He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Nier Replicant: ¿Remake? ¿Remasterización? ¿Actualización? Difícil de responder, porque es tan inclasificable como su autor Yoko Taro. Pero, tras unas horas con él, lo que nos queda claro es que es una gran forma de encontrarte con Nier por primera vez y de reencontrarte con él, si ya lo jugaste. Así ha sido nuestra experiencia con Nier Replicant ver.1.22474487139.

No jugué a Nier en su lanzamiento. Soy de esos que, antes de la llegada de Automata, decidió procurarse una copia y enmendar el error. La experiencia fue interesante. No todos los juegos de la generación de PlayStation 3 y Xbox 360 han envejecido de igual forma. Y, si atendías a algunas críticas de aquel entonces, el primer Nier ya era tildado como un juego obtuso, alejado de los estándares de la época. Aunque no tuviese la agilidad de Automata, mi experiencia casi siete años después, sin embargo, fue muy buena. Apenas tuve que adaptarme a los controles y el sistema de juego. Es más: tuve la sensación de que ahora estaba mucho más receptivo a la intención del equipo de Yoko Taro con este juego que cuando llegó a nosotros en 2010; en una generación dominada en su mayoría por otros gustos y estilos más tradicionales menos dados a la experimentación y lo extraño.

Y esa es la ironía del asunto, en mi opinión. Mientras que muchos juegos de la época, más afamados, han envejecido peor, Nier mantiene su encanto. Sí, se sigue notando una falta de pulido general, pero eso es precisamente lo que viene a arreglar este Nier Replicant ver.1.22474487139. Esto de la falta de pulido general no lo digo yo, sino el propio Yoko Taro. Mientras que en eso estoy de acuerdo con él, no tanto en lo que es esta nueva versión. Su equipo no lo denomina ni remake, ni remaster, sino más buen una actualización. Quizá por eso el extraño nombre, que viene de realizar la raíz cuadrada de 1.5 = 1.22474487139. Y, aunque es cierto que el juego trata de actualizar un poco todo el conjunto para mejorarlo, sin llegar a ser una revolución, sí me ha parecido (sobre todo gráficamente) que tiene un tratamiento propio de un remake. Nada se ha reutilizado en cuanto a modelados y texturas. Resumiendo: el juego ha recibido el mismo tratamiento que muchos de los remakes visuales de los últimos años.

Ese Replicant también tiene su historia detrás, que los aficionados conocerán, pero que es conveniente explicar a los que se aproximen al juego por primera vez, cautivados por el éxito de Automata. Nier tuvo dos versiones, una lanzada para Japón (conocida como Replicant) y otra para Occidente (Gestalt). Pese a que se ha discutido largo y tendido las diferencias menores en su guión, la principal es el protagonista. En Replicant controlamos a un joven hermano de Yonah, una chica afectada por una extraña enfermedad; mientras que en Gestalt éramos el padre de la chica. Esto obedeció a una decisión más propia de la producción y marketing del juego que del diseño, intentando apelar a un público occidental con un personaje más adulto y una historia paternofilial. Recordemos que en aquella generación al juego oriental se le consideraba de capa caída, con un auge del desarrollo occidental que llegó a “contaminar” incluso a los propios desarrolladores japoneses.

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

Mis primeras horas con esta versión de Replicant dejan sensaciones curiosas en este aspecto. Puede que el Nier oriental sea más canónico, pero uno termina aceptando aquello que consume primero y, para mí, la historia de Nier era la de un padre tratando de salvar la vida de su hija. Volver a jugar con los roles cambiados es uno de los ejercicios más curiosos que nos ha dejado en nuestro medio una decisión de marketing y, en el fondo, hasta le sienta bien; entronca con la filosofía de metajuego que siempre ha esgrimido Taro. Jugar ahora en otro rol se siente como una reencarnación de la figura del protagonista. Un eterno retorno que siempre trae algunas diferencias.

En esta ocasión, Square-Enix ha contado con el equipo de Toylogic (la Cavia original fue absorbida por AQ Interactive). Un desarrollador que casi siempre ha trabajado en la sombra, ayudando en juegos como Dragon Quest X y XI, la saga Contra, Kid Icarus o Super Smash Bros. Brawl. La decisión fue tomada por su productor, Yosuke Saito, ya que el equipo contaba con miembros del equipo original, además de haber trabajado previamente con ellos. Se dice que hay otra razón detrás, pero que se anunciará más adelante.

Clásico y nuevo a la vez

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

Replicant se sigue sintiendo NieR, pero con los valores de su secuela

Con todo, se nota que la dirección tenía muy claras las razones por las que volver a rescatar el primer Nier. A su décimo aniversario se le unen las ganas de mucha gente de descubrir esta obra. Por tanto, y pese a esas aristas por pulir, no era plan de rehacer la obra desde cero. Se ha apostado siempre por refinar, intentando mantener el espíritu original. Y el resultado a los mandos creo que es el correcto: se siente como cuando jugué a su versión de 360, pero todo más agradable tanto a los mandos como en pantalla.

En lo técnico porque, como decía antes, se ha transformado. Su mundo sigue siendo igual en la orografía, pero con estilo visual que busca claramente la identidad de Automata. Esto se nota especialmente en los modelos de los personajes principales, que han sido elaborados desde cero y creo, personalmente, que han ganado con el cambio. Kainé, en especial. Pero sus escenarios también han ganado en espectacularidad. Apetece más recorrer las vastas llanuras del norte, con mucho más detalle en el contraste entre la naturaleza y las estructuras del viejo mundo; o perderse por las calles de la ciudad costera y sus casas de piedra caliza bañadas por el sol.

