Tenerlo en casa era considerado delito en algunos países. El juego más polémico de los autores de la saga GTA

Tenerlo en casa era considerado delito en algunos países. El juego más polémico de los autores de la saga GTA

Dentro del catálogo de Rockstar hay grandes videojuegos que, en ocasiones, tienen polémicas a su altura. El caso de Manhunt es uno de los más divisivos

9 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Manhunt

La historia de Rockstar Games cambió radicalmente a partir del año 2001, tras el lanzamiento de Grand Theft Auto III, cuando el estudio pasó de ser una modesta corporación a uno de los mayores gigantes de la industria del videojuego. Los casi quince millones de copias que vendió este clásico no dejan lugar a duda. Los hermanos Houser, sus principales rostros visibles, demostraron la viabilidad de aquella visión que habían defendido desde el lanzamiento de la primera entrega de GTA a mediados de los noventa. A partir de ese momento los éxitos de Rockstar se multiplicaron; desde la inmediata secuela Grand Theft Auto: Vice City a otros megatones igualmente rompedores como State of Emergency o la distribución de Max Payne. Los títulos producidos y distribuidos por Rockstar Games no dejaban a nadie indiferente. De hecho, jugar con la polémica y la controversia entraba dentro de los planes de los Houser, quienes nunca dudaron en utilizarlas en su beneficio. De hecho, la leyenda asegura que de cara a la distribución del Grand Theft Auto original, los hermanos contrataron a un especialista en publicidad negativa para ayudarles en ese cometido.

Bajo el clásico lema de no hay mala publicidad, el equipo de Rockstar daba por hecho que la prensa, la esfera política e incluso algunos famosetes de medio pelo, siempre brindarían a todos sus títulos una propaganda que valía su peso en oro. Desde el estudio daba la impresión que se regodeaban con todas aquellas críticas, pero por los testimonios de antiguos empleados parece que algunos trabajadores no eran capaces de sobrellevar aquellos reproches con tanta dignidad como los Houser. Coincidiendo además en el tiempo con las primeras acusaciones a Rockstar de abusar del crunch, empezaba a sentirse en el estudio un sentimiento de descontento tanto hacia las políticas de la empresa como a las críticas airadas a su trabajo. Uno de los momentos más violentos fue cuando a finales de 2003, poco menos de un año tras el lanzamiento de Vice City, la comunidad haitiana en Estados Unidos organizó protestas asegurando que el juego defendía la matanza de haitianos como entretenimiento. El ambiente en Rockstar Games estaba cada vez más enrarecido y muchos de sus desarrolladores lo soportaban a duras penas. Lo que nadie podría haber imaginado es que la gota que colmó el vaso sería un futuro proyecto del estudio: el polémico Manhunt.

Manhunt

Aparecido a finales de 2003 para PlayStation 2 -y unos meses más tarde también para Xbox y PC- es incuestionable que Manhunt ha sido el título más controvertido de la historia de Rockstar; con el permiso de su posterior secuela. Como otros tantos títulos producidos o distribuidos por el estudio, Manhunt también estaba inspirado en el amor incondicional de los Houser por el séptimo arte. Pero si la saga Grand Theft Auto era un homenaje a las películas de mafiosos de Hollywood y Max Payne una muestra de admiración por el cine negro, Manhunt lo era por su parte al género del gore y el snuff. Su protagonista era James Earl Cash, un convicto condenado a muerte a quien un productor de cine caído en desgracia había prometido su libertad siempre y cuando asesinase a otros criminales de la manera más cruel y despiadada posible frente a una cámara. De este modo, el juego recompensaba las ejecuciones en función de su brutalidad, predicando las ejecuciones lo más sanguinarias posibles y la creatividad utilizando las diferentes armas a disposición del jugador.

Confieso que nunca fui capaz de disfrutar de Manhunt, pues su violencia explícita era demasiado para mi. Sin embargo, el público aficionado al género clamó sus excelencias y en particular su original modo de juego. De hecho, la revista Hobby Consolas lo calificó con un 88, asegurando que "el desarrollo del juego logra enganchar desde la primera partida y se hace muy entretenido". Sus productores, entre quienes estaba el veterano Leslie Benzies, no ocultaron en ningún momento los propósitos de su obra, a la que la polémica no se hizo de rogar. El juego fue prohibido en varios países, como Alemania o Nueva Zelanda, donde además su mera posesión se consideraba un delito. Y la prensa no esperó ni un segundo en soltar a los perros en busca de carnaza, con titulares que calificaban Manhunt como el videojuego asesino.

