Es uno de los mejores RPG de mundo abierto de la historia por todo lo que te pierdes jugando. La importancia de lo que no ves en The Witcher 3

Es uno de los mejores RPG de mundo abierto de la historia por todo lo que te pierdes jugando. La importancia de lo que no ves en The Witcher 3

La obra magna de CD Projekt RED es un juego laureado mundialmente, pero una de las cosas que le hacen grande es todo lo que esconde

21 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Brujer

En el año 2015, se lanzó al mercado un videojuego tremendamente influyente. The Witcher 3: Wild Hunt fue la demostración de CD Projekt RED de cómo hacer un gran RPG de mundo abierto, obteniendo el merecido reconocimiento como mejor juego del año de parte de diferentes organizaciones y resultando un éxito a nivel comercial pocas veces visto en productos de este perfil. Sin ir más lejos, los últimos datos oficiales de la compañía polaca nos dicen que ha colocado en las estanterías de los jugadores más de 50 millones de copias.

Pero, si la tercera entrega numerada de las aventuras de Geralt de Rivia en los videojuegos (recordemos que estos están basados en los cuentos y novelas de Andrzej Sapkowski) es una obra maestra, lo es por muchas cosas. Un vasto mundo con infinitas posibilidades, unos personajes tremendamente bien escritos, unas tramas inolvidables y una increíble atención al detalle. Es de esto último de lo que vengo a hablar hoy, porque nada marcó más mi partida de centenares de horas que todo aquello que descubrí y… lo que no descubrí.

The Witcher 3 tiene múltiples decisiones en su historia principal, pero también en cada pequeña trama

Tanto en la experiencia base como en las -por otra parte espectaculares- expansiones posteriores al lanzamiento, Hearts of Stone y Blood and Wine, The Witcher 3 abraza el rol en su máxima expresión ofreciéndole al jugador una capacidad de decisión sobre lo que acontece que nos deja con múltiples formas de concluir las misiones. Sí, todos nos quedamos impactados con la trama del Barón Sanguinario, con los niños de la ciénaga y las Damas del Bosque, pero no me refiero a todas esas decisiones que afectan al arco principal; más bien a esas pequeñas cosas que puedes perderte en cada pueblo o cada encargo secundario. A lo que está ahí y puedes pasar por alto. A todo aquello que no ves. Esto ocurre porque el equipo de CD Projekt no te guía a ello: te da las herramientas y las posibilidades y tú decides si seguir adelante o detenerte. Tú eres el brujo, el Lobo Blanco, quien cumple el trabajo que nadie puede o quiere hacer para seguir ganándose la vida, sin importar lo cruel que sea el mundo. Pero sí importa.

Lo mejor es que esta sensación está desde el principio del juego, y me di cuenta embarcándome en la experiencia por primera vez hace ya varios años. Nada más comenzar mi aventura y acostumbrarme al control de Geralt (no tan fino como otros apartados del juego, por cierto), te encuentras en Huerto Blanco a Willis, un enano que quiere resolver el misterio de quién ha incendiado su herrería. Una vez aceptas la misión y acabas localizando al culpable con tus sentidos de brujo, este te cuenta que su madre murió y odia a los humanos y a los enanos que hacen espadas para los nilfgaardianos que les persiguen y les matan. Si aceptas su soborno, adiós muy buenas, pero si decides no hacerlo y mantenerte firme llevándolo ante Willis y, por ende, cumpliendo el contrato, recibes el primer impacto. Resulta que el enano le conocía, a él y a su madre, pero, pese a las explicaciones (estaba borracho) y súplicas, Willis llama rápidamente a los guardias para que ejecuten al pirómano colgándolo inmediatamente de un árbol, sin ninguna opción a juicio y con tu palabra como única prueba. No te entrometes: bienvenido a El Continente.

Witcher

Esta situación es simplemente el aperitivo; la gracia está en cómo el juego trabaja constantemente para que merezca la pena o bien ir más allá, o bien hacer una segunda partida. Si no lo haces, un día alguien te contará algo que ni sabías que existía, o leerás un texto como este con ejemplos varios de todo lo que no has visto y estaba delante de tus ojos. En mi caso particular, me habría tirado de los pelos si no hubiera tomado la decisión que tomé en la misión No hay sitio como el hogar.

