugabilidad.
  • Una plantilla de personajes activa que te obliga a conocer cada miembro.
  • Algunos objetivos pueden sentirse un poco simples para el resto de la mecánica.
  • Necesitamos ver los modos de dificultad altos para ver cómo es la experiencia.

Creo que Rainbow Six Extraction tiene todas las papeletas de convertirse en uno de esos juegos desafiantes y queridos donde la comunidad termina desarrollando sus propias convenciones y estrategias que uno va aprendiendo a medida que pasa tiempo y mira tutoriales. Esto suena a buenas noticias para todo el que aprecie los juegos PvE cooperativos. Para mí, la principal duda está en si más allá de ese encanto escalará exitosamente a medida que aumentamos la dificultad de cada misión (solo he podido probar la más básica, que ya requería cooperación para ganar) porque si no es el caso creo que la magia se desinflará rápidamente. Por suerte, va tan bien encaminado que dudo mucho que ocurra eso.

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.300 visualizaciones

20 JUEGOS que serían MEJORES si fuesen MÁS CORTOS

En este nuevo top 20 vamos a reunir los 20 videojuegos con el peor relleno de todos. Son 20 juegos estupendos pero que podrían serlo más si no quisiesen alargar de forma tan artificial su duración. Hay de todo, JRPG, juegos de mundo abierto, aventuras tradicionales y shooters.