Ahora sí, Game Freak: Pokémon Escarlata y Púrpura sorprenden (mucho) para bien. Análisis

Ahora sí, Game Freak: Pokémon Escarlata y Púrpura sorprenden (mucho) para bien. Análisis

73 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Pokemon Escarlata Y Purpura Espana Analisis 00

No voy a decirte que Pokémon Escarlata / Pokémon Púrpura sean las mejores entregas de la saga, porque han sacrificado muchas de las cosas que hacían de estas aventuras RPG experiencias tan memorables, pero al menos sí te diré sin la menor duda que la novena generación ha subido muchísimo el listón para la jugabilidad en Game Freak. Los nipones ya no están experimentando con nada ni se han quedado a medio fuego: Paldea es un mundo abierto con todas las de la ley, (casi) sin tiempos de carga ni restricciones de progresión; pero creo que los méritos reales de la novena generación están en cosas un poco más "secundarias". Tenemos una evolución palpable en temas como la historia, dificultad, economía, progresión u otros tan sutiles como la utilidad/identidad/aportación de cada nueva especie. En ese sentido, insisto, se han convertido en mis juegos favoritos.

Dicho esto, con la misma honestidad con la que te digo que me han gustado mucho te diré también que el diseño de misiones tiene unas fisuras bastante claras, que los viajes lineales clásicos tienen un carisma irrecuperable y que los gráficos siguen estando por detrás de los estándares de Nintendo Switch. Estas son recomendaciones rotundas, pero van con una advertencia: esto se disfruta más (infinitamente más) teniendo la voluntad de mojarse hasta las trancas modificando el equipo a menudo para probar las características únicas de los Pokémon debutantes, avanzando a contracorriente en áreas y gimnasios que están claramente lejos de tu nivel actual, leyendo las descripciones de la Pokédex de criaturas que no sabes cómo evolucionar en busca de pistas al respecto, invitando a tus amigos a visitar tu partida para hacer Teraincursiones juntos con el multijugador cooperativo y en definitiva exprimir todo cuanto se te pone por delante. Si tienes esa iniciativa, te sorprenderá; pero en caso contrario corres un riesgo real de que se haga insulso.

Pero no te preocupes, que estos juegos se prestan a que los disfrutes como es debido. Se me hace raro pensar que no te animes a probar monstruos más allá del inicial o que no te aventures a curiosear bien lejos desde el principio solo para ver qué te encuentras. Te ponen muchas cosas por delante, todas son divertidas y el final del recorrido vale mucho la pena; si bien lo que viene después da para tantas horas como quieras dedicarle. Esta vez, sin machacarte a luchar contra la aleatoriedad y cosas incontrolables.

Pokémon Escarlata y Púrpura

Paldea, una región diferente ¡pero acertada!

Estamos acostumbrados a que las IP más establecidas de la industria fallen en sus intentos por adaptarse a las tendencias (¿cuántos casos hemos visto de battle royale o botín aleatorio metidos con calzador donde no se les llama?) así que resulta sorprendente ver cómo al universo Pokémon le ha sentado como un guante apostar por el mundo abierto: reconozco haber desconfiado muchísimo de la idea en el pasado, pero tras una treintena de horas explorando la región de cabo a rabo, creo que una dirección fantástica para la saga; tanto por las muchas cosas buenas que trae ahora como por las que creo que puede aportar en el futuro a medida que llegan nuevas iteraciones de lo mismo. Ha tardado bastante en arrancar y nos habíamos llevado disgustos en los últimos años, pero esta vez sí que sí. Salvando los gráficos —tengo mucho que contarte al respecto unos párrafos más abajo, y casi todo malo— la fórmula "termina el tutorial y móntatelo como quieras" es un acierto rotundo.

