Crítica de Gran Turismo, la película. Entré sin ningún tipo de expectativa y he salido de la sala de cine gratamente sorprendido

Crítica de Gran Turismo, la película. Entré sin ningún tipo de expectativa y he salido de la sala de cine gratamente sorprendido

Lo último de PlayStation Productions en cines no necesita reinventar la rueda para pegarte al asiento como si fueras a 300 km/h en Le Mans

12 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Gran Turismo

Automoción es un concepto que va más allá de su definición. Son los ruidos de los motores, la emoción de comprobar los límites de tus gomas, la adrenalina al adelantar a otro vehículo, y el placer de conducir en sí mismo, entre un millar de cosas más. Es una experiencia holística que Kazunori Yamauchi ha entendido a la perfección desde los inicios de la saga Gran Turismo, que debutó en PlayStation en 1997, al crear un producto centrado no solo en simular el manejo de coches de forma realista, sino también en vivir algo más elusivo y difícil de emular: la sensación de poseer dichos coches y disfrutarlos más allá de la pista.

Es complicado transmitir esa misma pasión en un producto no interactivo, y Gran Turismo, la película, parecía tener los ingredientes para quedarse en un mero producto de marketing: "esta es la historia de un jugador de Gran Turismo que se convirtió en piloto ¡Compra nuestro juego y tú también podrás!", podría imaginarse uno diciendo a los ejecutivos de Sony en una sala de juntas. Pero, para el final del largometraje, me di cuenta de que las dos horas y algo que dura la obra de Neill Blomkamp (director) se me habían pasado volando. Es una película hecha para apasionados de la conducción, con una trama que no pasa de ser testimonial en algunos aspectos, pero que basta para disfrutarla de principio a fin.

La película de Gran Turismo relata la historia de Jann Mardenborough (Archie Madekwe), un joven jugador de clase obrera que salta de los videojuegos a las carreras reales tras salir victorioso del programa de entrenamiento GT Academy, que busca convertir a simracers en pilotos profesionales. Con el duro piloto retirado Jack Salter (David Harbour) como tutor, y el energético ejecutivo de marketing Danny Moore (Orlando Bloom) de Nissan como apoyo, este equipo tan atípico lo arriesgará todo para demostrar al mundo del automovilismo que tienen lo que vale para competir, aunque nadie crea en ellos.

Una película de historia típica

Se trata de una historia de underdogs muy típica dentro del género deportivo, que en ningún momento pretende reinventar la rueda ni salirse de los cánones marcados para entretener al espectador. Esa es su ambición como película, después de todo. Gran Turismo trata sobre conducir ante todo, y dentro de la sencillez de su guión me parece un acierto que la película lo trate como un simple hilo conductor que te lleve en volandas de una carrera a otra, parándose solo lo justo para avanzar la historia y dejar que los actores den algo de cuerpo a sus personajes. En concreto Harbour y Madekwe, quienes llevan el peso del metraje frente a un Orlando Bloom discreto. Es una historia que está narrada con algunas libertades creativas con respecto a la realidad, como es comprensible en una dramatización, que me parecen necesarias tanto por ritmo como por crear conflictos útiles a la trama, y para ayudar a qué la pueda disfrutar un público mayor.

Gran Turismo

Como aparte, hay un cambio en la historia que sí merece una mención, a mi parecer, ya que atañe a un piloto español. El primer jugador de Gran Turismo en ganar GT Academy y convertirse en piloto profesional fue el madrileño Lucas Ordóñez, y no Jann Mardenborough - ganador realmente de la tercera edición - como cuenta la película. Ojo, no digo que esto desmerezca al largometraje como tal. Tiene sentido que, habiendo escogido ya el estudio a Mardenborough como protagonista, prefieran simplificar la historia para no perder al espectador en lugar de cortar el ritmo con explicaciones adicionales sobre GT Academy y sus ediciones. Aún así, pienso que este tema merece como mínimo una reivindicación aquí, para recordar que fue realmente Ordóñez quien allanó el camino a los pilotos posteriores del programa.

Nos hace oscilar entre las retransmisiones deportivas y la acción a máxima velocidad

De vuelta a la película, opino que es acertado para Gran Turismo centrar gran parte de su metraje en las carreras en sí, porque las escenas de conducción son su punto más brillante, donde Neill Blomkamp saca a relucir sus mejores recursos técnicos como director para meterte de lleno en la acción. Con una combinación de cámaras internas en los coches, tomas aéreas con drones y cámaras fijas, nos hace oscilar entre las retransmisiones deportivas y la acción a máxima velocidad, tan cerca de los coches que casi los puedes tocar. Algunas escenas incluso emulan la cámara en tercera persona del videojuego, rompiendo esa barrera entre el juego y la realidad. Todo ello rodado con coches reales, corriendo a velocidades de carrera, para unas secuencias cargadas de adrenalina y de emoción. Mención especial al sonido envolvente, crudo y estruendoso de las carreras, que hace que me parezca una película hecha para verse en cines. En especial en salas con una buena acústica, donde hasta las vibraciones del suelo se convierten en parte de la inmersión.

En definitiva, tenía mis dudas con respecto a la película de Gran Turismo antes de entrar a la sala, y salí del cine con las dudas disipadas. Es una cinta palomitera, sin más ambición que la de entretenerte durante su recorrido de dos horas y cuarto, algo que es más fácil decirlo que hacerlo. Pero si te gustan los coches y las carreras, y no necesitas que cada película sea la octava maravilla de su género, te mantendrá enganchado mientras disfrutas con el despliegue técnico que han hecho para transmitir la emoción de la automoción a través de la pantalla.

En 3DJuegos | "Será la película de samuráis más anti-samuráis que exista". El director de John Wick actualiza el desarrollo de la adaptación de Ghost of Tsushima

En 3DJuegos | Todas las películas y series de TV basadas en videojuegos con fecha de estreno o en producción

VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.