Crítica de Aquaman y el Reino Perdido: una película efectiva pero que también tiene sitio para dejar un regusto amargo en forma de adiós

Crítica de Aquaman y el Reino Perdido: una película efectiva pero que también tiene sitio para dejar un regusto amargo en forma de adiós

Valoramos la última película de superhéroes del DCEU protagonizada por Jason Momoa junto a Patrick Wilson bajo dirección de James Wan

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Aquaman y el reino perdido. Jason Momoa

Las cartas sobre la mesa: ser de DC en cuanto a cine se refiere ha sido siempre un poco "de pupas"; y no es porque los personajes sean mejores o peores que los de Marvel, para nada, sino porque es este último el que acapara todas las miradas en cuanto a cine de superhéroes se trata –aunque últimamente tampoco están para muchas alegrías-. Por si ya era difícil esto de ser de DC, la organización decidió hace un año reiniciar todo su universo para conectar las narrativas y homogeneizar su universo, volviendo al punto de partida y reimaginando las historias de cada uno de ellos. Al mando de esto está James Gunn, paradójicamente, que es el director de Guardianes de la Galaxia 3, un ex-Marvel. Pero antes de comenzar este experimento, James Wan ha conseguido colar -con muchísimo trabajo y vaivenes mediante- Aquaman y el Reino Perdido y sacarla de ese entramado, aislarla y hacerla una historia propia, sólida y entretenida que sabe a punto y final algo amargo de las aventuras del rey de Atlantis.

Una escisión complicada

No me gustaría pasar de puntillas sobre el hecho de que esta puede ser, quizá, la última vez que veamos a Jason Momoa siendo Aquaman –es más: nadie garantiza que Aquaman vaya a estar presente en esta nueva remodelación del universo de DC-. Y no es por el reinicio, porque no le guste a Gunn o por asuntos relativos a la astrología: es que él mismo lo ha puesto en duda recientemente. Además, con las dificultades que se han conocido a lo largo del rodaje, sobre todo las relativas a la relación entre Momoa y Amber Heard, no parece tarea sencilla la que ha tenido el bueno de Wan –aparte está la presión de que la primera es la película más taquillera de todo DC. Definitivamente, no era tarea sencilla-.

Me hubiera gustado algo más de epicidad en general y una historia algo más madura y elaborada

Lo cierto es que –ya entrando en el meollo- el papel de Heard es bastante testimonial con respecto a la primera entrega. Por aquel 2018 pudimos ver cómo Mera cobraba un rol importante, ayudando a Aquaman en ocasiones muy señaladas y acabando a su lado al final de la aventura. Aquí, sospecho que por estar en el ojo del huracán mediático durante bastante tiempo, su participación se ha reducido drásticamente, teniendo muy pocos momentos de peso en el desarrollo de la trama.

Aquaman y el reino perdido. Patrick Wilson

Una vez más, el protagonismo "bueno" se lo lleva la dupla de los hermanos, Arthur y Orm, Jason Momoa y Patrick Wilson fuera del mar. Resulta que el segundo es importante para frenar los planes de Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II también se vuelve a apuntar a este bombardeo, aquí con un rol de villano principal que le queda tremendamente bien), que aquí luce muy descafeinado en cuanto a motivación pero que ofrece momentos especialmente buenos, sobre todo en el tramo final de la película.

Este toma y daca entre los hermanos, condenados a entenderse por un bien mayor, desemboca en un alegato de buenrollismo y simpatía que, quizá, sea lo más flojo de la cinta. Recuerdo los momentos más épicos de la primera, por ejemplo, la pelea con el propio Black Manta en Sicilia, o cuando encuentra el tridente, en esa pedazo de escena de consagración heroica. He echado en falta algo así, algo que me hubiese dejado realmente diciendo que sí sin estar respondiendo ninguna pregunta, que me dejase unos segundos sin saber qué estaba viendo, con los ojos en la pantalla pero el pensamiento en otro sitio, pero no: el propio Aquaman ha perdido peso dentro de su peli, y le ha cedido un poquito a Orn para no cargar con todo el peso de ser el rey de los océanos.

Aquaman y el reino perdido. Black Mantha

Aquaman y el Reino Perdido tiene un regusto dulzón que se enturbia con ese sabor a despedida que desprende por sí misma. El tramo final es muy bueno, con sus momentos de duda -¿"Qué va a pasar ahora"?- muy bien combinados con una batalla final taquicárdica, frenética e intensa. Me hubiera gustado algo más de epicidad en general y una historia algo más madura y elaborada, que no surgiese porque sí, casi fruto de una casualidad puntual -y no, no hablo de un guion sesudo, sino más coherente-. Pero me ha dado todo lo que iba buscando: un protagonista cachondo y campechano –y fuerte y guapo y alto; ver a Momoa como Aquaman siempre esconde un poco de deleite visual-, buenas escenas de acción y un apartado audiovisual por encima de lo que esperaba. Quizá se merecía el hawaiano una despedida a la altura de su personaje… O es que, quizá, están jugando con nosotros y no se va. ¿Os imagináis a Gunn haciéndose un selfie con él y poniendo "Se queda", como Piqué y Neymar hace unos años? Yo tampoco, pero molaría y lo sabéis. Jason Momoa es Aquaman.

En 3DJuegos | Ha sido un rotundo fracaso, pero tiene una grandísima referencia a un film de ciencia ficción de los 90. Así es el guiño que Blue Beetle dedica a El quinto elemento

En 3DJuegos | Calendario de estrenos de DC Studios - Todas las películas y series basadas en personajes de DC para 2023 y más allá

VÍDEO ESPECIAL

6.923 visualizaciones

Los 20 MEJORES JUEGOS de CIENCIA FICCIÓN

El género de la ciencia ficción nos ha regalado historias verdaderamente increíbles en videojuegos que marcan época, así que ya iba siendo hora de que dedicáramos un vídeo especial a los mejores juegos sci-fi que hemos disfrutado.