Depender de los iniciales es un error: mola más arriesgarse y probar cosas nuevas

Con la temática de la búsqueda del tesoro como pretexto para ir de un lado a otro haciendo avanzar la historia, que se estructura en tres cadenas de misiones principales, tienes vía libre para moverte a tus anchas. La realidad es que nada te impide hacer caso omiso de todas las indicaciones que te dan los NPC al mando de cada misión e irte derechito a la Liga Pokémon, o desafiar al último líder de gimnasio antes que al primero a sabiendas de que te va a resultar imposible de hacer a niveles bajos; pero en la práctica encontrarás de tanto en cuanto señales muy evidentes de que "por aquí no es". Ahora bien, el consejo más honesto que puedo darte como fan incondicional es que desafíes la lógica tanto como puedas. No porque sea práctico, sino porque es increíblemente divertido: estamos acostumbrados a que estos juegos sean demasiado fáciles, pero al liberarnos de las ataduras de la linealidad uno se topa constantemente con micronarrativas únicas. Lo mismo te encuentras un Pokémon genial que no esperabas y te animas a cambiar todo tu equipo para hacerle un hueco, o te desvías para ver qué bichejo Teracristalizado es el que se ve a lo lejos, o te paras a pensar en cómo evoluciona esto que acabas de encontrar. La novena generación casi lo clava con el tema dificultad también, porque si te atreves a asumir riesgos yendo a lugares muy avanzados, encontrarás que a menudo no solo hablamos de que tu rival te saque unos cuantos niveles, sino de que además tiene equipos más o menos bien montados.

Pokémon Escarlata y Púrpura

No me malinterpretes, ojo: la IA sigue siendo teniendo altibajos y resulta increíble que a estas alturas sigamos viendo cosas como Pokémon salvajes repitiendo buffs en estadísticas que ya tienen a +6, pero el orden en el que salen los contrincantes durante un combate y su configuración está mucho mejor planteado que en juegos pretéritos. Desafortunadamente, no tengo autorización para dar ejemplos concretos, pero hazte a la idea de que varios enfrentamientos clave de la campaña están montados de tal forma que los líderes y sus equipos sigan una lógica, una estrategia; e incluso te diría que me ha sorprendido ver hasta qué punto el juego sabe buscarte las cosquillas con los encuentros monotipo. Por supuesto, hablamos de un producto para todos los públicos y si te dedicas a subir de nivel o mantener al inicial en tu equipo por los siglos de los siglos no tendrás problemas de ninguna clase, pero creo que haciendo eso pierdes la mitad de la experiencia. No lo dudes, lo mejor del mundo abierto es tener esta clase de dificultades y encuentros más intensos que en el pasado eran impensables... pero parte de la gracia está en el hecho de que el juego te anima a probar nuevos Pokémon.

Durante unas cuantas generaciones, los Pokémon iniciales han sido una respuesta a todos los problemas: aprendían una cantidad enorme de movimientos y uno termina "dependiendo" de ellos. Las evoluciones de Quaxly, Sprigatito y Fuecoco son un poco así también, pero necesitas complementarlas mediante MT porque los movimientos que aprenden de forma natural conforme suben de nivel están algo limitados. Y mientras vas por ahí reuniendo materiales para fabricarlas esas técnicas propias, encontrarás muchos bichejos raros o de nivel alto que te harán replantearte tu equipo. Porque claro, da pereza capturar y entrenar algo en estado salvaje solo para que sea la mitad de útil que el líder de tu equipo, pero si lo que ves es un nivel 60 listo para la acción y con habilidades molonas, la cosa cambia, ¿no? Escarlata y Púrpura están plagados de casos de ese estilo, así que es inevitable sentirse naturalmente inclinado a probar cosas nuevas.