Premio a la curiosidad y a la sospecha

Pongámonos en situación: te encuentras en Kaer Morhen charlando con tus compañeros brujos, Lambert y Eskel, justo la noche antes de someter a Uma a la terrible Prueba de las Hierbas. Puedes profundizar en sus personalidades, conocer anécdotas e incluso jugar a las cartas. Tras unas cervezas, lo más responsable sería irse a dormir, lo que te dará la opción de tener una escena con Yennefer si te has puesto de su parte. Pero hay una opción que extiende la duración de la noche mucho más: seguir bebiendo con los brujos. Si no hubiera optado por ello, me hubiera perdido una de las escenas más divertidas de todo el juego. O dicho, de otro modo, me hubiera perdido a Geralt, Lambert y Eskel vestidos con la ropa de Yennefer y contactando con desconocidos de esa guisa a través de un cristal mágico. Esta y la borrachera en Red Dead Redemption 2 buscando a Lenny son mejores que cualquier borrachera que puedas tener en la vida real.

Existen multitud de sorpresas que te pierdes por no indagar, y al juego no le importa

En los DLC que he mencionado pasan cosas similares: te pierdes lo bueno si no profundizas. En el primero, Hearts of Stone, un contrato al noroeste de Novigrado te pone en contacto con un herborista que te pide buscar a su aprendiz desaparecido, Folkert. Encuentras un carro y sigues un rastro de sangre que te lleva cerca de un poblado. Hablando con dos simpáticos ancianos, te cuentan que vieron a un joven herido volviendo a meterse en el bosque y esa noche escucharon aullidos. El juego te propone volver e informar al herborista, pero yo quise ir más allá. Sabía que CD Projekt no iba a hacer que algo fuera tan simple, así que decidí pensar mal… y acerté. Si buscas cerca de la casa, encontrarás sangre que la anciana te dice que pertenece a la caza que despieza su marido, pero el pastel se descubre si rompes unas cajas de la parte trasera: encuentras una trampilla por la que descender a un sótano donde te topas con el cadáver del aprendiz en una mesa, cortado en distintos trozos. Sí, esos malditos viejos son caníbales.

Geralt

En esta ocasión, tuve la suerte de indagar más de la cuenta en una misión secundaria que parecía superficial y tuve premio, aunque la resolución me acabara dejando de piedra. ¡Pero es que hay más! Una vez les acusas, los ancianos te suplican excusándose en que se mueren de hambre y tienen que comer. Puedes perdonarles o querer entregarles, lo que hará que tengas que acabar con su vida defendiéndote. Hagas lo que hagas, el juego tiene una respuesta escondida para ti más allá de completar el contrato. Y es que, si les perdonas la vida, puedes regresar días después para comprobar que te han hecho caso y ahora solo hay animales muertos en vez de personas en aquel sótano. Pero, frente a la cabaña, verás a cuatro alghuls comiéndose dos cadáveres. El siempre sarcástico Geralt hará una referencia al karma cuando descubra que son los ancianos los que estaban siendo devorados.

En el segundo DLC, Blood and Wine, el mejor ejemplo del alto nivel de detalle de Wild Hunt es la historia de Vivienne y un easter egg descubierto años después. Geralt ayuda a liberar a Vivienne de Tabris, una mujer que se transforma en un pájaro debido a una maldición. Puedes ayudar a este personaje a salir de tal yugo transfiriendo la maldición a otra persona, lo que condenaría a alguien inocente, o rompiéndola pasándola a un huevo de pájaro, con la contrapartida de que la consecuencia será que la mujer viva solo durante siete años más. Vivienne opta por esto segundo, condenando su esperanza de vida a tal cifra. ¿Dónde está al quid de la cuestión? En que si meditas durante siete años dentro del juego, verás que se cumple la condena. Encontrarás el cuerpo sin vida, un detalle que ha sido incluso mejorado de cara a la actualización de nueva generación del juego, donde yace en el suelo lejos de la maldición que la apresaba.

Vivienne

No voy a continuar porque bastante os he estropeado la experiencia a todos quienes no habéis dado una oportunidad todavía a The Witcher 3, pero sirva este texto como recordatorio de todo lo bueno que hace que el RPG no solo sea el mejor juego publicado por CD Projekt hasta la fecha, sino también uno de los mejores que he disfrutado en mi vida. Si algún día cambio de opinión, volveré a su mundo, subiré con Geralt a lomos de Sardinilla y dejaré que The Witcher 3 me sorprenda de nuevo. Al fin y al cabo, para encontrar solo hay que buscar.

En 3DJuegos | La evolución gráfica de The Witcher: así ha cambiado Geralt de Rivia en los videojuegos a lo largo de los años

En 3DJuegos | ¿Por qué es tan difícil hacer que los personajes de videojuegos suban escaleras correctamente?

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

6.923 visualizaciones

Los 20 MEJORES JUEGOS de CIENCIA FICCIÓN

El género de la ciencia ficción nos ha regalado historias verdaderamente increíbles en videojuegos que marcan época, así que ya iba siendo hora de que dedicáramos un vídeo especial a los mejores juegos sci-fi que hemos disfrutado.