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

Tampoco puedo olvidarme del apartado sonoro, que en Nier tiene mucha importancia. Todo ha sido hecho desde cero, pero hasta un punto de exactitud (quizá de nuevo buscando esa actualización 1.22474487139) que se siente completamente familiar. La banda sonora (si no has jugado, atención, porque puede que te llegue a gustar incluso más que la de Automata) se ha vuelto a componer, pero suena tal y como la recordabas, aprovechando la ocasión para mejorar algunas piezas, tramos y coros. El doblaje (yo solo he jugado en la versión en inglés) mantiene su plantel de actores original, algo que agradezco porque me gustó mucho, en especial el papel de Liam O’Brien (Guerra en Darksiders) interpretando a Weiss. El trabajo de redoblaje era necesario no solo mejorar algunos énfasis, sino porque el juego cuenta con nuevas líneas de diálogo y otras modificadas para la ocasión.

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

Eso sí, a Nier Replicant le ha pillado por medio la nueva generación y quizá habría agradecido un pequeño ajuste en la resolución, sobre todo. La calidad de imagen en consolas es algo más borrosa de lo que me gustaría y la potencia de las nuevas máquinas dejaría una presentación mucho más nítida. Las cinemáticas, además, tienden a reducir la tasa de frames por segundo, aunque durante el combate se comporta de forma sólida. Quizá más adelante se anuncie una actualización para PS5 y Xbox Series X, pero, de momento, se trata de un juego de la anterior generación de consolas y no dispone de actualización anunciada.

Nier Replicant es una historia que puede jugarse independientemente de NieR Automata

Es en lo jugable cuando empiezan los cambios más sutiles, pero relevantes. De esos que se captan mejor cuando vuelves a la obra original. Por mucho que se abrazase el trabajo de Platinum Games con el combate de Automata, el equipo de Yoko Taro ha querido equilibrar la balanza para que esto se siga sintiendo Nier, pero con los valores de su secuela. Por ello, se mantiene el estilo, centrado en los poderes de Grimoire Weiss y la lucha con espada; pero se refuerza este núcleo con unos esquives y bloqueos más útiles (parry incluido) y combos con diferentes combinaciones de botones que dan más variedad. Incluso la velocidad del mismo, más allá de los nuevos y muy necesarios 60 frames por segundo, ha sido algo acelerada para lograr un mejor ritmo. En definitiva, se nota la mano de Takahisa Taura que, tras su trabajo en Automata, ha supervisado el diseño del combate en Replicant para conseguir esas mismas sensaciones.

Primera vez

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

¿Y si no has jugado a Nier? Es una ocasión inmejorable, no hay duda. Nier Replicant es una historia que, aun con sus conexiones que serán más enfatizadas todavía en esta versión, se juega independientemente de Nier Automata. Su espíritu, sin embargo, es el mismo. Puedes esperar esa mano de Yoko Taro no solo en su forma de mostrar los finales, sino a la hora de hacer malabarismos con el videojuego como medio. Sus vaivenes con las cámaras, los escarceos con diferentes tipos de géneros más allá de la aventura y la acción, como las plataformas, las aventuras conversacionales, el bullet hell y los puzles… ya estaban todas aquí, incluso haciendo alusión directa a juegos de renombre como la saga Zelda, Resident Evil y hasta el clásico Sokoban.

He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo


He jugado al nuevo Nier Replicant y se siente igual y distinto al mismo tiempo

Y sí, el combate es menos espectacular que Automata, pero sigue siendo muy divertido, con sus jefes finales llenando la pantalla de bolas y la combinación de disparos y ataques cuerpo a cuerpo. Pero, sobre todo, también descubriréis una historia que es más de lo que aparenta. Con sus excentricidades y su extraño lore, Taro se acercó en los videojuegos de una forma parecida a lo que en literatura se conoce como New Weird: una forma única que sacrifica a veces la lógica para tocar temas existencialistas de maneras que los métodos convencionales no pueden lograr.

Mientras sigo avanzando en Replicant para descubrir más aún qué cosas han cambiado y qué secretos han incluido, me llevo ya muchas cosas de Nier Replicant ver.1.22474487139. Primero, lo obvio: recordar la obra desde una perspectiva más moderna y agradable de jugar. Pero, sobre todo, me llevo una reflexión: que la industria del videojuego ha cambiado para mejor. Un juego como Nier es ahora aceptado, en vez de ignorado. No solo aceptado, sino que se celebra. Sus aficionados buscan todas sus mensajes e interpretaciones y a su autor se le estudia. Porque Nier funciona como juego independiente, sí, pero es también una radiografía de nuestra industria, de sus tendencias, incluso de su incapacidad para abandonar algunos patrones; entre ellos, la violencia. Una representación teatral de (como rezaba aquel mítico álbum), sus vicios y virtudes.

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

8.394 visualizaciones

Los 19 RETRASOS más POLÉMICOS en la historia del VIDEOJUEGO

Siempre es preferible que un juego llegue tarde pero que lo haga bien a que se estrene con prisas plagado de errores, o sin todo lo que prometió. Esta es una máxima que no pocos creativos en la industria del videojuego han repetido a lo largo de los años pero, ¿qué pasa cuando...