Pokémon Escarlata y Púrpura

Si tienes en cuenta todas las cosas que he comentado hasta ahora, verás que Paldea tiene un ciclo jugable bastante atractivo: te dejan a tus anchas por un mundo abierto en el que es fácil encontrar especies nuevas o imponentes cada pocos minutos, a veces asomas la nariz por donde no toca y aunque decidas volver atrás te llevas algún Pokémon que merece la pena probar, para cuando llegas a un gimnasio u otra clase de encuentro equivalente de la campaña lo mismo te ves obligado a pensar o hacer algún ajuste antes de volver a intentarlo. Simple, pero efectivo. Además, existe un buen número de actividades complementarias que están bien hiladas con ese ciclo: Teraincursiones, que haces bien en visitar incluso si no te gusta el monstruo que llevan dentro, porque otorgan PL al ser examinadas; apariciones masivas como las de Leyendas Pokémon: Arceus o nuevas manadas centradas en una misma línea evolutiva; o un montón de objetos para recoger incluyendo MT que luego puedes volver a fabricar reuniendo materiales de especies concretas que derrotas o capturas.

¿Cosas pendientes de mejorar? De esas hay unas cuantas, también. Por ejemplo, no me gusta demasiado la idea de que todos los Pokémon salvajes estén por ahí caminando en círculos como si fueran los mobs de un MMORPG. Creo que en una fantasía como esta, donde literalmente esas criaturas son los protagonistas, deberíamos empezar a pedir algo más de vidilla: tal vez scripts de animaciones para algunos monstruos clave que encajen bien con el entorno o mejores interacciones entre el protagonista y sus alrededores. Cualquier cosa que aporte algo de naturalidad, vaya. Por otro lado, tenemos un problema —menor en apariencia, pero bastante molesto en la práctica— con los monstruos más pequeños, porque no son pocos los encuentros accidentales que ocurren en el overworld cuando pisas o "atropellas" criaturas del tamaño de Smoliv o Lechonk que ni siquiera sabías que estaban ahí. La entradilla del combate es corta, pero cuando repites muchos encuentros seguidos se hace bastante cansada; y en esta generación ni siquiera es posible omitir las animaciones de los movimientos.

Hay tres questlines repetitivas, pero con finales fantásticos

De forma similar, creo que GF no ha terminado de aprovechar mecánicas que ya están implementadas en el juego, como la opción de agacharte para pillar desprevenido un Pokémon salvaje o lanzarle una Poké Ball a uno que está volando. Alguna que otra especie como Wiglett saca partido de eso, pero son pocas excepciones; tanto que es fácil olvidarse de que existen. En otro orden de cosas, la guardería ya no funciona como antes, se ha sustituido por el picnic que ya habrás visto en los tráilers. Sobre la mesa, esta novedad hace las veces de "guardería portátil" o lo que es lo mismo, un cambio de tipo calidad de vida fantástico; pero con una pega importante: los huevos se obtienen de manera automática con el paso del tiempo, aunque no hagas nada, así que para muchos eso se va a traducir en pasar olímpicamente de los minijuegos vinculados a esta novedad (que sirven para conseguir potenciadores temporales de diversas clases) y dejar la consola quieta durante 5 minutos mientras sus compis hacen cosas de mayores. Podría haber sido un buen momento para rediseñar la crianza desde los cimientos y conseguir algo más divertido.

Pokemon Va 1 Captura De Pantalla 2022 11 16 12 39 37

La historia de Escarlata y Púrpura mola

Tradicionalmente, los juegos de Pokémon han obedecido un patrón común: la fuerza está en la IP, en esa dinámica de explorar-coleccionar-combatir, así como en la identidad artística de cada región. ¿La narrativa? Eso para otro día, si tal. Salvando excepciones contadas como fue el caso de la quinta generación, lo cierto es que a Game Freak nunca ha mostrado demasiado interés por ese tema. Tampoco es que fuese un problema, vaya; a fin de cuentas, cada especie acarrea un trasfondo único que a veces resulta más interesante incluso que cualquier héroe o villano. Con Paldea, eso sí, la cosa cambia un poco porque como seguramente sepas, aquí partimos nuestra aventura desde la Academia ("Naranja" o "Uva" dependiendo de la edición que hayas elegido) con la idea de encontrar un tesoro figurado: un concepto que suena muy fresco pero que termina ramificándose en ideas mucho más familiares para los fans de la saga como son los arcos de los villanos, el de los legendarios o el de la Liga Pokémon. Tres cadenas de misiones que aquí se llaman vía Stardust, senda legendaria y travesía de la victoria, respectivamente.

