Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Por  /  20 de abril de 2020       
104 comentarios
Recientes

Metal Gear Solid, Heavy Rain o Max Payne. Estos son solo algunos de los grandes nombres asociados a tres creativos que han apostado por un estilo cinematográfico en sus videojuegos, creando experiencias que han divertido a millones de usuarios en todo el mundo. Estas son las claves que definen el trabajo de Hideo Kojima, Sam Lake y David Cage.

No me canso de repetir que cine y videojuegos son dos caras de una misma moneda llamada arte. Y este "nuevo" arte ha surgido en respuesta a la necesidad del ser humano de divertirse y entretenerse, como ya dijo Friedrich Schiller (a quien admiro bastante como filóloga y germanista) en sus Cartas sobre la educación estética del hombre (1795): "El hombre sólo juega cuando es libre en el pleno sentido de la palabra, y sólo es plenamente hombre cuando juega".


Si bien jugar nos hace libres, y el entretenimiento ha formado parte de la humanidad desde sus inicios, era algo irremediable que un sector de los videojuegos evolucionase en torno al cine. La clara influencia de obras de ciencia ficción y del propio estilo de presentar historias por parte de sus creadores nos ha dejado con algunos videojuegos que representan fielmente esta fusión. Directores como Hideo Kojima o David Cage y reconocidos guionistas como Sam Lake han hecho posibles algunos de los títulos que más destacan de entre todo el catálogo de juegos con estilo cinematográfico, pues entre sus grandes éxitos se encuentran títulos tan populares como la serie Metal Gear Solid, los fantásticos Max Payne, o aventuras narrativas al estilo de Heavy Rain.


Con un estilo muy particular, hoy me voy a centrar en estas tres figuras principales para destacar sus influencias y el valor artístico de sus obras. Porque tras cada uno de sus videojuegos hay una gran historia que define la forma de trabajar y pensar de estos creativos. Así que te invito a que me acompañes en este sucinto repaso a la trayectoria de unos diseñadores de videojuegos que aún a día de hoy continúan brindándonos grandes alegrías con juegos, a veces, verdaderamente sorprendentes.


El 70% de mi cuerpo está hecho de películas

Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Comencemos con uno de los creadores de videojuegos que más admiro, Hideo Kojima, pues creo que podríamos considerarlo un pionero a la hora de fusionar cine y videojuegos. Por supuesto, esto se debe a su pasión por el séptimo arte desde muy temprana edad, pues Kojima creció utilizando el cine y la literatura como vía de escape en los momentos difíciles que atravesaba en su solitaria infancia. Esto lo llevó a soñar con convertirse en director de cine, aunque tras probar suerte como joven escritor de relatos cortos sin éxito alguno, pasó a dedicarse al diseño de videojuegos.


Kojima, recientemente galardonado con el premio BAFTA Fellowship por su contribución a la industria del videojuego, nos ha dejado obras que destacan mucho por tener una clara influencia en el cine. Desde la aventura gráfica con inspiración cyberpunk Snatcher, hasta la saga Metal Gear o el reciente Death Stranding, todas sus obras plasman a la perfección aquellas películas y libros de los que el creativo japonés se nutre.


Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Llevando más allá de una simple influencia a este concepto, el fundador de Kojima Productions comenzó a utilizar actores reales mediante la captura de movimiento en sus creaciones de tecnología más avanzada. "A diferencia de las películas, los juegos son un medio interactivo", dijo durante una entrevista para Rolling Stone. "Combinando la realidad virtual con los juegos, se alcanza un potencial que crea una nueva forma de entretenimiento, desafiando a las películas y a los juegos. La industria del cine ya ha experimentado con ello y estoy intentando hacerlo dentro de la industria del videojuego". Aunque no sean sus dos obras mejor valoradas, tanto Metal Gear Solid V: The Phantom Pain y Death Stranding han hecho gala de escenas propias de un largometraje de Hollywood, por no hablar de contar con la participación de actores conocidos como Norman Reedus, Mads Mikkelsen, Tommie Ear Jenkins,Stefanie Joosten, Troy Baker o Guillermo del Toro.


El padre de Solid Snake no ha cumplido su sueño de convertirse en director de cine, aunque no lo descarta para el futuro, pero sin duda ha logrado hacer de sus mayores pasiones su modo de vida y principal sustento. Cada libro o cómic que lee, cada canción que escucha y cada película que ve aportarán su granito de arena en su siguiente obra. Ahí es donde reside su excelencia como creador, en su capacidad de plasmar una idea nacida de todo cuanto conforma su ser.


La importancia de las decisiones

Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Al igual que Kojima, Cage ha sido amado y odiado a partes igualesSi al inicio del reportaje os dije que el arte y los videojuegos pertenecen a la misma moneda, David De Gruttola, más conocido como David Cage, se define a sí mismo como numismático, es decir, coleccionista de monedas. Al igual que Kojima, Cage ha sido amado y odiado a partes iguales tras cosechar grandes éxitos en su carrera. El diseñador de videojuegos francés se introdujo en la industria mediante su participación en las bandas sonoras de los títulos Cheese Cat-Astrophe (1995), Timecop (1995) y Hardline (1997).