Manhunt

Aquellas críticas dolieron a los desarrolladores del juego, como ya había sucedido en anteriores proyectos, aunque en el caso de Manhunt fue especialmente desolador, ya que según el productor Jeff Williams nunca aceptaron de buen grado trabajar en aquel proyecto. Williams asegura que "(...) casi hubo un motín en la compañía por ese juego (...) la mayoría de nosotros en Rockstar Games no queríamos formar parte de él". El juego, afirmaba, les hacía sentir sucios por su violencia explícita: "Todos sabíamos que no había forma de justificar ese juego. No había forma de racionalizarlo. Estábamos cruzando una línea". Lo que es peor, según Jeremy Pope, otro ex-productor de Rockstar, todas aquellas quejas del equipo no solo cayeron en oídos sordos, sino que "todos los días alguien decía algo que no les gustaba del juego (...) y ellos les respondían ‘sois unos jodidos idiotas’".

Todos sabíamos que no había forma de justificar ese juego. No había forma de racionalizarlo. Estábamos cruzando una línea

Lo peor estaba todavía por llegar. A mediados de 2004, cuando no había ni pasado un año desde su lanzamiento oficial, la prensa informó del asesinato de Stefan Pakeerah, un joven de catorce años de Leicester, victima de un compañero de diecisiete años que lo apalizó brutalmente hasta su muerte. La policía concluyó que el móvil del crimen había sido el robo, pero pocos días después los padres de Pakeerah aseguraron que la culpa era de Manhunt, por el que ambos chavales estaban obsesionados. Su asesino, concluyeron, intentaba imitar escenas de aquel videojuego. La tormenta mediática que se desató en el Reino Unido alcanzó unos niveles nunca antes vistos, ni siquiera en tragedias anteriores como la de Columbine, en un caso que los tabloides bautizaron como "Asesinato por PlayStation". Una polémica que no tardó en alcanzar las más altas esferas políticas, por lo que Tony Blair en persona, entonces primer ministro británico, se vio obligado a hablar del juego en el parlamento, asegurando que era "totalmente inadecuado para los niños". Su comercialización no fue prohibida, como muchos clamaban, aunque algunas de las principales cadenas del país retiraron el videojuego de sus tiendas motu propio.

Manhunt 2 Manhunt se vendió bien, aunque lejos de otros éxitos de Rockstar, recibiendo segunda entrega años más tarde.

Aquello fue demasiado para muchos de los empleados de Rockstar Games. Veteranos como Jeff Williams, Jeremy Pope y Marc Fernandez, algunos de ellos hombres de confianza de los Houser, abandonaron el estudio poco después. No solo por la polémica Manhunt, sino también por los aires enrarecidos que empezaban a respirarse en Rockstar, como la mencionada política de crunch, por la que sus desarrolladores no tuvieron, por ejemplo, ni un solo día de descanso entre los desarrollos de Vice City y el no menos polémico GTA: San Andreas con aquel Hot Coffee que tantos quebraderos de cabeza generó. De manera que los hermanos Houser se vieron enfrentados, a principios del siglo pasado, a refundar su estudio desde los mismos cimientos, adquiriendo diferentes estudios a sus filas como Rockstar San Diego o Rockstar Vancouver.

En Alemania o Nueva Zelanda su mera posesión se consideraba un delito

Alguien tildó una vez a Manhunt de "simulador de asesinato". Una definición que puede tanto usarse con ánimo peyorativo como todo lo contrario. Rockstar Games ha tenido muchos juegos polémicos en su catálogo, y en esta misma sección te hemos hablado ya de algunos de ellos como Bully, pero éste ha sido sin duda, como afirmaron sus propios desarrolladores, el que más líneas cruzó. Aún así el título, sin venderse al nivel de otros títulos de Rockstar, funcionó correctamente, por lo que una secuela fue desarrollada unos años más tarde. Un juego que, en el colmo de los colmos, no solo apareció para PlayStation 2, sino también para PSP y Wii.

Una lectura: Jacked: La historia Fuera De La Ley de Grand Theft Auto

El equipo editorial de GamePress nos trajo la traducción a nuestro idioma de este recorrido imprescindible para los fans de Rockstar. Un libro de culto.

JACKED: La historia fuera de la ley de Grand Theft Auto (FONDO)

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.245 visualizaciones

20 RPGS donde tus DECISIONES de VERDAD IMPORTAN

Nos gustan los videojuegos de rol, y nos encantan los títulos en los que hay que tomar decisiones. Por eso hemos decidido confeccionar una lista con nuestros veinte RPG y JRPG favoritos en los que elegir es clave. Para seleccionarlos nos hemos tomado muy en serio las repercusi...