Como es normal, no tengo ni permiso ni interés para comentar detalles de la trama que puedan arruinarte la experiencia; pero sí que voy a compartir contigo un par de impresiones generales. La primera es que al ser un mundo abierto, el ritmo de la campaña ha cambiado bastante respecto a lo que hemos tenido durante más de dos décadas. Si completas los gimnasios, las bases del Team Star o las guaridas de Pokémon dominantes de uno en uno, te vas a terminar cansando bastante rápido porque se estructuran de la misma manera y a veces hasta con las mismas líneas de diálogo. Eso de ver el mismo diseño de misiones más o menos se puede tragar en las secundarias de los infinitos mundos abiertos que pueblan la industria de los triples A, pero aquí se hacen repetitivos. Por eso, tienes una ruta sugerida que puedes encontrar abriendo el mapa de la región: se molesta en repartir los pasos de una forma similar a como estaban los RPG más tradicionales de la serie, aunque no consiga el mismo efecto ni tampoco sea lo que personalmente te recomendaría hacer: creo que es más divertido experimentar. La otra opinión que me guardaba es que los finales están muchísimo mejor de lo que esperaba y han venido a reventar las expectativas.

No encontrarás Pokémon "de relleno": todos aportan cosas interesantes

Todas las cadenas de misiones tienen conclusiones emotivas, personales —tocando algunos temas ligeramente más maduros que los de costumbre— contadas con cierto regustillo cinematográfico que nunca me habría imaginado ver en un juego de Pokémon. Aclarado eso, me limitaré a añadir que el tramo final del recorrido es una sorpresa mayúscula con buen ritmo, música y despliegue. ¡Bien por Game Freak! Espero que mantengan ese nivel en futuras iteraciones de la franquicia, aunque está claro que la novena generación de criaturas aún tiene un par de cosas que decir en el futuro. Igualmente lo han clavado con el tono de los personajes, apuntando a un público más adolescente; y más allá de los memes, la traducción al castellano es tan brillante como se esperaba de ella: no podríamos haber tenido una visita mejor localizada para una región basada en España. Ni que decir tiene que en general estoy bastante contento con el resultado, pero también me he guardado quejas.

Y es que resulta inevitable sentir que la puesta en escena de los diálogos está más que desfasada. Es verdad que las últimas entregas nos han dejado personajes expresivos, pero ver cómo se giran de manera robótica antes de empezar a hablar o gesticular chirría hasta el infinito. Más aún si lo comparas con los grandes avances que ha dado la interfaz, que ahora es bastante orgánica. Los recursos de desarrollo en este departamento apenas han cambiado desde Pokémon XY (2013), se han quedado atrás respecto a otros aspectos que evolucionaron con el paso del tiempo desde entonces; no es un problema nuevo pero sí uno que ahora destaca más que en el pasado: sin ánimos de destripar eventualidades de la trama a nadie, los mejores momentos lucen algo "manchados" por las limitaciones de este sistema.

Pokémon Escarlata y Púrpura

Competir es más accesible y divertido

Tengo la certeza de que Pokémon Escarlata y Púrpura lograrán captar nuevos fieles a la vertiente competitiva, por dos motivos súper simples: uno, que lo tienes facilísimo para criar y personalizar un equipo orientado al PvP; y dos, que uniendo los Teracristales con las fantásticas ideas que traen consigo las especies debutantes tenemos juego para rato. No puedes ni imaginarte hasta qué punto me entristece no tener vía libre para hablar libremente de esas últimas —en la prensa trabajamos con acuerdos de confidencialidad casi todos los días— porque casi todo lo que puedo comentar en ese frente es positivo. Si de algo sirve la perspectiva de un incondicional de OU, puedes dar por hecho que las semanas posteriores al lanzamiento serán bastante moviditas en los foros y canales de Discord dedicados. Pero respetando la naturaleza del análisis, de momento te diré algunas claves sobre este tema.