Más tarde, fundaría su estudio, Quantic Dream, que iniciaría sus andaduras con Omikron: The Nomad Soul (1999), para más tarde dar paso a Fahrenheit (2005), juego que ganó múltiples premios por su guion y que ya nos introducía en las mecánicas basadas en la toma de decisiones que llegarían para quedarse. Cage ha confesado en ciertas ocasiones que se atrevió a incorporar estas mecánicas porque consideraba que el género de aventuras estaba muerto (afirmación con la que discrepo enormemente, por mucho que admire sus obras). Así nacieron sus aventuras narrativas, género que cada día se está potenciando más y más dado su incipiente éxito entre el público actual.


En 2010 llegó la que muchos consideran su obra maestra (dentro de los que no me incluyo, a pesar de que el juego tuvo un gran impacto en mí), Heavy Rain. Volviendo a las palabras de Schiller, el ser humano es libre cuando juega, y las obras de Cage se caracterizan precisamente por permitir librarnos de las ataduras morales y tomar todo tipo de decisiones sin consecuencias, ¿hay una mejor definición de libertad? Este título, además, posee un marcado estilo cinematográfico ya presente en todas sus obras posteriores que nos hace sentirnos parte de un thriller de detectives capaz de acelerarnos el corazón a pesar de no contener acción per se.


Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Al igual que Kojima, el fundador de Quantic Dream también contó con la participación de actores de Hollywood muy conocidos como Williem Dafoe o Ellen Page en Beyond: Two Souls (2013). Por desgracia, este título es el menos popular entre el público dentro la "nueva era" de aventuras narrativas del estudio. No obstante, Cage estuvo trabajando en los siguientes cinco años en un proyecto mucho más ambicioso que, personalmente, logró robarme el corazón con apenas jugar a su breve demo, Detroit: Become Human. "¿Es posible que esté viendo una de las mejores películas de ciencia ficción y que además pueda formar parte de ella de forma activa?" Con ese pensamiento terminé mi primera media hora del juego, convirtiéndose en los días posteriores en mi único ocio.


Detroit volvía a utilizar la tecnología de captura de movimiento para recrear el juego, pero esta vez, la tecnología hacía que todo fuera mucho más realista. Aunque lo que más me llamó la atención de esta obra, así como de las anteriores, es la increíble capacidad que tiene David Cage de retratar lo mejor y lo peor del ser humano, y no solo en sus personajes, sino desatando en el jugador la toma de decisiones de moralidad cuestionables, como asesinar a otro ser humano, beber veneno, o condenar a la humanidad por el bien de unas máquinas. Si pudiéramos decir que Kojima tiene la maestría de plasmar todo aquello que le gusta en su obra, Cage es capaz de hacer un retrato del ser humano que nos dejaría con la sangre helada.


"Me llamo Alan-Wake. Soy escritor"

Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Lake se nutre de aquellas obras literarias y audiovisuales que le llegan al corazónQuizá no sea su nombre, pero Sami Järvi, también conocido como Sam Lake comparte su afición por las buenas historias con Alan Wake. El conocido guionista de videojuegos se ha ganado un puesto importante en la industria por su capacidad de transmitir miedo e incertidumbre. Lake también es actor, además de escritor, y ha trabajado en títulos de renombre como Max Payne, donde también prestó su aspecto físico en la primera entrega, Alan Wake, Quantum Break y Control. En sus historias, el guionista finés se centra en el conflicto interno de sus personajes y la motivación que los lleva a sus acciones. Casi siempre vemos un argumento ligado a la familia como sello personal del escritor. En Max Payne tuvimos a un protagonista cuya familia le ha sido arrebatada; en Alan Wake el peligro recae sobre el matrimonio y tanto en Quantum Break como en Control, los hermanos de los protagonistas juegan un importante papel principal.


Kojima, Cage y Lake, el estilo cinematográfico y la nueva forma de crear videojuegos

Al igual que Hideo Kojima, de quien ha confesado ser un gran admirador, Lake se nutre también de aquellas obras literarias y audiovisuales que le llegan al corazón. Remedy se ha servido de diferentes medios y estilos para construir sus obras: Max Payne recuerda al estilo de los cómics; Alan Wake al de una novela de terror y Quantum Break recuerda a una serie, al igual que Control. A pesar de ellos, todos estos juegos nos crean la sensación de estar inmersos en una película de acción, algo que viene impreso también en el sello de Remedy. El propio Lake afirma esto en su entrevista para el primero número de Manual. "Es verdad que se ha inspirado [Remedy] en el hard-boiled o en las películas de acción de Hong Kong; o en las películas de acción en general, que siempre han tenido un gran público", comienza diciendo el escritor. "La gente pensaba que era genial ver estas películas y nosotros les dimos la oportunidad de jugar a esas películas".


Probablemente, el actor y guionista escandinavo haya dado en el clavo con esta última frase. El éxito incipiente de los videojuegos de estilo cinematográfico reside en la posibilidad de "jugar películas". Unas tendrán grandes dosis de acción, como es el caso de la saga Metal Gear o los títulos de Remedy, mientras que otros nos permitirán seguir la trama de forma más narrativa, como las obras de David Cage. En cualquier caso, los videojuegos se encuentran en evolución constante, al igual que el cine, y por ello, serán los jugadores quienes marquen el rumbo de esta industria.


Comentarios (104)
Comentarios