Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Opinión

Ahora con Bethesda, es aún más difícil no ilusionarse con el futuro de Xbox

En los últimos años Microsoft se ha hecho fuerte creando y comprando estudios de desarrollo.

Por / 232 comentarios

La primera Xbox es una de mis consolas favoritas, ¡la guardo como un tesoro!, pero a medida que aumentaba la popularidad de la marca, especialmente con el nacimiento de Xbox 360, crecía también mi desencanto con Microsoft. No me entendáis mal. Disfruté como nadie del nacimiento de grandes sagas como Gears of War o Forza Horizon, pero también me dolió en el alma ver como todos esos grandes estudios y creativos que hicieron de Xbox una consola única iban desapareciendo uno a uno.


Ahora con Bethesda, es aún más difícil no ilusionarse con el futuro de Xbox

Mientras la competencia se hacía fuerte apostando por sus estudios internos, los de Redmond se desprendían de su mejor arma dejando en manos de otros la creación de todos esos grandes juegos que debían dar infinitas alegrías a los jugadores de Xbox. Y así llegó el cierre de Ensemble Studios, autores de Age of Empires o Halo Wars, perdíamos a Lionhead Studios, padres de Fable y Black & White, o nos quedamos sin el reputado FASA Studios, que dieron vida a videojuegos tan memorables como Crimson Skies o MechAssault.


La primera Xbox era una consola valiente como pocasMás allá de su poderío gráfico que aún hoy en día sorprende gracias a la retrocompatibilidad de Xbox Series y sus mejoras gráficas, lo que me gustaba de la primera Xbox es que en su afán por abrirse paso en un mercado que por aquel entonces le resultaba totalmente ajeno, era valiente como pocas; se atrevían con todo y de esa filosofía nacieron series tan emblemáticas como Project Gotham Racing o Fable, disfrutamos de propuestas tan interesantes como Voodoo Vince, Midtown Madness 3, Brute Force, Blinx o el más desconocido Otogi de FromSoftware, padres de Dark Souls; e incluso firmaron exclusivas tan potentes como KOTOR, Ninja Gaiden, Las Crónicas de Riddick o The Elder Scrolls III: Morrowind. Microsoft necesitaba labrarse una buena reputación entre los jugadores y lo consiguieron de la mejor forma posible: con importante variedad de videojuegos de gran calidad. Pero luego la historia cambió.


Ahora con Bethesda, es aún más difícil no ilusionarse con el futuro de Xbox

El creador de MechAssault explicó por qué no tuvo más secuelas, y la razón era otra filosofía que terminó imponiéndose en la familia Xbox. "En aquellos tiempos había una especie de listón para controlar las ventas. Si no lo alcanzabas era como 'Vale, eso ha sido todo'", llegó a decir Mitch Gitelman. Eso explica que uno tras otro fueran desapareciendo los estudios internos de Xbox; que de la noche a la mañana, nos quedáramos sin un nuevo Project Gotham Racing, o sin muchos juegos de Rare que, durante mucho tiempo, parecía totalmente desaparecida. De ahí que poco a poco creciera mi desencanto con Xbox… hasta el día de hoy, que he recuperado esa ilusión y emoción que me cautivó en los tiempos de la primera Xbox. Ahora que la compra de Bethesda por Xbox ya es oficial, se dibuja un horizonte increíble para el aficionado de Xbox.


He recuperado esa ilusión y emoción que me cautivó en los tiempos de la primera XboxSi hablamos de Bethesda, de repente, la familia Xbox ha sumado a sus filas a equipos emblemáticos como id Software y la saga DOOM, o a los autores de Dishonored, o por supuesto, a los creadores de The Elder Scrolls. Y esta es ya un arma muy poderosa en manos de Xbox, que ya ha prometido dejarles trabajar como hasta ahora, con total libertad. Pero hay más. Porque si estos últimos años la marca se asociaba a un par de nombres y poco más, con el fichaje de Ninja Theory, Obsidian, Double Fine o Compulsion Games Xbox tiene la oportunidad no solo de recuperar del olvido grandes nombres como Fable, sino también, sorprender con nuevas aventuras que nadie querría perderse por nada del mundo. Y ya en el horizonte asoman juegos como el RPG Avowed o el prometedor Hellblade 2, que no son más que un pequeño atisbo de lo que está por llegar. ¡Diablos!, si hasta me emociono con la sola idea de que Xbox e Itagaki vuelvan a formar equipo, aunque todavía está por ver qué pasa con lo nuevo del autor de Ninja Gaiden de Xbox.


Ahora con Bethesda, es aún más difícil no ilusionarse con el futuro de Xbox

Lo que más me motiva es que Xbox ha vuelto a dar importancia al desarrollo de videojuegos, que no son ni más ni menos que tu mejor herramienta para crear una identidad propia. Luego ya se verá si son exclusivos o llegan a otras plataformas; para mí es lo de menos. Lo que quería, y lo que ansiaba, es que Xbox recuperara un papel que nunca debió abandonar, el de gran desarrolladora de videojuegos, y ahora que lo han hecho, me muero de ganas por descubrir su futuro. Pensar en un futuro The Elder Scrolls con todos los recursos de Microsoft a tu alcance; imaginar un nuevo juego de acción de Id Software, o pensar en lo que serán capaces de hacer equipos como Obsidian e Inxile Entertainment sin la presión del dinero solo me lleva a dar saltos de alegría. Me han devuelto la ilusión con la que descubrí y disfruté de la que es una de mis consolas favoritas, y esta sensación no la cambio por nada del mundo.


Más sobre: Xbox, Bethesda, Microsoft, Xbox Game Pass y Xbox Series X|S.