Game Freak acierta, por ejemplo, con la idea de acercarnos los objetos importantes de la crianza o las partidas en línea. No deja de ser una mera comodidad, pero ya no existen esas sesiones repitiendo una Torre Batalla en busca de PB: ahora, los equipables "recios" y las vitaminas para entrenar el esfuerzo, las chapas para maximizar valores individuales, las mentas para cambiar la naturaleza así como otros tantos ítems del estilo se pueden comprar en establecimientos dedicados en múltiples ciudades por Puntos Liga o Poké dólares (la divisa que prefieras de las dos) desde las primeras horas. De hecho, el entrenamiento extremo está disponible desde el nivel 50 en lugar de 100 y es posible cambiar el Teratipo de cualquier Pokémon reuniendo cristales del suelo o completando incursiones. Esas últimas también te recompensan con caramelos de experiencia como los de PLA, así que es fácil poner a punto cualquier criatura que tengas en el PC en apenas unos minutos. Si tienes dinero, claro está.

Las Teraincursiones abundan, otorgan caramelos de XP y más objetos útiles

De aquel juego también se mantiene la posibilidad de editar el set de movimientos gratis y en cualquier momento desde el menú, por cierto; el único requisito que debes tener en cuenta a la hora de convertir literalmente cualquier Pokémon en uno "PvP-ready" es el de enseñarle los movimientos huevo que desees. A todos los efectos, el RNG ha pasado a un plano secundario y solo sirve para acelerar o acortar los costes del entrenamiento, lo cual es genial porque uno de los grandes defectos que ha arrastrado la franquicia hasta este momento es que se tardaba mucho en construir un equipo y cualquier ajuste que quisieras hacer resultaba engorroso hasta decir basta. Pero ahora el proceso es tan ágil que dudo mucho que las aplicaciones externas se mantengan tan populares como hasta ahora. Tan solo hubiera deseado una legibilidad genuina para los temas de EVs/IVs: ambos sistemas de puntuación siguen ocultando más de lo que enseñan y harían bien en ofrecer una transparencia absoluta.

Pokémon Escarlata y Púrpura

La mecánica de Teracristalización, por su parte, es de lo mejorcito que le ha ocurrido a la serie: comparativamente, se ve menos emocionante que las megaevoluciones o los movimientos Z porque solo añade una corona al modelado preexistente, pero dan mucho juego tanto a la hora de sumar interés a los Pokémon que ves a tu alrededor mientras exploras como a la de competir. Por si no estabas al día con el tema, puedes Teracristalizar una sola vez por combate a cualquier miembro de tu equipo. Tras una dilatada y colorida animación, su Teratipo será el único que tenga para defender, pero se añade al que ya tenga o los que ya tenga para atacar. Esto significa que un Ceruledge (fantasma/fuego) con Teratipo normal pasaría a ser débil a lucha e inmune a fantasma, y atacando tendría bonificaciones STAB a sus dos tipos naturales más este nuevo. Si el Teratipo coincidiese con uno de sus tipos naturales, entonces sencillamente aumentaría aún más el bonus del mismo hasta x2, como la habilidad Adaptable.

Lo mejor del mundo abierto es "desatar" las limitaciones de siempre

Sé que son cuestiones muy técnicas, pero el resultado final es bastante interesante porque a diferencia de otras mecánicas debutantes de generaciones anteriores, aquí no necesitas equipar un objeto al Pokémon de turno; en lugar de eso, puedes analizar la situación en cualquier punto del combate y Teracristalizar a quien creas que te va a resultar más útil por los motivos que sea. Creo que a la larga esto revitalizará mucho las composiciones monotipo, junto a especies que hasta ahora tenían debilidades claras o que resultaban directamente inviables. Piensa, de hecho, que la Teracristalización se puede usar de manera ofensiva, defensiva o una mezcla de las dos cosas al mismo tiempo; de modo que cada cual encontrará maneras interesantes de explotarla a su favor tras invertir dedicación y esfuerzo.

