Volví a Elden Ring para preparar mi partida para el DLC y acabé derrotando a la temible Malenia al primer intento

Volví a Elden Ring para preparar mi partida para el DLC y acabé derrotando a la temible Malenia al primer intento

Gracias Miyazaki por animarme a volver a uno de los juegos más especiales de siempre

15 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Elden Ring

Supongo que no seré el único. De hecho, y a juzgar por la enorme cantidad de "fantasmas" que vi por mi partida, somos muchos los que tuvimos la idea de volver a Elden Ring a raíz del tráiler del DLC Shadow of the Erdtree. No es para menos, porque lo que promete Miyazaki y su equipo con esta expansión, es el punto y final para una experiencia que ya era prácticamente inabarcable de lanzamiento.

Mi experiencia con Elden Ring es muy particular. La razón es que fui el responsable de su análisis en MGG, lo que me dio el privilegio envenenado de jugar al RPG de FromSoftware durante la semana previa a su lanzamiento. Digo envenenado, porque jugar a ciegas un juego tan obtuso y gigante como este (y además con una restricción de tiempo disponible tan grande), fue toda una experiencia.

El asunto es que después del análisis, dejé reposar el juego. Pasado un tiempo, volví a él para jugar una segunda partida, pero también para completar aquella primera, la del análisis. Las 60 horas iniciales para la review paulatinamente se fueron convirtiendo en 100, todo con contenido secundario.

Pero aún quedaba algún cabo suelto que atar, entre los que estaba Mohg, el Señor de la Sangre. Este enemigo es, curiosamente, el que Miyazaki ha confirmado que será el paso a Las Tierras Sombrías del DLC. Dos años después de mi primera partida a Elden Ring, tocaba ir a por un enemigo temible para dejar todo preparado de cara a junio.

Elden

Y eso hice. Tomé el teletransportador que me llevó al Palacio de Mohgwyn, en la zona subterránea del Río Siofra, y comencé a explorar esa pequeña zona previa al enfrentamiento. De esa forma, me encontré con una de las zonas de Elden Ring que más había visto en vídeos gracias a TikTok, la pendiente en la que están hacinados una enorme cantidad de albináuricos.

Sí, me refiero a esa en la que con ataques en área podemos conseguir ingentes cantidades de runas en apenas minutos. Aunque mi personaje ya estaba en el nivel 130, os he de confesar que unos 15 minutillos antes de cenar sí que estuve haciendo uso del ataque especial de mi Espada Blasfema. Por si las moscas, ya sabéis.

Haciendo los deberes de cara al DLC

Pronto emprendí el relativamente corto camino al Palacio de Mohgwyn, y durante mi aventura por ese pantano sangriento, me encontré con una Convalaria Espectral Grande. Sí, esa que sirve para subir al nivel máximo a las invocaciones especiales. Y entonces me di cuenta de que tenía una justo al nivel nueve, el último antes de la mejora definitiva.

Elden Mohg

Estoy hablando de la Lágrima Mimética, la invocación que copia a nuestro personaje. Hace un tiempo le dediqué un artículo porque me parecía una de las mejores decisiones de diseño del RPG de FromSoftware, especialmente por la enorme cantidad de opciones que permite.

Gracias al amigo plateado, y no sin antes darme cuenta de que necesitaba hacer uso de la Lágrima de Cristal Purificadora en mi Médika Milagrosa para eliminar el daño de los tres anillos de hemorragia de Mohg, pude derrotar al boss. Una experiencia muy entretenida para una noche casual de juego a Elden Ring.

El asunto es que me vine arriba, recordando que no tenía todo hecho en el juego; al menos no en esa partida. Me quedaba un último gran jefe secundario, de hecho el más importante y complicado de todos ellos. Todos sabéis que estoy hablando nada más y nada menos que de Malenia.

A por Malenia, Diosa de la Putrefacción

No es que no lo hubiera intentado, de hecho, en una total desesperación hace cosa de un año estuve un puñado de horas invocando a gente que me pudiera ayudar a terminar con este jefe tan poderoso. Por supuesto, no tuve suerte de que apareciera el amigo Let Me Solo Her, y me resigné a volver más adelante. Ese más adelante era ahora.

Malenia

Acompañado en exclusiva por mi Lágrima Mimética potenciada, probé suerte por pasar el rato. La primera fase no fue un reto, pero tampoco lo llegó a ser en el pasado. Simplemente acosándola de forma coordinada con mi doble, pude hacerle bastante daño, interrumpir sus ataques, y bajar su barra de vida a cero. Sabía que el duelo empezaba aquí.

Todos sabemos ese acelerón que nos pega el corazón en los Souls, especialmente cuando la barra del enemigo empieza a bajar indicándonos que quizás haya posibilidades de terminar la batalla. Como no tenía absolutamente ninguna esperanza en derrotar a Malenia, mi cuerpo no pasó por ese estado.

Con calma, curándome cuando tenía oportunidad, marcando distancias con el ataque especial de la Espada Blasfema para no sufrir putrefacción y atacando en salto a la mínima oportunidad, pude hasta romper la postura de Malenia con cierta facilidad.

Una cosa llevó a la otra y sí, este formidable enemigo acabó mordiendo el polvo. Además de darle las gracias a FromSoftware por la expectación que me generó el tráiler de Shadow of the Erdtree, también he de estar agradecido por darme el ánimo necesario para terminar de una vez por todas con Malenia.

En 3DJuegos | El quién es quién del tráiler de Elden Ring: Shadow of the Erdtree, y las pistas que nos deja sobre la historia de esta nueva aventura en las Tierras Intermedias

En 3DJuegos | "Si está permitido, me gustaría intentarlo". Miyazaki no pisa el freno y ya piensa en su próximo juego tras Elden Ring y el DLC Shadow of the Erdtree

VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.