Por último, quería añadir a este tema que muchos monstruos de la novena generación ponen a su vez sobre la mesa numerosos movimientos, habilidades y objetos tan prometedores como divertidos de usar. De nuevo, lamento no poder hablarte con exactitud de los contenidos que desearía, pero por darte una imagen muy general del asunto: dos de las criaturas más curiosas que jamás han pisado la escena de los combates dobles funcionan en tándem sin necesidad de preparar nada en tu lado, dan lugar a muchas acciones posibles a medida que cambias de Pokémon y también cuadran con algunos movimientos característicos de otras especies que todavía no se han revelado pero que tienen un futuro igual de emocionante. Game Freak lleva tiempo funcionando con la filosofía de que ninguna criatura nueva entra solo por rellenar un hueco, y en la novena generación eso es más cierto que nunca. Se me hace difícil pensar en monstruos para estrenar que no aporten nada en algún aspecto.

Pokémon Escarlata y Púrpura

¿Y qué pasa con los gráficos de Pokémon?

Antes de nada, permíteme recomendarte que si tienes la versión física de Pokémon Escarlata o Púrpura, te asegures de haber instalado la versión 1.0.1 antes de empezar a jugar. Es lo que llamamos un "parche de día uno" y créeme cuando te digo que jugar sin él puede ser bastante doloroso. Pesa algo más de 1 GB, que no es poco para los estándares de Nintendo Switch, pero vale mucho la pena: sin él, te arriesgas a que las Teraincursiones o las partidas inalámbricas funcionen mal y que el programa sea más inestable a todos los niveles. He llegado a ver de todo antes de instalarlo, desde jugadores clipeados debajo del mapa hasta cuelgues totales. La versión corregida, que es la que estarás jugando de salida, funciona bastante mejor en general y no he logrado reproducir esos bugs tan graves desde que actualicé; pero aún en el supuesto caso de que estén del todo fuera del juego, todavía quedan problemas técnicos para dar y regalar.

Para empezar, Escarlata y Púrpura tienen un problema más que evidente balanceando calidad con resolución y fluidez. Como otros juegos de mundo abierto en Nintendo Switch, ambos programas usan un escalado de resolución básico (DSR) para aumentar o reducir el recuento de píxeles en pantalla dependiendo de la carga de la GPU en tiempo real. Esto se traduce en que los escenarios interiores están increíblemente limpios y bien definidos: ojalá poder ver toda Paldea con ese grado de precisión. Tan pronto como pasamos a un campo o una ciudad, sin embargo, los problemas crecen de manera exponencial porque se dan la mano varios assets de baja calidad (texturas, animaciones, modelados) y los mucho más preocupantes defectos de renderizado. ¿Qué significa todo eso?

Estamos mejor que en Leyendas, pero peor que otros juegos de Switch

Pues que sin una técnica de súper escalado temporal como la que vimos en Xenoblade Chronicles 3 hace unos meses, los mundos lucen irremediablemente borrosos conforme se añaden nuevos NPC a la escena, con caídas visibles de hasta sub-20 FPS y menos todavía para los "extras" sean humanos o Pokémon. Como suele ocurrir en consolas, el frametime es más consistente que el framerate y eso puede suavizar un poco la situación —al margen del hecho de que esto es un pausado RPG por turnos— pero de tanto en cuanto se hace insoportable porque también se une un efecto de popping muy acusado, una distancia de dibujado / carga de detalles (LOD) bajísima y un filtrado de texturas 100% nulo: no se trata solo de que el suelo se cree a baja resolución, sino que dependiendo del ángulo de la cámara puede que ni siquiera lo aprecies.

La iluminación global, por su parte, es bastante similar a la de Leyendas Pokémon: Arceus; aunque esta generación ha mejorado mucho en cosas como el mapa de sombras, la densidad del follaje o el shading del mismo. Eso es bastante aceptable en general, pero especialmente de día la distancia a la que se renderizan las sombras globales es tan baja que si miras al horizonte a menudo verás esas montañas y prados planos, vacíos y sin ninguna clase de decoración: solo una masa monocromática dura de mirar. Claro que ir a toda mecha a lomos de Koraidon o Miraidon tiene un precio y en ese sentido toca reconocer que la densidad de elementos renderizados a su alrededor es bastante decente, pero no acompaña mucho al gusto artístico, no. La cosa ha mejorado bastante frente a PLA, ahora los escenarios están un poco más alineados con la fantasía de la franquicia; pero como puedes intuir aún vamos bastante por detrás de lo visto en otros grandes exclusivos de la consola.

Pokémon Escarlata y Púrpura

Merece la pena señalar también que por algún motivo Game Freak ha prescindido de algunos de los avances que marcó el juego anterior: los Pokémon ya no se acercan a sus oponentes para realizar ataques físicos, y sus pies han dejado de amoldarse a la superficie del terreno que pisan. Eran detalles pequeños, pero que aportaban mucho a la sensación de haber pasado a una nueva generación: a título personal, diría que la conexión con el suelo es un punto clave que en Paldea apenas se consigue montando a los legendarios de la portada. Esos dos están muy bien animados y tienen un rol clave en la historia, pero sus alrededores son tan estáticos que da la impresión de que "flotan" en el mundo. No cuesta acostumbrarse a ello, pero choca visualmente. Otra cosa que tampoco me ha cuadrado es que el menú de opciones ya no te permite omitir las animaciones de los movimientos, así que si tienes algo de prisa tendrás que fastidiarte y esperar a que se completen todas ellas en cada combate.

Ojo, que los defectos que presentan los gráficos no se trasladan necesariamente al arte: los diseños de los Pokémon tienen detalles inspiradísimos —muchos de ellos no los vas a encontrar en ninguna filtración— completamente separados de cualquier forma alternativa o efecto de habilidad, son particularidades directas de su aspecto; y el apartado sonoro sigue tan potente como era de esperar. He encontrado varios temazos con el sello de Toby Fox (él ya confirmó en su momento que había trabajado en la música de las Teraincursiones) y me ha sorprendido ver que, por ejemplo, los encuentros con monstruos salvajes tienen mezclas distintas dependiendo de la zona de Paldea en la que tengan lugar.

Una grata sorpresa

Recomendado
Pokémon Escarlata y Púrpura análisis

Pokémon Escarlata y Púrpura

Por: Mario Gómez
Recomendado

Pokémon Escarlata y Pokémon Púrpura son el fruto de Game Freak cuestionando y desafiando su propio modus operandi, en lugar de conformarse con añadir unos cuantos ajustes de calidad de vida. Tanto la nueva forma de comprender el mundo como el diseño artístico y mecánico de los nuevos monstruos es un acierto absoluto. Quienes pongan curiosidad e interés en arriesgarse, experimentar y probar cosas nuevas terminarán, sin duda, más que complacidos. Es necesario jugar así, de hecho, porque como no lo hagas encontrarás que las misiones se hacen un poco tostón hasta llegar a sus estupendos finales.

Comprar Pokémon Escarlata y Púrpura
5 cosas que debes saber:
  • Depender de los iniciales es un error: mola más arriesgarse y probar cosas nuevas.
  • Toby Fox, el compositor de Undertale, está de vuelta y con muchas ganas.
  • Muchas especies nuevas tienen mecánicas útiles y refrescantes.
  • Sin escalado de nivel: si vas por donde no toca, lo tendrás más difícil.
  • 18 medallas en total para completar el juego, ya no solo importan los gimnasios.
Jugadores: 1-4
Idioma: Textos en Español
Duración: ----
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

25.094 visualizaciones

20 MEJORES JRPGS DE 2024 Y MAS ALLA

Hace sólo unos días que publicábamos nuestro especial sobre los RPG, Action-RPG y CRPG que llegarán a lo largo del año 2024 y en el futuro todavía más lejano, y hoy toca el día de hacer lo propio con los videojuegos JRPG que más esperamos de los próximos tiempos...